Publicitat
La Punteta · 20 de Desembre de 2020. 16:59h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

La degradación de la Generalitat

 

 

Una de las consecuencias más funestas del proceso ha sido la degradación de las instituciones catalanas.

Empezando por el propio Palau de la Generalitat.

Los de JxCat y otros han celebrado un acto preelectoral en la sede oficial del Govern. 

Lo han vestido de asamblea fundacional del Consell per la República, organismo que ni siquiera forma parte de la estructura oficial de la Generalitat.

Hay que decir que, parapetados tras las máscaras, no he reconocido a la mayoría.

No ha ido a tan magno acontecimiento ni Esquerra, que ostenta la presidencia de la Generalitat en funciones.

Ahora puede alquilarse el Palau para bodas, bautizos y comuniones.

palau.jpg

La cosa, sin embargo, viene de lejos.

El día que un cantante retirado, un tertuliano, una actriz de TV3 y una profesora de catalán colgaron una pancarta en el balcón más sagrado del edificio ya me dije que alguna cosa fallaba.

Y, de hecho, hace poco los propietarios de una taberna gallega de l’Hospitalet lanzaron pintura roja al emblemático inmueble.

Yo estoy contra el lanzamiento de todo tipo de objetos. Por supuesto. Pero revela también la degradación de la imagen de la principal institución del autogobierno.

Hace apenas unos años una acción así era simplemente impensable.

La Generalitat se veía como la casa de todos. Ahora ya no.

Además no es sólo la Generalitat, son todas las instituciones que la conforman.

Empezando por la misma presidencia.

Antes, para llegar a presidente, había que haber hecho algo importante en la vida.

Pujol estuvo en la cárcel bajo el franquismo.

Maragall, los Juegos.

Montilla fue ministro de Industria y alcalde de Cornellà.

Aunque siempre me pareció más importante lo segundo que lo primero. Para alcalde te eligen tus vecinos. En cambio ministro es un cargo de confianza.

Todo empezó a torcerse con Mas.

Es verdad que el hombre pasó por una travesía del desierto de siete años.

Pero tampoco le sirvió la experiencia. No aprendió nada.

Mas sólo dejó el 9-N y les leyes omnibus.

Luego Puigdemont el “referéndum o referéndum”.

Y Torra una pancarta.

Escaso balance, francamente.

El problema es que también han degradado el Govern.

Éste ha sido un gobierno dedicado básicamente a los chiringuitos: el citado Conselle per la República, el foro económico y social, la oficina de derechos civiles, el comisionado del 155, la comisión parlamentaria del 155.

De hecho han degradado también el Parlament.

Esta es una cámara legislativa que aprueba cosas que no se aplican ni publican. Como el día, en pleno mes de Agosto, que declararon Catalunya republicana.

No me extraña que los propios letrados tomaran precauciones.

Pero no es sólo por el contenido sino también por algo tan importante en política como las formas.

Como cuando gritaron “libertad, libertad” por los CDR detenidos.

O el día que entró Eduard Pujol hecho un hooligan por una sentencia favorable del TJUE sobre Junqueras que, a la postre, sirvió de poco porque ya estaba en la cárcel.

Hasta el independentismo se empeña en desprestigiar el Parlament poniendo en marcha un parlamento bis sólo para indepes: la Asamblea de Representantes.

Formaba también parte del discurso de investidura de Torra pero nunca se materializó hasta ahora -en plena precampaña porque JxCat y ERC estaban a la greña.

En fin, la degradación de las instituciones afecta también a organismos límitrofes como el Síndic de Greuges o el CAC que podrían haber ejercido un papel moderador con el proceso pero no lo hicieron.

De hecho, han salido tocados también piezas fundamentales del autogobierno como TV3, los Mossos, la Función Pública y hasta la famosa escuela catalana.

Mucho me temo que si no se pone remedio el daño será ya irreparable.

Publicitat
Publicitat

17 Comentaris

Publicitat
#16 pepe, andorra, 30/12/2020 - 00:43

con la de problemas importantes q hay de verdad y usted preocupándose de tonterías. Mas le vale ahorra y tener un buen fondo, pq nos esperan diez años terribles viendo los objetivos de la agenda 2030 y la sarta de ambiguedades calculadas q son exactamente lo contrario de lo q predican en esta nueva religion global q nos hara pobres y felices.

#15 josep miquel, calella, 22/12/2020 - 16:50

Aquesta frase que posen al atril del petit de can Sanet (amb aquest nom es coneix a Pineda a la familia Aragonés) , segons l´historia del carlisme fou dita per un dels darrer carlistes, el calellenc Manuel Puigvert (soques), que estava assetjat en una montanya I per dir als seus homes que fugissin va cridar CAMPI QUI PUGUI.

#14 Daniel, Barcelona , 22/12/2020 - 09:07

El daño es muy severo, posiblemente irreparable. Se han creado dos bandos, y uno de ellos que además es el minoritario, lleva años sometiendo y agrediendo cada vez más abiertamente al otro. La historia nos dice que esto siempre termina o en conflicto abierto y violento o en exilio de una de las comunidades. O las dos cosas.

#13 Carlos Gomez, bestia amb forma humana, 21/12/2020 - 20:32

Com diu un amic meu Catalunya es divertida si te la sua tot una mica.

I aixo es irrebatible.

#12 Martín , B, 21/12/2020 - 17:39

Las personas se degradan cuando se equivocan y las instituciones también.La lista de acciones degradantes es larga. La última acción degradante la encuentro escandalosa.