Publicitat
La Punteta · 19 de Gener de 2019. 17:51h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

Los niñatos de la CUP

 

Uno de los grandes éxitos del proceso ha sido crear el marco mediático.

Todo el que no comulga con él, se muestra escéptico o simplemente vacilante es excluido de forma automática. Lo digo por experiencia. No está el horno para bollos.

El pasado miércoles, por ejemplo, la Policía Nacional detuvo a 16 personas acusadas de cortar las vías del AVE el pasado 1 de octubre.

Entre ellos dos alcaldes de la CUP: el de Verges y el de Celrà. El primero, que es maestro, niega que estuviera en el lugar de los hechos.

Dice que estaba dando clases. No quiero ni pensar lo que les cuenta si es de la CUP.

Da igual. Se montó un pollo.

Las tertulias, radios, digitales y periódicos más afines sacaban humo.

En TV3 abrieron el Telenotícies mediodía con el titular: “Dudas legales y consecuencias políticas”.

En El Punt-Avui era el tema de portada al día siguiente.

portadaavuiok.jpg

 

En La Vanguardia, Pilar Rahola se subía por las paredes.

“¿Las detenciones de alcaldes y activistas son una maniobra peparatoria para ilegalizar la CUP?”, se preguntaba.

Lo dudo pero en este caso lo sería gracias a la Ley de Partidos que se aprobó con los votos de CiU.

Por supuesto, si las detenciones fueron irregulares que se investigue.

Aunque el Ministerio del Interior ya ha dicho que el juzgado de instrucción número 4 de Girona estaba al corriente de la operación.

Yo no soy abogado pero me basta la opinión de mi colega Albert Soler del Diari de Girona que, en su facebook, dijo algo tan acertado como que la Policía detiene "desde que el mundo es mundo".

99431-screensnapz002.jpg
Sospecho que, en efecto, todavía tiene la capacidad legal de detener a alguien en caso de indicio de delito. Para eso está.

Y tras colgar mi opinión en twitter -por la que fui convenitemente insultado-, un seguidor hizo un comentario tan lógico como el anterior: "Si no está de acuerdo con su detención se invoca el habeas corpus y a pedirle explicaciones al juez".

El debate, en efecto, no son las detenciones. Es si alcaldes de la CUP pueden ir por la vida cortando vías del AVE.

De la CUP o de cualquier otro partido. Por mí como si fueran del PCUS, Partido Comunista de la Unión Soviética.

No sé si aún existe o le cambiaron el nombre tras la caída de la URSS.

Pero imaginen qué habríamos dicho si lo hubieran perpetrado militantes de Vox. Habríamos puesto todos el grito en el cielo.

En fin, me ahorro otras críticas.

Que si fueron temprano por la mañana. Que si los policías iban con pasamontañas.

Claro, como en todas las operaciones policiales. Porque no se puede reproducir la cara de un policía en los medios pero luego todo el mundo se pasa la ley por el forro.

Dos detalles finales que han pasado desapercibidos hasta ahora.

La operación también indica que si los Mossos no hacen su trabajo lo hará la Policía Nacional.

Segundo, el Estado ya no dejará pasar ni una. Se ha acabado la impunidad a la hora de cortar autopistas o vías de tren.

Ahora habrá que ver la reacción de la CUP.

Sospecho que no harán nada.

Ya lo dijo Sisa en una celebrada entrevista: “cuando le caiga la primera ostia, todo el mundo a comer a casa”.

De hecho, el mismo día los CDR -que es algo así como la sociedad civil de los antisistema- cortaron las vías en la Estación de Francia en señal de protesta.

Pero la Estación de Francia no es la de Sants sino una de las que menos tráfico ferroviario tiene. Y apenas fueron 20 minutos.

Mucho puño alzado por el Parlament pero en cuanto cae la primera sentencia la cumplen.

Que es lo que le ha hecho la alcaldesa de Berga. Lo vendan como lo vendan.

O el teniente de alcalde de Badalona, José Téllez.

En este caso todavía fue más divertido. Cuando lo empuraron se apresuró a decir que no había roto un mandato judicial sino una fotocopia. 

Luego, por supuesto, fue al juzgado. Acaban de condenarlo a pagar 4.000 euros.

Ha anunciado que llegará "hasta el final". O sea, que recurrirá. Nada más.

Han hecho una revolución de las sonrisas para acabar aceptando, de facto, la jurisdicción de la justicia española para sentarlos en el banquillo y condenarlos.

No me digan que no es para reírse.

Mas ya criticó en su día el postureo de la CUP.

En una entrevista en TV3 el pasado 9 de noviembre afirmó que la desobediencia que practicaban era de "cartón-piedra".

Es de las pocas cosas acertadas que ha dicho el expresidente en mucho tiempo.

"El alcalde de Berga es otro y quien está firmando los papeles es otro. ¿Esto es desobedecer?", se preguntó.

Pues eso.

Lo he dicho siempre: las revoluciones las hacen los hambrientos, no los hijos de papa.

Por suerte.

 

Publicitat
Publicitat

18 Comentaris

Publicitat
#16 Tabarnés puro, Barcino, 25/01/2019 - 10:42

La cupija suiza Ana Gabriel insistía esta mañana en el "pograma" de la Valérie Bemeriki de CatRadio en llamar a la rebelión colectiva contra la "ola represiva"... desde Ginebra!! Juas juas juas!!!
Y después, los palmeros-palanganeros del "pograma" alabando la tremenda coherencia personal de la Cupija!!
JAJAJAJAJAJAJA!!!!!

#15 Cupero, Cup, 24/01/2019 - 22:04

Menos lucha, y más ducha.
La solución, agua y jabón.

#14 Pepe, Alacant, 23/01/2019 - 18:01

La CUP y los CDR se muestran audaces y arrogantes porque están abiertamente apoyados por las instituciones catalanas y sus medios de comunicación (propios o subvencionados). El día que ese amparo desaparezca ya veremos hasta dónde llega su valentía.

#13 Onofre de Dip, Barcelona, 23/01/2019 - 11:55

Jo crec, Sr. Rius, que s'equivoca. Les revolucions atlàntiques (Tretze Colònies, Anglaterra i França) no varen ser fetes per morts de gana; més aviat, per burgesos ambiciosos. Els pobres mai fan revolucions, tan sols formen part de l'atretzzo. I si no, miri les biografies dels líders d'aquests moviments.

#12 Tabarnés puro, Barcino, 21/01/2019 - 13:19

Con permiso, corrijo la última frase:
"las revoluciones las hacen los hambrientos, no las hacen ni los pijos, ni los cupijos de papá".