Publicitat
La Punteta · 3 de Febrer de 2013. 21:28h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

La política da asco

Hay una diferencia entre la presunta corrupción del PP y la de CiU: Mas, Pujol y Felip Puig se querellaron al día siguiente de que El Mundo publicará la supuesta pasta en Suiza. Mariano Rajoy ni siquiera ha puesto una después de que El País sacara lo de los sobres.

Al contario, Cospedal hizo una rueda de prensa en la que no permitió preguntas a los periodistas de este medio -tendrían que haberse levantado todos y que conste que no he trabajo nunca en El País, ni siquiera de becario-, Rajoy ha hecho un discurso televisado -¡leído!- para medir hasta la última coma y Soraya intentó levantar un cortafuegos durante la rueda de prensa del Consejo de Ministros. En el incendio del Empordà del pasado verano había una autopista en medio y las llamas pasaron por encima.

Incluso el comunicado de Luis Bárcenas del pasado día 31, el día que estalló el escándolo, acababa con la coletilla de "me reservo cuantas acciones legales, penales y civiles". Las querellas no se anuncian, se ponen directamente en el juzgado. Lo digo por experiencia.

Por eso el caso Bárcenas va a ser como una bola de nieve: la crisis sólo acaba de empezar. La culpa es de Rajoy porque en el PP -como en cualquier otro partido- no se mueve nadie sin que lo diga el líder. Y el presiddente del Partido Popular es de los que prefiere dejar pasar el tiempo en vez de coger el toro por los cuernos.

En las anteriores elecciones, la pugna entre Espe y Gallardón para ir en las listas le estalló poco antes de la convoctatoria electoral -cuando todo el mundo sabía que era un conflicto larvado- precisamente por esa manía suya de no tomar decisiones convencido de que el tiempo lo cura todo.

Pero lo peor del caso Bárcenas es que confirma lo que temíamos algunos: la política se ha convertido en una especie de ascensor social porque los sobres sólo iban, presuntamente, a los miembros del comité ejecutivo del PP. Y a no todos: el PP catalán está límpio de polvo y paja pero ello simplemente confirma lo poco que pesa en la calle Génova.

Y lo más triste es que no sólo Rajoy, Cospedal o Mato, sino que ninguno de los nombres que han salido como receptores de sobres o de "servicios turísticos" han anunciado tampoco querellas. Es que ni una miserable rueda de prensa -excepto la de María Dolores- para dar la cara.

Voy a citar a algunos solo a los que salpica el caso por si se atreven a última hora: Javier Arenas, Álvarez-Cascos, Ángel Aceges, Mayor Oreja, Rodrigo Rato, Pilar del Castillo, Ana Palacio, etc. De hecho, Cospedal estaba acabando su comparecencia y -entre García Escudero, Arenas y del Burgo- ya había fisuras en la versión oficial.

Sin contar los donativos de las empresas: Villar Mir, Luis del Rivero, Copisa. Hasta Mercadona. Y eso que soy cliente. Incluso sale un exdirector general de la Policía, Juan Cotino (Sedesa). Ahora no sé si lo nombraron para el cargo por méritos propios -ahora es presidente de las Cortes Valencianas, que vergüenza- o por haber financiado presuntamente al partido.

No sé si seran culpables o inocentes, pero aquí el alcalde de Sabadell, Manuel Bustos; o el de Lloret, Xavier Crespo; se han hartado de ir a los medios para proclamar su inocencia en vez de esconderse de la prensa. Hasta el principal imputado por el caso Mercurio, el exconcejal del PP Jordi Soriano, salió el otro día en TV3.

En cambio, ni Convergencia ni Oriol Pujol ni ninguno de sus hermanos han movido un dedo respecto al caso Palau, el asunto de las ITV -digo "asunto" porque de momento sólo son unas transcripciones- o cualquiera de las otras informaciones en prensa. Y ya se sabe que quién calla otorga.

Como dije el viernes en twitter: espero no quemarme nunca pero hay dos personas por las que pondría la mano en el fuego en Cataluña: una es Jordi Pujol y la otra Artur Mas. Y eso que sólo he mantenido con ambos las estrictas relaciones profesionales en virtud de su cargo. En otras palabras: no soy un periodista de confianza ni del uno ni del otro. De hecho, no soy de confianza de ningún partido. Así me va.

Pero el viernes pasado le pregunté al president Mas qué pasará si, después de la cumbre anticorrupción él mismo ha convocado, acaban imputando Oriol Pujol y dedicó casi cuatro minutos de su respuesta a explicar que un imputado no es un condenado lo cual, francamente, me dio mala espina. Es verdad pero también que cuando imputan a alguien es porque el juez ve indicios racionales de delito.

Llevo veinte años en el periodismo y he oído de todo sobre los hijos de Pujol: que si el Palau de Mar, que si el edificio de la IBM en Barcelona -ahora sede de Ensenyament- pero nunca he conseguido confirmar nada. Y en periodismo lo que no se puede confimar ni siquiera existe. También es cierto que las comisiones ilegales -precisamente porque son ilegales- no dejan rastro documental. Y, por cierto, tampoco salen en la declaración de la renta, Mariano.

La única vez que pillé algo -uns contratos de Justíca con la actual presidenta del Parlament, Núria de Gispert, de consejera- no era un hijo de Pujol sino de un cofundador de Banca Catalana aunque, eso sí, íntimo de la familia. Creo recordar que las ajudicaciones subían a 200 millones de pesetas, peccata minuta con la que estamos viviendo útimamente.

La política, a veces, da asco.

 

 

Twitter: https://twitter.com/xriusenoticies



Facebook: http://www.facebook.com/xriusenoticies



Obras completas (en catalán): http://www.contralabarcelonaprogre.cat/

 

Publicitat

8 Comentaris

Publicitat
#9 María Jesús, Barcelona, 05/02/2013 - 12:59

Otra diferencia es más definitiva: los partidos que no son nacionalistas no ofrecen cambiar el voto a cambio de identidad, con lo que no puede identificarse a un partido corrupto con las personas que lo han votado. Sin embargo, los nacionaplastas que vivís en esa confusión os la tragáis

#8 María Jesús, Barcelona, 05/02/2013 - 12:53

La diferencia fundamental es que unos son nacionalistas y dicen que eso es un ataque a las aspiraciones milenarias de la tribu que ansía ejercer su blablabla, mientras que los otros nos ahorran pasar ese bochorno.

#6 Josep, Lleida, 04/02/2013 - 17:36

El que fa fàstic és l'estat espanyol, i no per la corrupció actual sinó per la seva llarga història de corrupteles, cops d'estat, genocidis per mig món.. El problema és que al final cada país té els polítics que és mereix, i vist el nivell cultural espanyol. La societat espanyola és corrupta

#5 pep, girona, 04/02/2013 - 16:05

I el periodisme? És molt millor?

#4 anna, Barcelona, 04/02/2013 - 08:14

Com és que posa un títol en català a un article escrit en castellà? Fa com Ciudadanos o el PP quan parlen en bilingüisme? No li critico que escrigui en castellà, si vol, però si que indueixi a l'error als qui el volem llegir.