Publicitat
La Punteta · 28 de Setembre de 2019. 18:07h.

RAFAEL ELÍAS

Incremento de temperaturas

Aviso a negacionistas y resto de fachas: el cambio climático existe. Conviene reflexionar sobre ello y tomar medidas. Si no hacemos algo -un cambio de actitud, nuevas políticas medioambientales, cerrar TV3-, el calentamiento irá in crescendo. Dicen que incluso podría acabar con los Països Catalans. O lo que es lo mismo, con todo el planeta. Ojo.

Vemos -casi a diario- cómo se está produciendo un incremento de temperaturas alarmante. Esta misma semana, en el Parlamento de Cataluña, casi acaban a hostias. Por un momento me recordó a esos vídeos que circulaban por internet donde los diputados de los países balcánicos dirimían sus diferencias a guantazo limpio. Cosas de los nacionalismos. Nada que ver, afortunadamente.

Volviendo al Parlament, no se entiende muy bien que su presidente haya expulsado de la cámara al único parlamentario que ha venido con energías renovables, perdón, renovadas, por invocar el mismo artículo de la Declaración de Derechos Humanos -la libertad de expresión- que ahora decora el balcón de la Gene. Que me lo expliquen.

Actitud responsable. Conviene una actitud responsable de los medios de comunicación. Mientras escribo estas líneas, TVMatrix emite algo que pudiera recordar a un debate -aunque todos parecen estar de acuerdo-, mientras unas letras a pie de pantalla recuerdan el efecto pernicioso de las emisiones de gases. ¡Bien! Pero simultáneamente muestran un vídeo donde aparece un reactor nuclear emitiendo vapor de agua. Mal.

Los partidos. Los partidos también. Tienen que mojarse. Y miren, lo cortés no quita lo valiente, aquí hay que reconocerle el mérito a ERC por ser la formación precursora en incidir en lo del cambio climático. Ya lo explicaron en su día: su política de recursos humanos es contratar a la candidata que presente un mayor volumen pectoral. “A la que tenga las tetas más gordas” (sic). Una apuesta por el calentamiento global en toda regla, sí señor. Aunque tal vez no entendida del todo bien por sus votantes (ni por nadie).

A todo esto, han tenido que ser los jóvenes, bien diferentes de los de mi generación, quienes estén dando ejemplo. Sumamente concienciados y liderados por una niña con trencitas que recuerda sobremanera a Meryl Streep en su debut en Holocausto, han saltado a la calle para ponernos las pilas y alertarnos de los efectos perniciosos de la contaminación y el incremento de temperaturas. “Se nos están calentando los iphones, ¡reaccionad!”

Y es que el tema va de ocupar la calle. Hoy en día, si no te manifiestas contra algo o alguien, eres un mierda. Afortunadamente, la oferta es abrumadora: anti-Trump, pro-Palestina, a favor de las presas vascas, a favor de las presas indepes, a favor de un tal Sr. Axillats, anti-hombres, en contra del cambio climático, antinuclear, pro-veganismo, anti-gallos violadores de gallinas, anti-España en general, a favor de la libertad de los pueblos, anti-CR7 y a favor de la canonización del bolardo, por citar sólo unos ejemplos.

Yo creo que se podrían aunar fuerzas y montar en Barcelona una mega-manifestación donde todas esas sensibilidades se vieran representadas. Todos juntos. ¿Se imaginan los titulares al día siguiente? “Manifestació per a la història”, “Catalunya encapçala el canvi”, “Més de 10.000.000 de persones”, “Som collonuts”, “Espanya al marge”, etc. Incluso, en acertado afán ecologista, se podría utilizar una misma pancarta con dos fines, por una parte, luchar contra el cambio climático y por la otra, abogar por el acercamiento de las presas vascas: “Salvemos el planETA”. Ahorro de plástico para compensar el derroche lacístico. Éxito asegurado, otra jornada histórica.

Bufff… calor. El termómetro no baja. Dicen que la culpa es del carbono. En eso estamos de acuerdo.
Hay mucho carbono suelto.

Publicitat
Publicitat

0 Comentaris

Publicitat