Publicitat
La Punteta · 23 d'Octubre de 2015. 11:34h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

Matar al Papa (artículo en castellano)

¿Cómo puede ser que el único que ha dicho algo sensato sobre los refugiados haya sido el arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares?. El hombre en cuestión se preguntó, en un acto el pasado día 14, si eran “trigo limpio” y si todo ello no sería un "caballo de Troya" dentro de las sociedades europeas. ¿”Dónde quedará Europa dentro de unos años?",  insistió.

Le han dicho de todo, claro. Sobre todo en las redes sociales: xenófobo, racista, de extrema derecha. Al cabo de tres días tuvo que pedir perdón. Se le echaron encima la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el de Valencia, Joan Ribó, los dos muy progres. También la vicepresidenta valenciana, Mónica Oltra. Partidos como el PSOE y Compromís. Incluso organizaciones católicas. Y supongo que los de SOS Racismo debían amenazar con una querella.

Que conste que yo soy agnóstico. No pasé de la primera comunión, me casé por lo civil y mis hijos no están ni bautizados. ¿Pero qué ha sido de la izquierda laica y progresista? ¿Aquella que defiende la separación de poderes, la igualdad hombre-mujer, la laicidad?. Porque con el tema de los refugiados ha enmudecido incluso el primer ministro francés, Manuel Valls.

No pretendo criminalizar a nadie, por supuesto. Mucho menos familias enteras. Ni gente que escapa de una guerra. Pero es evidente que todos los refugiados sirios vienen de una zona en conflicto. En algunos casos incluso controlada por el Estado Islámico. Y es inevitable que se pueda colar alguno. No es racismo, es simple estadística.

Lo advertía el pasado día 11, en una entrevista en El País, el jefe de los servicios secretos del Líbano, Abbas Ibrahim. La periodista le preguntaba: "¿Cree que hay extremistas entre los 1,2 millones de refugiados sirios que acoge Líbano o entre los decenas de miles que huyen en Europa?".

Y él respondía: "Por supuesto, hemos descubierto a muchos extremistas entre los llegados de Siria, con documentación falsa. Más de un año y medio atrás les advirtió de las posibles oleadas de refugiados que saldrían hacia Europa y entre ellos extremistas infiltrados. Ahora comienzan a volver nuestras palabras en serio."

Por eso, espero equivocarme pero hoy 22 de octubre de 2015 hago una predicción: tarde o temprano un terrorista querrá matar al Papa, volar el Vaticano o simplemente provocar una matanza y cuando la pillen -espero que antes de haber logrado su objetivo- averiguarán que vino con la avalancha de refugiados de los últimos meses.

Después de todo, Europa ha sido como un queso gruyère durante las últimas semanas. En muchos casos, han dejado entrar a todos sin ni siquiera tomar las huellas o pedir los datos personales. En Alemania, unos refugiados tiraron del freno de emergencia en un tren a media noche y salieron todos corriendo.

A menudo por la presión de los medios de comunicación y de las ONGs. Pero la política de asilo, de inmigración o incluso la de seguridad de un país es demasiado importante como para dejarla en manos de periodistas y de organizaciones no gubernamentales. Nos jugamos demasiado. Y lo digo yo que soy periodista.

Tampoco se puede dejar, por cierto, en manos de TV3. El Telenoticíes del pasado sábado, 17 de octubre, criticaban el "gobierno de derechas" de Hungría porque s”e escudaba" en la legislación europea para impedir el paso a refugiados sin papeles. Pero es que, efectivamente, la legislación europea exige visados a sirios, iraquíes o afganos para entrar en la UE.

Como decía el portavoz del criticado gobierno húngaro, Zoltanc Kovacs: "El verdadero problema es que, a excepción de Hungría, no ves muchos estados europeos, por no decir ninguna, cumplan sus obligaciones actualmente".

Incluso La Vanguardia ponía un semáforo rojo al primer ministro húngaro, el polémico Victor Orban, al día siguiente por haber cerrado la frontera a "la marea de refugiados e immigrantes que se dirigen a la Europa rica en busca de una vida mejor ". El día que al conde de Godó se le cuelern unos refugiados en tienda de campaña en el jardín de su casa de Pedralbes cambia la línea editorial del diario.

Como la alcaldesa Ada Colau, que ha ido a Lepizig -a 12.000 euros el viaje- para hacerse una foto cuando empieza a tener problemas aquí, pero ¿estaría dispuesta a acoger refugiados en su casa?. Incluso la cancillera Merkel, tan buena en otros aspectos, dijo en un arrebato de sinceridad que ella no los acogería en su domicilio particular.

Y el presidente de la Generalitat, Artur Mas, ponía este miércoles como ejemplo de obra de gobierno -además de la vacunación contra la gripe- la acogida de refugiados. Un país que no puede pagar ni las farmacias. Como aquella película de Manuel Summers: To er mundo e güeno.

Porque, claro, tampoco perderás el tiempo en formalidades burocráticas si son verdaderos refugiados, pero todo el mundo sabe que muchos son inmigrantes económicos que buscan un futuro mejor. De acuerdo: ¿los dejamos entrar a todos, entonces?.

Si sí, derribamos también las vallas de Ceuta y Melilla, cerramos los CIE, legalizamos los 'top manta' y sálvese quien pueda: ¿por qué tenemos que cerrar el paso a magrebíes o senegaleses si dejamos entrar a eritreos, por ejemplo?.

Parece mentira que Angela Merkel, que suele cometer pocos errores, actuara de otra manera en un tema tan delicado como éste. Para mí que tenía remordimientos de conciencia tras las críticas recibidas por su trato en Grecia y la frialdad con aquella niña palestina.

Ahora el daño ya está hecho: se ha producido un efecto llamada, los países balcánicos están desbordados, otros límitrofes -como Turquía o Serbia- los dejan pasar sin problemas y las cuotas asignadas a cada estado quedarán pronto superadas si no lo están ya.

Menos mal que en Alemania tienen remordimientos de conciencia por la II Guerra Mundial y los acogieron con los brazos abiertos, incluso aplaudiendo, pero juraría que tarde o temprano le pasará factura electoral a la canciller Merkel. Que no le cueste incluso el cargo.

Porque ¿qué han hecho los gobiernos europeos? Nada, atenazados entre las imágenes sobrecogedoras y la presión de los medios de comunicación, se han movido entre la inoperancia y la ineficacia. La última idea genial ha sido ofrecer a Turquía anular los visados de entrada. En el barrio berlinés de Kreuzeberg, que ya es más turco que alemán, eben estar contentísimos.

En Europa somos de una ingenuidad supina en este tema y en el de la inmigración en general: es conmovedora, por ejemplo, la solidaridad del resto de países árabes con los refugiados sirios. Se los han sacado literalmente de encima. Y eso que son de su misma confesión religiosa.

Quizás países como Túnez ya tienen suficientes problemas intentando sacar adelante una democracia precaria, pero ¿y el rey de Marruecos, que tiene nueve palacios sin contar el castillo cerca de París?. ¿Y los ricos emiratos árabes, incluida Arabia Saudí ?. No, nada. A pesar, por cierto, que son también los mismos que han lanzado gasolina en la zona.

¿Acoger refugiados? Sí, pero con orden y bajo estrictas medidas de control para no tener ningún susto. Incluso habría que exigir un compromiso de integración: ¿usted quiere venir en Europa ?. Cojonudo, pero debe comprometerse a aprender la lengua o las lenguas -en Catalunya hay dos oficiales- en un plazo prudencial y asumir los valores -sí: los valores- propios de Occidente: la igualado hombre- mujer, la separación de poderes, la democracia parlamentaria. ¿Se han dado cuenta de que, en todas las entrevistas televisivas, sólo hablan hombres? A las mujeres no las dejan ni hablar.

La crisis de los refugiados se ha llevado tan mal -incluido nuestro ministro del Interior, Jorge Fernández- que, entre otros efectos, disparará las expectativas de la ultraderecha en todo el continente como ya empieza a ocurrir en algunos países europeos.

Nuestra izquierda pija y progresista -de Iniciativa el PSC pasando por Podemos- debería saber que, en Francia, los antiguos votantes del Partido Comunista de George Marchais -que había llegado a ser uno de los más importantes de Europa junto con el PCE y el PCI se han pasado en masa al Front National de Marine Le Pen.

Publicitat

1 Comentaris

Publicitat
#1 Juan Carlos, Valencia, 23/10/2015 - 18:27

Buena entrada!!!, el ataque a D.Antonio Cañizares ha sido brutal, únicamente ha manifestado algo que todos tienen claro.
Me gustaría que los Colau, Ribó y Oltra mostraran las llaves preparadas para acoger a los refugiados...... NINGUNA!!!!
Menos mal que las FFCC del estado ya están esperandolos.