La Punteta · 2 de Desembre de 2021. 18:28h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

La carta

 

He de decir que, por una vez, fui el primero.

Si la Generalitat me vetó en las ruedas de prensa de Govern el pasado 28 de octubre ahora pasa en el Congreso de los Diputados.

Los jefes de prensa de una docena de partidos de izquierda o indepes han pedido hacer lo mismo.

Hay que dejar escritos sus nombres para la historia:

- Marco Aracama (PSOE)
- Núria Arranz (Podemos)
- Meritxell Barrionuevo (ERC)
- Marta Pagola (PNV)
- Nerea Martí (Junts)
- Oihan Vitoria (Bildu)
- Marcelo Fernández (BNG)
- Jordina Salvat (CUP)
- Juan Suárez (Más País)
- Marc Rodés (PDECAT)
- Edgar Bort (Compromís)
- Paloma Pita (Nueva Canarias)

No lo dicen pero es por dos medios de comunicación escorados a la derecha, incluso muy a la derecha: Estado de Alarma, que dirige Javier Negre; y 7NN, que supongo que es la televisión más próxima a Vox.

He de decir que hace meses participé en un programa de Javier Negre. Incluso salí en defensa del FRAP -por una polémica con el padre de Pablo Iglesias- porque se considera que contra las dictaduras está legitimada la violencia. Aunque me equivoqué porque me refería al MIL (Movimiento Ibérico de Liberación) de Salvador Puig Antich.

No debieron gustarle mis palabras pero ni me cortó ni me las reprochó.

Por su parte, los colegas de 7NN me entrevistaron a raíz de mi caso y me referí al gobierno de la Generalitat como el “gobierno de mi país”. Yo tengo esas cosas: digo lo mismo en todas partes.

Supongo que tampoco debió gustarles pero no tuve ningún reproche. Al contrario, Luis Posada e Inés Sainz, los presentadores, estuvieron muy amables.

Posteriormente vi las imágenes de uno de sus periodista, Josué Cárdenas, cuando interpeló a Rufián y éste contestó que “no participamos de burbujas mediáticas de la ultraderecha”.

Yo no sé si el Sr. Cárdenas es de extrema derecha y, la verdad, tampoco me importa pero la pregunta era impecable: "¿Cuál es la posición de su partido en torno a la Ley de Seguridad Ciudadana? ¿Cuál sería la ideal para ERC?"

Además, quién es Gabriel Rufián para ir clasificando a la gente. Por internet todavía hay algún vídeo en el que se define com "marxista" y nunca nadie se lo ha reprochado. Como si el marxismo hubiera sido una balsa de aceite.

Me recordó un poco a la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, que un día, tras una rueda de prensa, se quejó a micrófono abierto de la colega de Antena 3 Blanca Basiano en estos términos: “qué desagradable la española esta”.

Aunque tampoco debería extrañarnos. En TV3 -una cadena pública- hasta tienen un perro para “oler españoles”. Como si los catalanes olieramos distinto.

Pero lo cierto es que estamos de suerte con la carta porque revela varias cosas de golpe.

En primer lugar que lo mío se extiende.

Es más viejo que Matusalén: si no puedes acabar con el mensaje acaba al menos con el mensajero.

Segundo, que los partidos de izquierda e independentistas están acostumbrados -al menos en su relación con la prensa- a una vida entre algodones.

No deja de ser curioso, en efecto, que se quejen del “clima de tensión” y de los “careos ideológicos".

¿A qué vamos a ir los periodistas a las ruedas de prensa? ¿A preguntar por el tiempo?

También el grado de complicidad, casi diría compadreo, que han tenido determinadas fuerzas políticas con algunos medios de comunicación.

Seguramente es una herencia del franquismo. De cuando en los últimos años del régimen alguna prensa fue una pieza fundamental de la oposición democrática.

Pero casi 50 años después de la muerte del dictador deberíamos juzgar derecha e izquierda con los mismos baremos. Es decir, por los resultados.

Es curioso como en España la extrema derecha esté todavía más mal vista que la extrema izquierda.

Es cierto que han cambiado de nombre y ya casi nadie se reivindica como "comunista" tras los excesos de Stalin o Mao sino “antisistema” o “antifascista”.

Pero si Vox es extrema derecha, Podemos o la CUP ¿qué son? ¿Partidos de centro?

De hecho, en Catalunya, hemos vistos como las juventudes de la CUP han atacado a sedes de otros partidos -el otro día se lo reprochaban en el Parlament- y en cambio no he visto a nadie de Vox quemar ni siquiera una papelera.

Al contrario, tenían que ir a los mítines protegidos con paraguas porque les lanzaban piedras. Incluso en actos electorales protegidos por los Mossos.

Acuérdense, por ejemplo, de que aquel acto en Vic en que indepes se subieron hasta a las furgonetas en marcha. Todavía es hora de que haya detenciones.

No puedo decir en cambio lo mismo de los independentistas entre invasión de las vías del AVE, cortes de autopista, bloqueos de frontera, intentos de ocupación del aeropuerto o quema de contenedores en plena Barcelona durante casi una semana.

Por eso, cuando hablan de “intolerables falta de respeto” y que se “rompe el clima de cordialidad” revelan el grado de buen rollo entre ambos.

La prensa tendría siempre que mantener la distancia con el poder. Sea cual sea su forma.

Y ya no digamos cuando recurren al “código deontológico”. Es como para echarse a temblar.

Lo digo por experiencia. A mí, el Sr. Oriol Duran i Torres, secretario de medios de comunicación del Govern, me acusó de "falta de respeto" y exhibió también el "código deontológico”.

Diez años de proceso y el famoso código no ha servido ni siquiera para que la prensa catalana alzara la voz.

Lamentablemente se convertido en una simple correa de transmisión. Más pendiente de las subvenciones o de la publicidad institucional que de los lectores.

Ya sólo falta preguntar: ¿qué titular quiere que le ponga, consejero?

La verdad es que están muy bien acostumbrados.

En el Parlament es habitual la técnica del “canutazo”. Sale el portavoz o el diputado de turno y hace unas declaraciones de pie en los pasillos.

Con frecuencia para las radios, que siempre necesitan un corte de voz.

Pero habla de lo que él quiere. Pobre de tú que preguntes otra cosa.

¿Aunque lo peor de la carta en cuestión saben qué es? La cobardía.

Los doce firmantes no dicen que los veten o les retiren la acreditación.

Se limitan a pedir a la secretaría general del Congreso que adopte las “medidas necesarias”.

Claro, cantaría como una almeja pedir directamente el veto.

Como en Palau, que también vetan a medios y tienen colgada en la fachada principal una pancarta a favor de la libertad de expresión.

 

 

PD/ En fin, si de algo ha servido la carta es para poner nombre y cara a la nueva pareja de Rufián. Pero yo ahí no me meto: es vida privada. A su antigua esposa me la encuentro siempre en insta. Creo que le costó recuperarse de la ruptura. Todavía recuerdo una entrevista en La Vanguardia en la que confesó que se la ligó en el Metro. Eso sí fue un acto de valentía.

 

cong.jpg

 

Publicitat
Publicitat

11 Comentaris

Publicitat
#12 pasaba por aqui, Santa Coloma de Gramenet, 05/12/2021 - 11:31

en todos lados cuecen habas, y usted, sin duda, ha escogido uno de los dos extremos bajo un supuesto paraguas de "neutralidad" y "espíritu crítico" que no ocultan un sensacionalismo exacerbado (la gente normal de la calle está a otras cosas hace tiempo) y unas fobias evidentes. A partir de ahí, aplausos del fondo norte, abucheos del fondo sur

#11 Joan Ferrandis, Barcelona, 04/12/2021 - 10:51

Los de la CUP, Sr. Rius, no son otra cosa que ultras, ultras nacionalistas, disfrazados de izquierdas.

#9 Luigi., Barcino, 04/12/2021 - 08:26

El caso Xavier Rius:La acreditación de prensa está protegida por el TC.
https://www.elconfidencial.com/espana/cataluna/2021-12-03/acreditaciones-prensa-protegidas-tc-pedro-j_3336030/

#8 Gregari, VNG, 03/12/2021 - 20:05

Cuando se formó el gobierno del frente popular algunos dirigentes izquierdistas decían: democracia sí, pero sólo para nosotros, esto es una burrada sin sentido, a menos que estés pensando en eliminar al resto. Para ellos el encargado que tenia mando sobre personal ya era un explotador y no podía tener derechos en el nuevo régimen.

#7 Manuel, Sabadell, 03/12/2021 - 18:46

Es incomprensible, antidemocrático y dictatorial no responder a las preguntas que les formulen los profesionales que desarrollan su trabajo en los medios, mucho peor es no permitirles la entrada, como si las instalaciones fueran de su propiedad.
Solo veo dos motivos para que esto ocurra:
-No están preparados para responder.
-Se les permite hacerlo.