Publicitat
La Punteta · 28 de Gener de 2019. 07:35h.

BERNARDO FERNÁNDEZ

Bernardo Fernández

Más allá de Vox

El pasado 14 de enero, publicaba, en esta magnífica ventana mediática que es e-notícies, un artículo bajo el título “Desacomplejados;” en el analizaba la irrupción de Vox en el tablero político a partir de los resultados en las elecciones andaluzas del 2 de diciembre.

En aquel escrito ponía sobre la mesa, entre otras cosas, el incuestionable fracaso de los socialistas, pero también la sangría de votos sufrida por el PP a favor de Vox. Los populares perdieron con respecto a 2015 unos 350.000 votos mientras que la derecha extrema obtuvo sobre los 390.000. El trasvase es evidente. De todas maneras, sería una simplificación fiarlo todo exclusivamente a los números.

En mi opinión, las causas que nos han traído hasta aquí son diversas, pero se podrían resumir en una globalización descontrolada, la quiebra del del pacto político establecido tras la Segunda Guerra Mundial entre los diferentes partidos y el triunfo, sin paliativos, del capitalismo más salvaje, tras la caída del Muro de Berlín en noviembre de 1989. Además, en el caso de nuestro país, podríamos añadir lo que algunos llaman la Transición inacabada.

Con ese paisaje de fondo, los Gobiernos (de cualquier color y/o tendencia) están siendo superados por la realidad.

La economía financiera se ha impuesto a la productiva y, en ese contexto, las desigualdades han aflorado con mucha fuerza. Para terminar de arreglar el panorama, la crisis de 2007 ?que aún no hemos superado? castigó, de forma brutal a las clases medias y populares ?espina dorsal de toda sociedad democrática?. Todo eso, se ha convertido en un terreno abonado, excelente, para que florezca el populismo y los líderes mesiánicos.

Que individuos como Trump o Bolsonaro gobiernen es un insulto a la inteligencia. Pero es que, a la vez, se consolidan democracias de calidad dudosa como, por ejemplo, Turquía, Hungría, Polonia o Rusia. Esos dos factores indican con bastante nitidez el estado de la situación a nivel global.

España no es ajena a ese contexto. Aquí el desprestigio de los partidos es grande y los políticos son considerados ineptos y/o corruptos. Ese estado de cosas facilitó en su momento la irrupción de Podemos y Ciudadanos como fuerzas emergentes. Unos como adalides de la pureza ideológica ?de izquierdas, por supuesto? que venían a asaltar los cielos. Mientras que los otros nacieron en Cataluña, para ocupar un espacio que había dejado huérfano el centro izquierda.

En esas circunstancias, que en el panorama político de nuestro país apareciera una fuerza de extrema derecha, como ya había sucedido en otros lugares, era cuestión de tiempo. Ha sido Vox, pero podría haber sido cualquier otro. De hecho, Vox es una escisión no reconocida del PP. Generada, además de por la situación ya comentada, también ha contribuido la dejación del líder de los populares, Mariano Rajoy. Estoy convencido que con Aznar al frente del partido de la calle Génova Vox no hubiera crecido de la forma que lo ha hecho

En cualquier caso, veremos en mayo, cuando se haga el recuento de las diversas elecciones que se han de celebrar, como queda el reparto de votos. Entonces podremos calibrar el peso político real de este grupo emergente.

Me lo decía una amiga que, aunque carece de formación académica, es de esas personas que atesora una gran sabiduría, adquirida a lo largo de los años vividos y la observación minuciosa de los acontecimientos:” ser de Vox y/o votar a la extrema derecha empieza a ser una moda.”

Desconozco sí, como dice mi amiga, esto de la derecha extrema es una moda o algo más profundo. De lo que estoy convencido es de que han venido para quedarse. Y ante esta situación, me preocupa la intransigencia de aquellos que boicotean sus actos, les insultan e intentan agredirlos para impedir que se expliquen o monten sus carpas para hacerse publicidad. Ignoran esos personajes que una de las grandezas de la democracia es acoger en su seno, hasta a los que están en su contra. Quizás es que en el fondo no son tan diferentes.

 

Bernardo Fernández

 

Publicitat

8 Comentaris

Publicitat
#5 Pere, Barna, 31/01/2019 - 19:30

Me parece que el día que ne el colegio dieron la clase de democracia, derechos y asuntos similares, algunos no fueron a cllase.

#4 pepe, andorra, 31/01/2019 - 11:48

q no gobiernen mas personas como Bolsonaro o Trump es lo q es insultante, q politicos cuya unica medida es la corrupcion y q se venden al mejor postor de unas ideologias globalistas q con el disfraz del progresismo se dedican a exterminar la libertad y la idea de civilizacion occidental a marchas forzadas, eso es lo preocupante para mi.

#3 Pere, Barna, 28/01/2019 - 20:48

Ufff, estos de Vox son tan demócratas como los de la CUP que los que no piensan como ellos dicen que son fascistas.

#3.1 pepe, andorra, 31/01/2019 - 11:44

comparar a VOX con la CUP es un insulto propio de un ignorante o de un manipulador. Comparar a Ortega Lara con la sobacos es un insulto y una notable falta de respeto al sr. Ortega Lara.

#2 Silvia, Sabadell, 28/01/2019 - 19:17

Hombre, muy demócratas no son, cuando quieren suprimir la ley de violencia de género, prohibir el aborto y otras.
Son legítimos herederos del franquismo.

#2.1 pepe, andorra, 31/01/2019 - 11:45

y pq no son democratas si quieren suprimir esas leyes totalitarias con la fuerza de sus votos? tan legitimo es aprobar la ley de sexos esa, como la del asesinato de niños en el vientre de sus madres, decir q son legitimos herederos del franquismo es caer en el enunciado de godwin ante la falta de argumentos e ideas para confrontarles.

#1 botifler1914, Sinitaca, 28/01/2019 - 16:27

¿Quien ha dicho que Vox está contra la democracia?

#1.1 pepe, andorra, 31/01/2019 - 11:46

la propaganda maniquea del regimen y todos sus altavoces, q no han aprendido nada de la leccion de Trump y Bolsonaro.