Publicitat
La Punteta · 10 d'Octubre de 2016. 10:14h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

Los catalanes no tenemos remedio

Mas, el 2013 con los miembros de la comisión asesora pera la reforma de la Administración

¿Qué diría Max Weber de los catalanes? Ya saben que el sociólogo alemán (1864-1920) llegó a la conclusión de que las minorías nacionales sin Estado dedicaban toda su energía a la actividad económica (1). Y ponía como ejemplo a los polacos -entonces divididos entre Prusia y Rusia-; a los hugonotes franceses o incluso a los judíos. Aunque en este último caso se equivocó porque con Estado propio, los judíos se han convertido en una potencia económica, tecnológica y científica.

Pero ¿cómo puede ser que el presidente de la Generalitat anuncie la creación de 7.000 nuevas plazas de funcionarios? En el reciente debate de política general ha sido uno de los pocos anuncios concretos por no decir el único: 2.500 médicos, 2.000 maestros; 500 mossos, 150 bomberos e incluso ¡300 para la nueva Agencia Tributaria!

El pasado martes, en la rueda de prensa posterior al Consell Executiu, le pregunté a la consellera Munté que si ahora hacen un referéndum, quizá que se esperen a ganarlo para crear las estructuras de estado. Porque si lo perdemos ¿qué hacemos? ¿Nos las comemos con patatas? ¿Saben que contestó? Bueno, de hecho no contestó: que hay que ensanchar “la base social” -¿todavía? - y que “son necesarias”. Estamos construyendo la casa por el tejado.

¿Ya no recordamos las críticas de CiU -Miquel Iceta sí las recuerda- a las plazas de funcionarios que creó el tripartito? Aún peor porque el gobierno catalanista y de izquierdas creó más de 50.000 plazas en siete años, pero Puigdemont ahora propone 7.000 en ocho meses. Después de todo la legislatura acaba el próximo julio. Esto es de récord. Y con una deuda que rozará los 70.000 millones.

¿Tampoco recuerda el presidente Puigdemont que el adelgazamiento de la Administración era uno de los objetivos electorales de su partido? Mas llegó a crear una comisión de expertos quince años después de que Pujol hubiera creado una comisión asesora. Pero cuando comparecía para hacer balance nunca daba números absolutos, sólo porcentajes. Y los asesores, no del personal. En el fondo la reforma de la Administración -como la de TV3, por cierto- sigue pendiente.

Ahora un gobierno que no puede pagar las farmacias, que tiene que recurrir al FLA porque los mercados exteriores no se fían y que se plantea crear un nuevo impuesto para evitar la quiebra de TV3 ¿quiere crear 7.000 plazas nuevas de funcionarios? ¿Para ensanchar la citada base social? ¿Para ampliar el voto electoral? ¿Qué diría Weber de nosotros? ¿Que nos hemos vuelto locos? ¿Qué fue del espíritu emprendedor de los catalanes?

Los economistas estadounidenses James A. Robinson y Daron Acemoglu publicaron en 2012 un libro que sacudió conciencias: Why nations fail? ¿Por qué que las naciones fallan? Los autores de la obra destacaban la importancia de las clases dirigentes para que un país vaya adelante. No en vano Argentina era el cuarto país en PIB en el siglo XIX y Valonia era entonces una potencia industrial por delante de Flandes.

Dentro de unos años, cuando alguien estudie el caso catalán, llegarán a la conclusión de que nuestra clase dirigente tampoco ha estado a la altura. Lo que pasa es que lo pagarán nuestros hijos y nuestros nietos: las generaciones futuras. Este país lleva desde la última legislatura de Pujol mirándose el ombligo y lamiéndose las heridas. No podemos supeditar todo a la independencia porque el resto de países, en plena revolución tecnológica, no esperan.

(1) La cita textual es: “Las minorías religiosas o nacionales, enfrentadas como dominadas al grupo dominante a causa de su exclusión voluntaria o involuntaria los puestos políticamente influyentes, suelen lanzarse a la vida productiva con una intensidad profunda, de modo que sus miembro más capacitados buscan aquí la satisfacción de la ambición, que no se puede emplear en el servicio al Estado”.

 

 Xavier Rius es director del digital catalán e-notícies

Publicitat

0 Comentaris

Publicitat