Publicitat
La Punteta · 12 de Setembre de 2019. 13:29h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

La guerra de Torra

 

Tras oir el mensaje institucional del presidente Torra para la Diada ya no me queda ninguna duda: Catalunya se encamina hacia una guerra civil. La solución menos mala es un largo conflicto enquistado. Como en el Ulster.

Han avanzado mucho en Irlanda del Norte desde la primera vez que fui, en plenos troubles, a finales de los 80. Ahora siguen odiándose pero al menos ya no se matan por las calles.

La última vez que estuve -hará un par de años- me impresionaron unas casas adosadas en la frontera entre el barrio católico y el protestante. En el jardín tenían una reja metálica para protegerse de los predruscos que periódicamente les lanzaban desde el otro lado. Al menos que no le diera a uno de los niños mientras jugaba en el patio.

Los que crean que exagero pueden releer el discurso de Torra, incluido el guiño a la Coronela, las tropas de Barcelona durante el asedio de 1714. ¡Pero si hasta los recibió en Palau al día siguiente! Antes no pasaban de la ofrenda floral a Rafael Casanova. Y a los Miquelets, los soldados austriacistas.

Incluso pasó revista como si fuera el general en jefe acompañado de la consejera de Cultura, la Mariàngela Vilallonga, y el concejal del PDECAT en el Ayunamiento de Barcelona, Jordi Martí. Éste último no sé si en representación del consistorio, la Diputación o el partido. Torra les dio la mano uno a uno y los arengó. ¡Cualquier pasado militar fue mejor! Éste hombre tiene la tentación de la violencia: una guerra corta. La vía eslovena.

"Una cosa, una cosa importante", les dijo antes de terminar el acto. Y a continuación les recordó que en el Saló Sant Jordi de Palau se votó la resistencia a ultranza en el asedio de 1714. Otra decisión suicida de la política catalana a la vista de los resultados. Explicó que perdimos el "estado catalán" -a mí se me apareció el espíritu de Companys- y acabó todo con gritos de "Visca Catalunya lliure!". A Tarradellas, que le costó 38 años de exilio recuperar el autogobierno, le habría dado un soponcio.

Además volvió a reinventarse la historia: ahora resulta que en la Diada no conmemoramos una derrota sino una futura victoria. “No conmemoramos ninguna derrota porque no fuimos vencidos”, manifestó sin pestañear durante su intervención televisiva. En el fondo es lanzar un mensaje subliminal: la guerra no ha terminado, sólo perdimos una batalla.

Luego habló de los ingredientes para ser independientes: inteligencia, carácter, generosidad, unidad, iniciativa, convicción, serenidad y ambición. Parecía una receta de Karlos Arguiñano. Se dejó la más importante: tocar de peus a terra, tener los pies en el suelo, saber qué país pisas. A mí me recordó el win-win de Mas en los momentos álgidos del proceso. Ya saben aquel que dijo que no se iría ningún banco.

Lo más jodido de todos es que sólo habla para los suyos. “Cataluña será aquello que quieran los catalanes. No tengáis ninguna duda”, auguró. Entonces presidente ¿qué hacemos con los que no quieren la independencia? Porque hay un 47% de indepes con los datos electorales en la mano. Dos millones de persones en un censo electoral de 5,5. Es mucha gente pero no suficiente gente.

¿Con el resto qué hacemos? ¿Los ignoramos? ¿Los escondemos debajo de la alfombra? ¿Los expulsamos? En épocas funestas hasta los gaseaban. En cambio, él erre que erre. Hizo un llamamiento a no dejarse “doblegar”, a “segar cadenas” -president, que se va a deslomar-, a acabar “el camino”. En fin, a la autodeterminación. El ho tornarem a fer.

Ése es el problema. Torra habla de Catalunya como un sol poble. Y no lo es, hay sensibilidadades diferentes. Con el agravante de que los que no quieren la independencia no sólo están hartos del proceso -lo estoy yo, imaginen ellos- sino que, a la próxima tentativa, no se quedarán quietos ni permanecerán con los brazos cruzados.

Se me puede reprochar que exagero, que Catalunya es un pueblo pacífico maduro, democrático, transversal. Pero aquí ya tuvimos una de las guerras civiles más largas de la historia (1462-1472).

Personalmente siempre he pensado que el enfrentamiento entre el rey Juan II y la Generalitat fue un factor clave en la decadencia medieval -¡hasta empeñó los condados del Rosellón y la Cerdaña!- aunque siempre andamos echando balones fuera o culpando a los otros de nuestras desgracias.

Sin olvidar las tres guerras carlistas del siglo XIX o las guerras remensas del XV. ¡Los catalanes tenemos el récord de conflictos! El historiador Jaume Vicens Vives (1910-1960) llega a contarlos todos en su Noticia de Cataluña y ganamos, de calle, a Castilla, Francia, Países Bajos e Inglaterra.

La historia catalana -como la historia de cualquier otro país por otra parte- está llena de revueltas, revoluciones, motines bullangas y semanas trágicas. Lo de que Catalunya es un pueblo pacífico forma parte nuestro imaginario colectivo -otro efecto del oasis catalán- pero en el siglo XVI éramos famosos por ser tierra de bandoleros.

Se me puede recriminar de nuevo que soy un aguafiestas, un pesimista, que siempre veo el vaso vacío. Y es cierto. Para que haya un conflicto armado tiene que haber un Estado que ya no ejerce su autoridad -el famoso monopolio de la violencia- y un arsenal descontrolado como en los Balcanes, por ejemplo.

Bueno, que una parte de la ciudadanía ha perdido el respeto a los Mossos es un secreto a voces. Sólo hay que ver a los manifestantes de ayer en el recinto de la Ciudadela. Las caras que ponían en cuanto la Policía de la Generalitat les advirtió por tercera vez que tenían que desalojar. ¡Pasaron olímpicamente! ¡Estaban de fiesta! Pero si tenemos un presidente que les dijo: “apreteu i feu bé d’apretar”. Creo que no precisa traducción.

Por lo que respecta a las armas los únicos que tienen en cantidades suficientes son precisamente los Mossos d'Esquadra.  ¿Pero ustedes saben que estaban balcanizados por dentro? La fractura social que hay en la sociedad catalana se reproduce también en un cuerpo policial con 17.000 agentes que llevan, todos, pistola al cinto. Espero equivocarme pero si alguna vez hay tiros en Catalunya empezará en los Mossos.

En fin, ojalá me equivoque. Las guerras se saben como acaban -generalmente por agotamiento- pero no como empiezan. Nadie sabe quién pegó el primer tiro en Sarajevo durante la guerra de Bosnia (1992-1994). Apenas unos años antes habían celebrado los Juegos Olímpicos de Invierno (1984).

Nadie podía imaginar entonces que apenas unos años después serían bombardeados -y tiroteados por los francotiradores- desde las mismas instalaciones olímpicas que rodean la ciudad. Créanme, también estuve en Sarajevo.

Publicitat
Publicitat

24 Comentaris

Publicitat
#20 Ganxet, Reus, 18/09/2019 - 14:23

Efectivament la gent que viu a Catalunya no és un sol poble. Hi ha catalans independentistes i no independentistes per una banda, i gent que hi viu impermeable a tot el que sigui o li sembli català per una altra.

#19 Que no Sr. Rius, Bcñ, 16/09/2019 - 14:34

No habra ninguna guerra civil. Solo ladran, no muerden. No tienen dientes ni agallas. Quien los va a armar? Soros? Quien les va a adiestrar? La gente normal y los jóvenes especialmente se quieren ir de Erasmus. Y los lazi-yayos no estan ni para bailar una jota en un hotel del Inserso. Y los que mandan se piran escondidos en maleteros de coche...

#19.1 pepe, andorra, 18/09/2019 - 11:09

si, seguro q tambien alguien decia eso en septiembre de 1939 y como bien indica el Sr. Rius, en Sarajevo el año anterior celebraron juegos olimpicos de invierno. Y para eso no hace falta armas de fuego, en los inicios de la guerra del gabacho en Madrid, mataban a los franceses con objetos contudentes, no con armas de fuego.

#18 De-MAS-Cràzya, Barcelona, capital de Lemmings Land, 15/09/2019 - 11:39

«Hizo un llamamiento a no dejarse “doblegar”, a “segar cadenas” -president, que se va a deslomar-»
Pero si a las dos horas de "hacer" huelga de hambre se hizo tomar la tensión el muy mentecato. Después de segar una cadenita de esas para medallitas tendrían que hacerle un TAC.

#17 Telamarinera , Vng, 14/09/2019 - 18:21

Esto es ya trabajo de las hh hospitalariarias del Sagrado Corazón (martorell, sant Boi, ...).

#16 Carles Fortuny, Palau de la Degeneralitat, 14/09/2019 - 15:39

El separatismo catalán se basa no ya en una mentira, sino en la propia mentira. Lean a Henry Kamen con la foto del artículo en mente::

https://www.elmundo.es/cronica/2019/09/11/5d77f53221efa037498b4673.html