Publicitat
La Punteta · 16 d'Octubre de 2019. 08:06h.

BERNARDO FERNÁNDEZ

Bernardo Fernández

Justicia en el Valle

Estos días el foco mediático está sobre Cataluña, la sentencia a los líderes del procés y las reacciones institucionales y de la ciudadanía que se están produciendo, tras conocerse el fallo del Tribunal Supremo, acaparan buena parte del interés nacional e internacional.

Es muy probable que más de un independentista hiperventilado imagine que la Tierra ha dejado de girar y el mundo mundial no respirar a la espera de ver cómo reaccionan los catalanes y que sucede a partir de ahora en este país.

Obviamente, si alguien piensa así se equivoca. La Tierra sigue girando, el sol sale por el este, se pone por el oeste y urbi et orbe ocurren cosas, buenas, malas y regulares.

En un mitin celebrado en Valencia, a principios de los años treinta, Manuel Azaña dijo: “la libertad no hace a los hombres más felices, sencillamente los hace hombres” Ante la situación que estamos viviendo, me tomo la licencia de parafrasear a Don Manuel y digo que no es cuestión de que la exhumación de los restos del dictador sea algo, bueno, malo o regular, sencillamente nos permitirá recuperar una porción de la dignidad que, como pueblo, nos arrebató la dictadura. Y pido disculpas si he ofendido a alguien con la cita.

De hecho, la primera iniciativa, que se conoce, sobre este enojoso asunto, fue del Gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero que creó una comisión de expertos para transformar el Valle de los Caídos. Lamentablemente con la llegada del PP al poder aquello quedó en agua de borrajas. Sin embargo, Pedro Sánchez, tras ser investido presidente en junio de 2018 anunció que en julio del mismo año se procedería a la exhumación.

Pero la familia del autócrata, desde el minuto cero, puso todas las trabas posibles para evitar que Franco saliera del Valle. Los recursos y demandas en los tribunales han sido las artimañas de los descendientes del dictador para frenar la iniciativa del Gobierno. Después, la propuesta de llevar los restos a la catedral de la Almudena.  Aunque la pretensión más insolente de los herederos, y que raya con la estupidez, es la pretensión de que se le rindan honores militares al dictador cuando sea exhumado.

Resulta ofensivo, y un insulto a la inteligencia, que gente que por su ascendencia y los presumibles orígenes de su fortuna deberían ser discretos, moderados e intentar pasar lo más desapercibido posibles, sean tan ostentosos y chuleen como gallos de pelea en un corral de feria. Todo lamentable y patético.

Y por si no había bastante con la familia, han contado con colaboradores inestimables como es el caso del prior del Valle de los Caídos, Santiago Cantera, un falangista reciclado a benedictino que había llegado a amenazar con prohibir la entrada en la Basílica a las personas que fueran a trasladar al dictador. También el juez José Yusty ha prestado un apoyo impagable a los familiares del dictador. En el mes de febrero pasado suspendió de manera cautelar el informe de obra del Ayuntamiento de San Lorenzo del Escorial, porque “existían dudas en las condiciones de seguridad. Tampoco   la ambigüedad calculada del Vaticano en un principio facilitó las cosas.

En cualquier país de nuestro entorno una situación parecida sería impensable; pero, si, aun y así, por alaguna extraña razón les ocurriera algo similar, estoy convencido que todos los grupos políticos, a excepción de la extrema derecha, cerrarían filas con el Gobierno para reparar la injusticia que venimos soportando desde más de cuatro décadas. Sin embargo, aquí, unos guardan un sospechoso silencio y otros acusan al presidente de hacer con la exhumación electoralismo (?) Veamos.

Por esa regla de tres, Pedro Sánchez lleva haciendo electoralismo desde mediados de febrero, cuando convocó elecciones, pero es que el país sigue funcionando y un Gobierno en funciones o no, sea del color que sea, ha de tomar decisiones.

Además, como ya he indicado más arriba, el propio Sánchez anunció en junio del año pasado la exhumación, y que se llevaría a cabo en julio. Después, las triquiñuelas y malas artes de la familia han retardado el proyecto hasta ahora que han agotado toda la munición, pero, todo tiene un límite y, salvo imponderables, en muy pocos días la salida de los restos mortales de Francisco Franco del Valle de los Caídos será un hecho. Entonces, los más de 18.000 republicanos que hay allí enterrados en fosas comunes descansarán en paz, pero ahora, de verdad.

 

 

Bernardo Fernández

 

Publicitat
Publicitat

3 Comentaris

Publicitat
#3 Carles, Sabadell, 16/10/2019 - 19:40

Por pura lógica no vana enterrar al dictador en el centro de Madrid para que estén allí los fachas todos los días dando la vara. Es sentido común

#2 Carles, Sabadell, 16/10/2019 - 18:46

Señor botifler, no sé si a Fernández se le han olvidado los nacionales queriendo o sin querer, pero los republicanos fueron apara al Valle como trabajadores forzosos, murieron allí y las familias nunca pudieron recuperar sus cadávares, por tanto un poco de respeto.
Lo de la Almudena es una simple cuestión de seguridad.

#1 botifler1914, Sinitaca, 16/10/2019 - 12:40

Dejando aparte el tema de Franco, que por no ser un caido en la Guerra Civil no debió enterrarse allí, se olvida usted de los enterrados allí nacionales.
La actitud de Sanchez tampoco ha sido ejemplar en este asunto, basta recordar la Almudena.