Publicitat
La Punteta · 19 de Juny de 2020. 10:15h.

ANTONIO MORALES

La envidia una pandemia silenciosa

Pandemia porque la envidia está en progresión, destruye la nobleza y va asociada al mediocre, es un pecado capital que se sufre en silencio, pues el que la comete no obtiene placer, ya que más que vivir y disfrutar su vida, está pendiente de vigilar la prosperidad ajena, con lo cual, se da la paradoja de que, en el propio pecado lleva incluida su penitencia, deseando lo que otros tienen. Junto a lujuria, gula, avaricia, pereza, soberbia, e ira, según la doctrina cristiana, no son pecados capitales por su importancia, sino por lo que de ellos se deriva a lo largo de la historia, multitud de sentimientos mezquinos y abyectos. Tres distintos ejemplos:

1. Fábula popular: El rey de un de un país lejano muy interesado en indagar la naturaleza humana, citó ante su presencia a un súbdito de la corte que tenía un hermano con el que no guardaba buena relación; el rey le hizo una irrechazable propuesta, “Pídeme lo que quieras pero ten en cuenta que a tu hermano le otorgaré el doble de lo que tú desees”. Tras unos segundos de silencio, debió pensar que si elegía un castillo, el hermano gozaría de dos y si era un condado de tierras, el doble para su oponente, entonces el súbdito dibujó una sonrisa macabra y le espetó al monarca, “Majestad quiero que me saquen un ojo y me dejen tuerto…”. Cómo hasta qué punto, puede llegar la envidia de desear tu propio mal para que al prójimo le resulte peor.

2. “Amadeus”, el film de Milos Forman en el que Antonio Salieri, músico reputado en la corte austríaca que, padecía su enfermiza envidia hacia la genialidad insultante de Mozart. Salieri percibe que Mozart goza de un don divino, del que éste no es consciente, dado lo irreverente de su conducta: no en vano Salieri ama la música como una vocación religiosa, ha hecho votos de castidad a cambio de que Dios le inspire en la faceta de compositor. Pero, humillado primero, fascinado después por la obra de Mozart, acaba deduciendo que el don del joven genio es un menosprecio de Dios hacia su persona. Mozart es el instrumento que Dios utiliza para mofarse de la mediocridad de Salieri, dotando a éste de la capacidad para admirar la sublime música de Mozart. Cada nueva obra estrenada por Mozart es recibida por Salieri como una bofetada del supremo, del que termina renunciando a su fe, mientras desea la muerte de su oponente que continúa escribiendo al dictado de Dios, según constata el respetable pérfido.

3. Winston Churchill definió el socialismo en unas palabras antológicas que siguen vigentes: “Es la filosofía del fracaso, el credo a la ignorancia y la prédica a la envidia; su virtud inherente es la distribución igualitaria de la miseria”. Su clarividencia alude al desprecio a la iniciativa del individuo, la aversión al talento del emprendedor, a esquilmar con impuestos confiscatorios al que produce riqueza con el trabajo y el esfuerzo. Es la filosofía macabra que desincentiva el mérito del que persevera en mejorar, con la pueril escusa de que hay que corregir la desigualdad quitándoles a unos para ayudar a otros más pobres, asunto muy loable lo de la justicia social, pero mejor es un trabajo digno que una limosna esclava. Y esta nefasta ideología que nos gobierna genera una envidia que estigmatiza al emprendedor y desmotiva la búsqueda de empleo. En estos tiempos, la envidia hacia el triunfador es asumida por el mediocre o vago para saciar su autocomplacencia más impúdica.

Publicitat
Publicitat

2 Comentaris

Publicitat
#1 SILVIA, Barcelona, 21/06/2020 - 08:14

Ahora entiendo quiénes están derribando las estatuas de Churchill, sin duda los que se sienten identificados con la definición del Socialismo dada por el prócer británico. Las verdades duelen.

#1.1 Pepe, Alacant, 27/06/2020 - 17:46

Están haciendo lo que hace la ley de Memoria Histórica, y lo que están haciendo en Cataluña desde hace décadas, reescribir la historia hasta que coincida con lo desean que hubiera ocurrido, que sea mentira es la última de sus preocupaciones.