La Punteta · 8 de Novembre de 2021. 09:39h.

RAFAEL ELÍAS

La carta

No va más, abrimos la semana con la aprobación de los presupuestos, a cambio de los presus puestos (en la calle) y la imposición a las grandes plataformas de TV de emitir en catalán, que eso de la libertad es un concepto maleable en Cataluña. Así que prueba superada; el apoyo de Etagi y ERC le ha servido a Sánchez para sacar adelante los números.

“No va más” (a la sala de prensa), le ha dicho la Gene al periodista Xavier Rius mediante una carta cuya redacción se llevaría un cate en el curso de Llenguatge Administratiu de la propia Gene —recordemos que la Administración es especialista en hacer lo que dice que no hay que hacer—. Conviene detenerse en la carta, les recomiendo una lectura detallada, pueden encontrarla en google fácilmente. Se inicia con el encabezado: “Benvolgut...”. Pues vaya, nada más empezar, ya están mintiendo, vamos bien. Sigamos, primera línea: “Em poso en contacte... li retirem”. Error de concordancia en los sujetos (singular-plural). Ojo, que tal vez lo hayan hecho aposta para dotar a la carta de un matiz demoníaco y acojonar más, que ya se sabe que el Diablo cuando se refiere a sí mismo lo hace indistintamente como “yo” o “nosotros”. Hay que imaginarse la voz del firmante como pausada y entre susurros: “em poso en contacte... li retirem l’acreditació... volem la seva ànima...”. Sigue la carta de la Generalitat mencionando generalidades (“manca de respecte constant”, “comportament reiterat”), y obviando indicar qué artículo de qué norma es el infringido, lo cual cualquier estudiante de Derecho sabe que provoca indefensión. Es preocupante también la falta de motivación (salvo la de eliminar a un periodista incómodo que preguntaba a la portavoz del Govern por los humoristas de TV3 que habían preparado un programa donde expresaban su deseo de que la reina —y su hija, menor de edad— les practicara una fellatio). Dice también la carta que el resto de profesionales —no especifica cuáles— del periodismo se ha chivado, así que saltamos de la felación a la delación, que los caracteres “f” y “d” van de la mano en el QWERTY. El resto de la carta sigue la misma línea: imprecisiones, vaguedades... Tampoco se reseña la fecha de efectos de la retirada de la acreditación. En realidad, más que una comunicación, o acto administrativo, es una bronca cutre producto de la rabia al verse en el espejo y no gustarse.

En posteriores intervenciones gubernamentales se ha acusado públicamente al Sr. Rius de racista, por decir algo, porque no veo yo dónde encaja eso, amén de que el racismo en España hoy es residual, sólo Junqueras y Torra, Heribert Barrera (ERC) ya falleció, incluso el PNV parece haber abandonado tan deleznable actitud. También le han llamado a Rius machista. No descarten en breve los habituales fatxa, feixista o puto nyordo. En la Dinamarca del sur vale todo.

Primero le retiraron la subvención, ahora, la acreditación. Esto sí que es un homicidio civil en toda regla, y no lo que decía Mas.

“La carta”, por cierto, es una maravillosa película de William Wyler, de 1940, protagonizada por Bette Davis, en una magistral actuación que llevó al gran Terenci Moix a afirmar que era una de las mejores interpretaciones que había visto jamás.

Empieza con una memorable escena donde una diabólica Davis asesina a un hombre.

Hay una carta de por medio.

Publicitat
Publicitat

4 Comentaris

Publicitat
#2 Enrique, Zaragoza, 08/11/2021 - 12:49

La carta también es un gran tema de Héroes del Silencio, del álbum Senderos de Traición (1990).

#2.1 OLE, Y OLE, 22/11/2021 - 10:01

No hace mucho que leí tu carta y sin fuerzas... para contestar... mil pedazos al viento nos separarán...

#2.2 OLE, Y OLE, 22/11/2021 - 10:16

No, en serio: el artículo está muy bien. Vergüenza sobre vergüenza.

#1 Olga, Lleida, 08/11/2021 - 11:24

Magnífico artículo y de gran precisión jurídica, sin olvidar el sentido del humor único que le caracteriza, Sr. Rafael Elías.