Publicitat
La Punteta · 30 d'Octubre de 2019. 16:55h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

La herencia del procés

 

El problema a estas alturas del proceso es: ¿Qué vamos a hacer con tanta mala leche acumulada en Catalunya?

Bueno, ya saben que el proceso es como la energía: ni se crea ni se destruye, sólo se transforma.

Pero en su forma actual terminó con la sentencia del Supremo. No tiene más recorrido.

Por eso: ¿qué haremos de tanta amargura acumulada?

Porque han estado durante siete años diciéndoles que la independencia estaga a la vuelta de la esquina. A tocar, que decían.

Que Espanya ens roba. Que era como Turquía.

Pero si había una famosa presentadora de Catalunya Ràdio que, con alerta 4 de terrorismo, iba diciendo por antena: “Esta mañana no sabemos si podremos seguir la escaleta del programa o no. Si los taxistas que nos están escuchando o los transportistas que salen del puerto ven movimiento de coches de la Policía o la Guardia Civil, pedimos que nos avisen”.

¿Te acuerdas Mònica?

El otro día ya iba diciendo que todo esto de la DUI fue un fake, un vodevil.

¡Pero que eufórica estaba aquel jueves 27 de octubre!

“Esto es lo que ha decidido un Parlamento legítimo: Catalunya ha vulnerado el marco constitucional, ha roto con el régimen del 78, se ha constituido en un estado independiente y soberano, democrático y social en forma de república”, explicó a sus oyentes.

Además, de estos siete años -u ocho, ya he perdido la cuenta- los dos últimos han estado diciendo que son “presos políticos” o “exiliados”.

¡Incluso desde medios públicos!

¡Mentira! No lo son, lo sabe todo el mundo. Hasta ellos. Presos políticos son lo que hay en las dictaduras: la Policía encarcela a discreción.

La dictadura de Franco, la de Pinochet, la de Argentina de los generales, la de la URSS, China.

El resultado es evidente. Los que protagonizaron los disturbios son la generación del proceso.

Chavales que a lo mejor tenían diez o doce años y ahora tienen dieciesiete o diecinueve. O más. Pero entre los detenidos hay menores.

Hasta dos voces tan autorizadas en el independentismo como Quico Sallés y Jordi Borràs han negado la versión oficial de Palau de que eran “agitadores profesionales”.

¡No! Son los hijos del proceso. Sus padres van a las manifestaciones -o a las marchas de la libertad- de día y ellos van a quemar contenedores por la noche.

El proceso ha franqueado la línea roja de la violencia. De momento es sólo una tentación.

Los CDR detenidos. Los gritos de “libertad” en el Parlament. Torra tardando 48 horas en condenar los disturbios. La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, justificando los hechos.

Se ha entrado también en una nueva fase: la de la rabia.

Junqueras acaba de darse cuenta de que lo han condenado a 13 años.

Ahora tiene 50, cuando haya cumplido definitivamente la pena tendrá 63.

Difícilmente será presidente de la Generalitat o de la República Catalana aunque en política nunca se sabe.

Por eso tienen que echarle la culpa a alguien. ¡No será a ellos mismos!

Hemos entrado, en efecto, en la fase de culpabilizar al PSC.

El propio Junqueras ha pasado del “tenemos que hablar” al “indulto se lo pueden por donde les quepa”.

O incluso a una justificación tácita de los disturbios “Violencia es condenar a un siglo de cárcel a demócratas por poner urnas" decía en una entrevista reciente.

Lo que le dijo a Iceta: "Si tienen la conciencia limpia, que vengan a la prisión a explicarme qué hay de justo en esta sentencia, mirándome a los ojos y mirando a los ojos de nuestras familias y amigos".

Si Iceta va es por remordimientos de conciencia y si no va es que no tiene sentimientos.

Lo dicho: ¿qué haremos de tanta mala leche acumulada?

Ellos son los únicos responsables.

Y peor: no hacen nada para remediarlo. Ni autocrítica ni mirar adelante. El ho tornarem a fer.

Esta va a ser una generación perdida. Política y de jóvenes. Nos estamos cargando hasta el futuro.

Publicitat
Publicitat

14 Comentaris

Publicitat
#13 De-MAS-Cràzya, Barcelona, capital de Lemmings Land, 05/11/2019 - 01:40

El problema gros és totes aquestes generacions de joves que han crescut amb un sentit de l'autoritat deformat que atorga major legitimitat als encaputxats que provoquen aldarulls que a la policía.

#12 Onofre de Dip, Barcelona, 31/10/2019 - 17:51

Entre la abundante bibliografía sobre nuestra guerra, hay un libro de curioso título: "La escuadra la mandan los cabos", de Manuel D. Benavides, que hace referencia al desmadre orgánico que sufrió la flota roja en los primeros compases del conflicto. Y la cosa es que de Cataluña se podría decir lo mismo, que la mandan los cabos.

#11 pepe, andorra, 31/10/2019 - 14:24

la cuestion es liarla parda para tapar el mayor saqueo de un Estado por parte de sus políticos en el mundo, pq el saqueo q están llevando a cabo desde 1978 del dinero de todos los españoles, es apoteosico.....Y sigue creciendo........Y las autonomias son la principal excusa para q los politicos se lo lleven crudo, calentito y ademas, de forma legal

#10 Pepe, Alacant, 31/10/2019 - 09:43

La herencia del pruses es la claridad, han dejado claro que su proyecto político es una tiranía, y están dispuestos a cualquier atrocidad con tal de imponerla, en una palabra, se han quitado la máscara. La segunda parte, por parte del gobierno español, es no repetir los mismos errores que han conducido a esta situación.

#9 arm, figueres, 31/10/2019 - 08:28

falta encara l ultima fase del proces, quan la gent s adoni que Mas, Aragones, Rufian,roger torrent, etc
han enganyat a la gent, no tenen cap ganes de independencia, es va fer tot per interessos de partit i per amagar la corrupció del 3%, i molta gent va picar