Publicitat
La Punteta · 3 d'Octubre de 2018. 12:26h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

Mi héroe Adolfo Suárez

 

A mí Adolfo Suárez me caía bien.

Quizá por mi padre. Cuando lo veía por la tele se ponía hecho una furia.

El hombre era muy franquista. Para él Suárez era un “chaquetero”.

Una palabra que se puso de moda durante la Transición para definir a los conversos.

Ahora los conversos están de moda con el proceso. El 20% de independentistas, aproximadamente, son de nuevo cuño.

Todos los que critican la Transición no la vivieron. Se hizo lo que se pudo. Que ya fue mucho.

Es cierto que había un pacto sub judice: democracia a cambio de amnesia. Ningún dirigente del franquismo fue enjuiciado.

Pero todavía recuerdo el poder del Ejército. No hubo sólo el 23-F. También la Operación Galaxia o el plan aquel de volar la tribuna de autoridades durante un Día de las Fuerzas Armadas en La Coruña.

Y las primeras elecciones generales -con la Pasionaria, Carrillo y Fraga en el mismo hemiciclo- fue un éxito. ¡Hasta volvió Tarradellas! Yo estaba aquel dia encajonado entre la multitud. Ni siquiera puede llegar a la plaza Sant Jaume.

Pues bien: Suárez fue el hombre. Ni siquiera salía en las quinielas porque había otros con más pedigree delante suyo: el propio Fraga, Fernández Miranda, Areilza.

En el fondo era un outsider. Un chico de Ávila. Un “chusquero de la política” como él mismo se definió.

Fernando Ónega, que creo que fue director de prensa de Moncloa con apenas 29 años, publicó hace unos años un libro (1) para hacerle justícia.

Necesita un par de páginas -las 74 y 75- para describir las reformas trepidantes que se hicieron en apenas unos meses.

Conviene recordarlas. Y no las pongo todas:

- 30 de julio del 1976: primera amnistía
- 18 de novembre: Ley para la Reforma Política
- 15 de diciembre: Referéndum para la reforma política
- 4 de enero: supresión del Tribunal de Orden Público
- 8 de febrero: legalización de los partidos
- 4 de març: reconocimiento del derecho de huelga
- 1 de abril: disolución del Movimiento Nacional
- 15 de juny: elecciones generales

Las reformas que hizo Suárez son sólo comparables a las de Roosevelt durante la Gran Depresión.

El presidente norteamericano, en cuanto llegó al cargo, también se puso las pilas. Los cien días más gloriosos de la historia. ¡Impulsó una docena de leyes!

Roosevelt y Suaréz tenían algo en común: olfato. Instinto para la política. El primero hasta abolió la ley seca. El segundo legalizó el juego. ¡Alguna alegría había que dar!

En fin, la historia es conocida. Luego creo que ni la vida ni la política ni la salud trató bien a Adolfo Suárez. No se lo merecía.

Pero estamos donde estamos gracias él. De acuerdo, no es una democracia perfecta pero es una democracia.

Incluso Joan Tardà, en el segundo debate frustrado de investidura de Pedro Sánchez -los de antes de la moción de censura- reconoció que "tuvo mucho coraje”.

La gan desgracia de la Catalunya contemporánea es precisamente que Artur Mas no se atrevió a ser ni Suárez ni Roosevelt. Es más fácil echarse al monte que gobernar. Sobre todo en los momentos difíciles.

Allí empezaron nuestras desgracias. Lo pagaremos carísimo. La decadencia de Catalunya -digo la decadencia, no la independencia- comenzó entonces.

Será un proceso lento pero irreversible si no le ponemos remedio a tiempo. Y cada vez está más complicado.

 

(1) Fernando Ónega: "Puedo prometer y prometo. Mis años con Adolfo Suárez".  De Bolsillo. Barcelona, 2013

Publicitat

15 Comentaris

Publicitat
#7 FERRANOT, BARCELONA, 04/10/2018 - 10:46

Cuando se habla, despectivamente, del régimen del 78, creo que se hace, más que con maledicencia, con absoluta ignorancia de lo que fue el momento histórico. Como muestra, un botón: muchos militares golpistas (había muchísimos, entonces) tenían como referente la Argentina de Videla. Había que tenerlos bien puestos para estar en política entonce

#7.1 Jordi BR, L'H, 04/10/2018 - 17:35

Cierto Ferranot, creo que los políticos de entonces superon bailar en un campo de minas, y hay que entender la Constitución en ese contexto, y por ello 40 años después en un contexto diferente es necesaria la reforma. Por cierto, me niego a aceptar a Suárez como el gran héroe, quien rompió los PActos de la Moncloa, no olvidar a Torcuato Fdez

#6 FERRANOT, BARCELONA, 04/10/2018 - 10:45

Tuvo luces y sombras, como todo político. Sin embargo, fue, con otros, capaz de alumbrar una Constitución como la del 78 que era absolutamente rompedora con las leyes franquistas hasta entonces imperante. Y capaz también de llegar a acuerdos como los de la Moncloa. El momento era excepcional y lleno de peligros, pero supo llevar la navea puerto.

#5 opinador, Barcelona, 03/10/2018 - 18:47

..todo ello parecen logros de escasa importancia tras 40 años de democracia, pero en aquel momento cada movimiento en la línea de las reformas se jugaba sobre un tablero complejo y arriesgado; evidentemente nuestra democracia es mejorable, pero qué democracia no lo es, y depende de todos que así sea

#4 Perplex, Barcelona, 03/10/2018 - 17:53

Ya quisiéramos muchos que alguno de los políticos actuales (incluyo a los del "proces") fuera comparable a Adolfo Suarez... Así nos va

#4.1 Jordi BR, L'H, 05/10/2018 - 12:35

Sin quitar mérito a la transición, pero tampoco creo que se tengan que mitificar,te doy dos ejemplos que te recordarían actuaciones actuales:

Suárez, rompió los pactos de la Moncloa, diciendo "ahora me toca gobernar a mí" cuando dieron muchos beneficios

González, con los militares al acecho, hizo una oposición bestial para debilitar a Su

#3 opinador, Barcelona, 03/10/2018 - 16:12

Suarez, bregó con una situación muy complicada (por decirlo suave); consiguió mantener el equilibrio entre una dictadura decadente pero aún con poder y la voluntad de los españoles de mirar hacia el futuro y romper con un pasado que lastraba al país; conseguir el harakiri de las Cortes, legalizar al partido comunista, traer a Tarradellas,...

#3.1 Jordi BR, L'H, 05/10/2018 - 12:38

Suárez fue injustamente tratado en aquel entonces, y muy sobrevalorado en la actualidad, sin el papel de Gutiérrez Mellado controlando al ejército y Torcuato Fernández Miranda moviendo los hilos, aparte del trabajoy las concesiones del nacionalismo vasco y catalán, y las de Carrillo y González, absolutamente nada de todo esto se hubiera cerrado