Publicitat
La Punteta · 19 de Març de 2020. 19:53h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

Los tres jinetes del Apocalipsis

 

En tiempos de crisis hay que cerrar filas. Y mejor no cesar a nadie. A ver quien se hace cargo del marrón.

Pero vamos a analizar las contestaciones que han dado los tres consejeros de la Generalitat que llevan la voz cantante en la crisis del coronavirus durante la rueda de prensa de este jueves.

Se trata de la portavoz del Govern, Meritxell Budó; del consejero de Interior, Miquel Buch; y de la titular de Salud, Alba Vergés.

Vamos a dejar para más adelante las opiniones de contenido más político o sobre las reticencias al despliegue de la Unidad Militar de Emergencias en Catalunya porque da para otro artículo. Casi una enciclopedia.

Evidentemente la UME es una unidad del Ejército español. Pero si vienen para ayudar a mí como si quiere venir el Ejército taiwanés o los Arapahoe.¡Bienvenidos sean!

En cambio nuestros mandamases los reciben a cara de perro. ¡Y eso que se están jugando la vida! Seguro que preferirían estar ricamente en su casa.

Tras las intervenciones iniciales de los consejeros todavía no han salido los dos temas que más preocupan a la gente: la situación de las residencias e Igualada.

Eso sí han tenido tiempo de criticar nuevamente la gestión del Gobierno español.

La consejera Budó, por ejemplo, ha encontrado "absolutamente injustificada" que haya suspendido la portabilidad de los móviles. Como si la gente tenga tiempo de cambiarse el teléfono durante el estado de alarma. No dejan pasar una.

El primero en sacar el tema Igualada ha sido el colega de TVE Lluís Falgàs cuando ya llevábamos 55 minutos de comparecencia. Le ha preguntado: “¿Cuándo está previsto enviar refuerzos al Hospital de Igualada?”

Ya ven que es una cuestión muy concreta.

No ha respondido.

“Hemos tenido que hacer y haremos muchas actuaciones”, ha asegurado.

“Ahora ya estamos en la fase de poder hablar sobre cómo pueden ser estos refuerzos”, ha añadido.

Y antes de terminar ha insistido que “ahora ya estamos en el punto de poder explicar cómo seran los refuerzos al Hospital de Igualada y de qué manera”.

¡Pero no los ha explicado!.

La respuesta, en este caso, ha durado un minuto y trece segundos.

Antes, Fidel Masreal, de El Periódico, le ha pedido a la consejera Vergés: “¿Cuándo piensan proveer de máscaras y medidas de protección a las residencias de la tercera edad?. Y "¿cuántas sospechas de positivos hay?”.

No ha contestado a la primera.

Que si están trabajando "con mucha coordinación”.

Que “irá llegando todo el material”.

Que "intensificaremos la llegada”.

Tampoco a la segunda.

Ha respondido que “tenemos diferentes positivos en diferentes residencias” pero ha evitado concretar.

Eso sí, ha vuelto a insistir en que trabajan "conjuntamente" con el Departamento de Trabajo y Asuntos Sociales. Sólo faltaría que no lo hicieran.

La contestación se ha prolongado durante un minuto y 24 segundos en este caso.

Yo, por mi parte he aprovechado la ocasión para preguntar a Meritxell Budó -y perdonen la autocita- si fue “un error no suspender el acto de Perpiñán”.

La portavoz del Govern ha contestado, tras tragar saliva, con un “evidentemente no”.

Lo ha justificado diciendo que "en ese momento tampoco se suprimieron otros actos al aire libre”.

Supongo que en referencia a las manifestaciones del 8-M o el mítin de Vox una semana después.

¿Pero cuántas víctimas mortales nos habríamos ahorrado de haberlos suspendidos todos?

Nuestras autoridades -las de aquí y las de Madrid- pecaron de exceso de confianza. Lo estamos pagando carísimo.

Y no he visto en la consejera el menor atisbo de autocrítica. Al contrario, siempre a la defensiva o directamente al ataque.

Si tienen la ocasión de mirar el vídeo fíjense que tuerce la vista. Como si pidiera auxilio con la vista a algún asesor.

En fin, lo dicho, no se puede echar a nadie en momentos difíciles. Que lo arreglen ellos. Pero no sé si transmiten la suficiente confianza.

Para terminar -y para que ustedes puedan acabar de evaluar en manos de quienes estamos- voy a recordar los currículums respectivos.

Miquel Buch (1975) no es que no terminase la carrera es que ni siquiera terminó los estudios de formación profesional.

Acabó entrando a trabajar en la gestoría de la familia.

Eso sí, empezó a militar en la JNC y en CDC en 1996.

Y no le ha ido mal la cosa: fue alcalde de su pueblo, Premià de Mar, durante diez años (2007-2017).

Lo que le permitió ser también presidente de la Asociación Catalana de Municipios (2011-2018).

Y de ahí a diputado y consejero. Aunque ciertamente no le envidio el cargo.

Alba Vergés (Igualada, 1978) es licenciada en Económicas. E incluso tiene una diplomatura en informática por la UOC.

Pero su experiencia en materia sanitaria antes de llegar a consejera era haber sido jefa de administración del Consorcio Sociosanitario de Igualada durante cuatro años (2008-2012).

Como es una entidad pública local deduzco que la colocó su partido. Al fin y al cabo milita en Esquerra desde el 2011 e iba de número tres en la lista en unas elecciones municipales.

Los otros méritos son haber sido presidenta de la sección local des del 2012. Y ser resonsable de salud, bienestar y ciudadanía en la dirección.

Una carrera fulgurante: en menos de diez años de militante de base a consejera.

El caso de Mertixell Budó es distinto porque tiene una licenciatura en farmacia (1993) y hasta un máster en industria farmacéutica (1994).

Pero pasó directamente de alcaldesa de La Garriga -una población de 16.000 habitantes cercana a Barcelona- a portavoz del Govern y consejera de Presidencia.

Semejante salto sólo puede explicarse por su amistad con Carles Puigdemont. La puso él.

Tras haber sido alcaldesa durante dos años (2006-2008) fue descabalgada por una moción de censura.

Aprovechó el tiempo para interesarse por las redes sociales, entonces todavía incipientes.

En el partido le hablaron de Carles Puigdemont y quedó con él: “Nos pasamos cuatro o cinco horas. Él me iba explicando y yo no entendía nada, pero lo apuntaba todo”, explicaba ella misma en un perfil en La Vanguardia.

Nunca un viaje a Gerona fue tan provechoso.

Tras recuperar la alcaldía (2011-2019) y ostentar varios cargos en representación del partido fue catapulada a Presidencia. En protocolo creo que va inmediatamente después del vicepresidente Pere Aragonès.

Que conste que no soy un defensor a ultranza de la universidad. Tuve varias experiencias traumáticas. Tanto en la UAB -donde me aburría soberanamente- como en una Pompeu plagada de capillitas y sobre todo en la UIC gracias a un tal Albert Arbós. Un día habrá que contarlas con pelos y señales. Nos lo pasaremos bien.

Y, como se sabe, el padre de Churchill lo mandó primero a Harrow y después a la academia militar de Sandhurst porque era un mal estudiante.

Mientras que Bill Gates, Steve Jobs y Mark Zuckerberg dejaron la universidad a medias. Quedaba demasiado pequeña para mentes tan brillantes.

Tampoco soy partidario de concebir la política como un compartimento estanco. Más bien al contrario.

Pero entre las respuestas y los currículums quizá pueden hacerse una idea de quien está al mando en plena crisis.

Ya sé que los jinetes del Apocalipsisi eran cuatro, no tres. Aunque teniendo en cuenta que el presidente Torra está confinado en Palau me salen hasta las cuentas.

Publicitat
Publicitat

29 Comentaris

Publicitat
#14 Alberto, Berga, 19/04/2020 - 08:36

"Sortear los cargos públicos de responsabilidad entre los ciudadanos es Democrático.
Tener que elegir a través de unas elecciones, es Oligárquico"
Aristóteles

#13 José carlos, Bcn , 21/03/2020 - 22:52

en el curro ulum de Verges falta trabajo en tienda de zapatos, negocio familiar Falta el marido trabaja en el hospital de Igualada

#12 JOSE MANUEL, BADAJOZ, 20/03/2020 - 13:13

Estoy totalmente de acuerdo con Xavier, como estoy cansando de comentar, aún estando en las antípodas de nuestras ideas políticas, comparto todas sus opiniones porque valen para todas las ideas. Lo que necesitamos los ciudadanos son gestores que manejen el barco y no publicistas que nos atiborran a proclamas. Lo de los actos masivos, ha sido un de

#11 Carlos, Barcelona, 20/03/2020 - 11:55

Torra segueix amb el mantra de tancar tot pero no explica com. Es clar amb excepcions: alimentació, neteja, desinfecció, farmacia..Pensem en un producte agrari que necessita fertilitzants , per tant quimica bàsica, embalatje, per tant fabricants d'envasos, i el fabricants de coles i d'etiquetes i de tinta, i empreses de mantenment de maquines, etc

#10 Sharp, Tarragona, 20/03/2020 - 11:36

En cualquier sociedad, existen los muy listos, los listos los menos listos y los tontos del bote. Tambien los honrados y los no honrados. Pero la pregunta es sencilla. ¿Porque aqui siempre escogemos entre el peloton de los tontos¿. Quizas porque el que manda, busca rodearse de tintios mas que ellos, para que parezcan que son listos.