Publicitat
La Punteta · 31 de Maig de 2019. 07:56h.

JOAN FERRAN

Joan Ferran

Los jenízaros de Quim Torra

El  presidente Quim Torra pasará a la historia de Cataluña como el político que amaba la ratafía y nunca llegó a comprender el misterio de la separación de poderes; para él Montesquieu no existió porque era francés. Y, si en un futuro no muy lejano, a un investigador le da por hurgar en sus escritos y anécdotas, hallará contenidos dignos de estudio y pensamientos tan inquietantes como perversos. El personaje Torra da mucho de sí, pero su esbozo biográfico no será completo si no se incluyen obsesiones, tics y caprichos. Al bueno de Quim le ha dado ahora por ir de cesarillo -todo se pega- y sueña con montarse una guardia pretoriana fiel y a prueba de bombas constitucionalistas. Una unidad de escoltas, creada vía decreto, que modifica el sistema operativo y de mando de la actual estructura de los mossos de escuadra. Y, como es obvio, el malestar generado entre los profesionales de los cuerpos de seguridad es notorio y notable.

Dicen que a Quim Torra le agrada buscar referentes en los libros de historia. Es quizás por ello que pretenda emular a aquellos emperadores romanos que se dotaron  de una guardia pretoriana para utilizarla como escolta y protección. Los miembros de esas cohortes seleccionadas gozaban de privilegios especiales y recibían retribuciones económicas superiores. ¿Vamos en esa dirección?  Este país no deja de sorprendernos. En él se ha dado la paradoja de que mientras Ada Colau disolvía y desmantelaba la USP (Unidad de Soporte Policial) de la Guardia Urbana barcelonesa, Torra  maquinaba la creación de una guardia personal.

A lo largo de los tiempos han sido muchos los personajes, y personajillos, que han querido blindar su seguridad con cuerpos de élite creados ex proceso. Recuerdo, a bote pronto, la Guardia Republicana especial de Saddam Hussein, los Húsares Negros de Guillermo I o los Mosqueteros de la Guardia del Rey Luis XIV, entre otros muchos. Pero sin duda quien se llevaba el plus de originalidad  al respecto era el dirigente libio, Muamar el Gadafi, que solía ir acompañado y protegido por un grupo seleccionado de mujeres guardaespaldas. Más de doscientas féminas, diestras en el manejo de armas y artes marciales, formaban parte de la Guardia Amazónica del Gadafi. Por cierto, mujeres valientes que no dudaban en jugarse la vida  para salvaguardar la integridad del  líder libio. En Atenas una de las amazonas -Aisha- protegió con su cuerpo al político cuando un grupo integrista lo baleó.

Lo dicho con anterioridad. Quim Torra será recordado en los libros de historia por su escaso don de la oportunidad y su torpeza como dirigente político. También como el presidente de comunidad autónoma con delirios de grandeza que propició la creación de un cuerpo de jenízaros en pleno siglo XXI. Jenízaro (en turco yeniçeri) significa ‘nuevas tropas’. Pues eso…

Publicitat
Publicitat

3 Comentaris

Publicitat
#3 Andreu, barcelona, 04/06/2019 - 12:03

Es escandalós tot plegat. Com també ho es el darrer nomenament del cap dels mossos.Fan desitjar un nou 155

#2 teruel existe, BCN, 31/05/2019 - 22:13

Rius, has olvidado citar la guardia mora del caudillo. El rey también tiene un regimiento de protección, la guardia real. No digamos la reina de Inglaterra con sus guardias con chaquetas rojas. Y el papa de Roma, protegido por la guardia suiza, una auténtica mariconada. ¿Va a ser menos el presidente brutal de una república virtual?

#1 botifler1914, Sinitaca, 31/05/2019 - 10:20

Si al menos hubiera hecho como Gadafi, con unas cuantas Raholas menos ajadas y de buen ver...
De todas formas Gadafi acabo linchado y sodomizado con un palo.