Publicitat
La Punteta · 9 d'Agost de 2020. 14:04h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

Jugar con fuego

 

El otro día entrevisté al colega Isidre Cunill y me dijo “Catalunya no es un país violento”.

También que nunca será independiente por la “desavenencia, discordia y desunión” entre los catalanes.

Discrepo de ambas.

Catalunya no será independiente porque la mayoría de los catalanes no quiere.

En las elecciones del 2015 el independentismo alcanzó un 47,7% de los votos,

Y en las del 2017 un 47,5%.

Pero sobre todo discrepo de la primera.

Lo del oasis catalán es un mito

Vicens Vives ya explicó en su obra de referencia, Notícia de Cataluña, que habíamos vivido “once revoluciones” en los últimos cinco siglos.

Récord difícilmente superado. “Castilla sólo ha conocido nueve; Francia, siete; los Países Bajos, cuatro; e Inglaterra, tres”, añade.

Que decir también del bandolerismo catalán de los siglos XVI y XVII reflejo, sin duda, de una sociedad en descomposición.

O de la Guerra Civil. En los meses previos se acuñó la expresión citada de oasis catalán pero es una leyenda urbana.

La prueba es que los hermanos Dencàs -tan elogiados ahora por algunos- fueron asesinados en abril del 36.

Mientras que durante los primeros tres meses de la guerra fueron asesinados en la retaguardia republicana entre 8.000 y 12.000 personas según calculan el jurista Josep Andreu i Abelló, que fue presidente de la Audiencia Territorial, o el historiador Josep Termes.

Sin olvidar tampoco els Fets de Maig. Somos tan prinmirados que los hemos bautizado con la palabra "hechos" pero el enfrentamiento entre anarquistas y comunistas fue una guerra civil dentro de la guerra civil. Basta con leer las memorias de Azaña, que estaba refugiado en el actual Parlament de Catalunya, para verlo.

Por eso, no me cuadra que los catalanes hayamos sido siempre pacíficos. Amantes de los bolets y la vida bucólica.

Tampoco descarto nada en el futuro.

Catalunya es actualmente un bosque con un 90% de humedad, viento racheado y en el que no ha caído una gota en los últimos seis meses.

Cualquier chispa puede provocar un incendio.

Con el atentado de las Ramblas -que era la excusa ideal- los indepes ya no aprovecharon la oportunidad para variar el rumbo, echar el freno de mano o replantear al menos la estrategia.

Al contrario, gas a fondo con las consecuencias ya conocidas.

Y con el covid, tampoco.

Más bien al contrario. Han vuelto a empezar.

Sólo hay que ver la resolución aprobada el pasado viernes por el Parlament en el que nos convierten a todos en republicanos.

La cámara legislativa aprobó, en efecto, que "Catalunya es republicana" con los votos de JxCat, ERC y la CUP.

Y ratificó la “voluntad expresada por el pueblo de Catalunya” en octubre del 2017 de ir hacia la independencia.

Los indepes no sólo han vuelto a empezar sino que hablan en nombre de todos. Y los no indepes deben estar hasta el moño.

Por eso, no subestimen la posibilidad de liarse a tortas. Incluso a tiros.

Por mucho que esta sea una revolución burguesa.

¡Quién se va a poner a pegar tiros pudiendo veranear en Cadaqués!

Cierto pero en Sarajevo celebraron unos Juegos Olímpicos de invierno (1984) apenas ocho años antes de que les disparan (1992) desde las mismas instalaciones olímpicas que habían construido.

Mientras que los irlandeses, tan simpáticos, empezaron a matarse ente ellos (1922-1923) con la misma saña con la que antes habían matado a ingleses durante la guerra de independencia (1919-1921).

Además tenemos una generación frustrada de jóvenes a la que, durante los últimos ocho años, les han dicho que la República catalana estaba a la vuelta de la esquina.

Y ha habido un flirteo con la violencia desde las más altas esferas políticas, intelectuales e incluso mediáticas.

Ocupar aeropuertos, bloquear fronteras y cortar autopistas se ha visto como lo más normal del mundo.

Los disturbios en Barcelona fueron una heroicidad. Los bautizaron con el nombre de la batalla de Urquinaona.

Ya lo dijo hasta Laura Borràs: “no considero violencia quemar un contenedor”.

Han creado un caldo de cultivo.

El propio presidente de la Generalitat, Quim Torra, no sólo tonteó con la vía eslovena -setenta muertos- sino que afirmó que la independencia era una “causa justa”.

Da escalofríos de pensar -incluso en agosto- que es lo mismo que les dicen a los terroristas islámicos antes de inmolarse.

Cuidado, estamos jugando con fuego.

Pero unos más que otros.

Mientras el independentismo no haga examen de conciencia, propósito de enmienda o cambio de rumbo el riesgo de ignición sera altísimo.

Antes que nada debe aceptar un hecho fundamental: no se puede imponer la independencia a más de la mitad de los catalanes.

Y luego decir la verdad. Si siguen jugando a ser héroes -y TV3 los trata como tales- el conflicto está servido.

Publicitat
Publicitat

15 Comentaris

Publicitat
#13 Jesús Méndez, BCN, 17/08/2020 - 16:15

Discrepo.

Discrepo en que un bosque con un 90% de humedad tenga un gran riesgo de incendio.

En lo demás, bastante de acuerdo.

#12 Oriol, BCN, 11/08/2020 - 21:30

Els assassinats varen ser els germans Badia, no els Dencàs. En Josep Dencàs es va exiliar a Tànger, on va exercir la medicina fins al 1966. (Per cert que conec un dels seus antics pacients, un francès ja vellet.) D'altra banda, això de la "causa justa" i els jihadistes és una bajanada. Tothom diu que la seva pròpia causa és justa.

#11 VRaptor, Alicante, 10/08/2020 - 20:10

Si es que buscan muertos....¿cuántos ha provocado la pandemia desde que la Generalitat tiene el control sobre la Sanidad catalana? y no digamos desde que empezó la pandemia y lo controlaba el Estado. El Estado posee mecanismos para que se cumplan las leyes, sin necesidad de sacar los tanques a la calle. Los muertos son capaces de ponerlos ellos.

#10 El Pirulí de La Habana, Els Quinze, El Guinardó, 10/08/2020 - 16:37

Sr. Rius
Lo més trist (perillos) de tot aixó és que el MHP amb pinta de sagristá i els seus corifeus fan servir el pulpit per dir que només els independentistes són catalans.
Així els hi surten els numeros: catalans=independentistes=100% a favor independencia, quod erat demonstrandum.
I escalfen la seva parròquia.
Sort que son uns mitjamerde

#9 Antifa, País petit, 10/08/2020 - 15:06

Rius, on esta el comentari 2?