Publicitat
La Punteta · 30 de Març de 2021. 20:56h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

Ingobernables

Sergi Sabrià assenyalant, amb el dit, als de JxCat

 

La segunda investidura frustrada de Pere Aragonès es más grave de lo que parece aunque el resultado estuviera cantado.

Porque tras ambas sesiones me asaltan dos preguntas: ¿Cómo han podido gobernar juntos hasta hora?

Y sobre todo: ¿Cómo piensan gobernar en el futuro incluso en el caso de que lleguen a un acuerdo? Pero si no se pueden ni ver.

Es cierto que ERC ha cometido el error de llegar antes a un acuerdo con la CUP que con JxCat, el partido mayoritario.

Mientras intervenía Eulàlia Reguant, Gemma Geis le indicaba con los dedos desde su escaño que eran tres partidos, no dos.

Entre ambas fuerzas políticas hay aparentemente diferencias irreconciliables.

La CUP es aquel partido que todavía no ha condenado los violentos disturbios por Pablo Hasel. Sin duda, una inmejorable carta de presentación como partido de gobierno.

También otras como la renta básica universal. Según cálculos del economista Germà Bel, de JxCat, son unos 4.200 milllones de euros al año.

El equivalente, de momento, a la factura sanitaria del covid ¿Alguien me puede decir de dónde saldrán?

Pero lo más grave de todo es que Catalunya se ha instalado en la inestabilidad política. Es lo peor que puede pasarnos como sociedad. Es muy fácil caer en el pozo y muy difícil salir de él.

Además, viene de lejos: llevamos casi media docena de elecciones anticipadas en los últimos años. Un récord sólo superado por Israel.

Maragall ya tuvo que avanzar las del 2006 por culpa de Esquerra. Mas se lanzó inconscientemente a la piscina en dos ocasiones (2012 y 2015).

A ello hay que sumar las de Puigdemont por la aplicación del 155 (2015) y las de Torra por condena en firme por ¡desobediencia! (2021).

Tantas elecciones anticipadas inspiran, la verdad, poca confianza. Denotan poca capacidad para autogobernarse. Y obvio los tres años sin Presupuesto (2017-2020), algo inaudito en un régimen parlamentario.

Con el agravante que unas elecciones paralizan la maquinaria política seis meses como mínimo. En los últimos tres antes de la convocatoria electoral, nuestros representantes políticos están más pendientes de si irán en las listas -y si van en qué lugar- o de si tienen que buscarse la vida en el sector privado.

Mientras que los tres posteriores a las elecciones es un largo proceso: la investidura del presidente, la formación del nuevo gobierno, el nombramiento de todos los altos cargos (secretarios generales, directores generales, etc).

Todo ello en el caso de que el presidente sea elegido a la primera. Que tampoco es el caso.

En cambio, parecen más preocupados en el Consell de la República -un "artefacto" en palabras de Carlos Carrizosa- que en la lucha contra el covid o las vacunas.

El problema de fondo -como denunciaba también el candidato socialista, Salvador Illa- es que no se atreven a “decir la verdad”.

El proceso, que siempre estuvo cogido con pinzas, ha fracasado y no saben cómo admitirlo. Por eso estiran el lenguaje tanto como pueden.

Sólo hacen que pedirse mútuamente “generosidad” o "responsabilidad”. O utilizan expresiones como “alianza renovada”, “recoger consensos”, “recuperar confianzas”. Palabras huecas que han perdido ya el sentido. 

Han sometido a tanto esfuerzo las costuras de Catalunya que se han acabado rompiendo. Ya lo advirtió Aznar con certero diagnóstico.

No son conscientes de la realidad de Catalunya. Incluso del independentismo. A las pruebas me remito: ni siquiera son capaces de llegar a un acuerdo entre ellos mes y medio después del 14-F.

Hasta que no admitan que Catalunya es como es y no como les gustaría ser no hay atisbo de solución.

Publicitat
Publicitat

24 Comentaris

Publicitat
#20 Tabarnés puro, Barcino, 05/04/2021 - 08:49

Lo único que me molesta de este p. .to sainete es la pasta que nos cuesta. Por lo demás, esta comedieta de palurdos y mermados me entretiene y me evita tener que darme de alta en las plataformas de tv de pago por internet.

#19 El Sifoner, Castelló, 04/04/2021 - 21:59

Ingobernables seran los secesionistas y lo seran porque lo que quieren esta bien CLARO QUIEREN GOBERNAR ELLOS.

#18 Lepero, Barcelona, 02/04/2021 - 12:05

Cataluña es más española que nunca, desde que el puchi hace de pablenin, y esquerra de psoe.

#17 JOSEP PAGES AVI DE CARDEDEU, E.R.C. SE DEBE LIAR CON P.S.C., 01/04/2021 - 20:29

Si fuera intelijente PERE ARAGONES ¡ " QUE NO LO SERA " ! Haora mismo tendria reuniones Secretas CON ILLA CON EL P.S.C. y EN COMUPODEM LA CUP Ya esta con ellos Para s hacer un gran giro a la ESQUERRA . Dejar por fin LA DRETA CORRUPTA CATALANA DE PUIGDEMONT de JXCAT que ban fer LES RETALLADES EN SANITAT y EDUCACIO

#17.1 Pepe, Andorra, 04/04/2021 - 14:28

Eso es lo q acordó el virrey de Soria con PSC comunes y Erc hace tiempo. Las reuniones ya se han hecho y está todo hablado. Ahora sólo están escenificando el guión q, opino, roures, el virrey, les puso encima de la mesa. Está todo documentado. Pero eso está la nevera informativa, no como lo de la mentirosa hija de folclórica.

#15 Marcial, Santa Coloma, 31/03/2021 - 17:39

El día que despierten verán cosas que jamás imaginaron descubrir en el oasis catalán. Admitir la cataluña real puede ser demoledor para su frágil consciencia. Respetaremos sus ensoñaciones, pero deberán ceder las riendas. Antes que las lágrimas se diluyan con la lluvia.