Publicitat
La Punteta · 2 de Setembre de 2018. 18:11h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

Miquelets al ataque

Torra, el pasado 13 de agosto, rodeado de miquelets

 

Una de las constantes del proceso es la manipulación de la historia o incluso la idealización del pasado. Torra volvió a hacerlo a mediados de agosto cuando apeló al espíritu de la batalla de Talamanca (Bages), la última ganada por las tropas austriacistas antes de la debacle de 1714.

Rodeado de miquelets, dijo aquello de “o libertad o libertad”. A mí me recordo el “o referéndum o referéndum” que se sacó de la manga Puigdemont para sobrevivir a la cuestión de confianza de la CUP. Así estamos.

El president proclamó que “para hacer efectiva la República necesitamos toda la capacidad de sacrificio” y que “en 1714 Barcelona resistió porque tenía todo el país detrás” obviando que finalmente cayó. Además, tampoco es cierto porque muchos nobles y burgueses estaban esperando en Mataró a poder regresar.

Por eso hay que empezar a desmitificar los miquelets. No eran unos angelitos de la caridad. Ni tan sólo unos desinteresados luchadores por la libertad como quieren hacernos creer. Al contrario, en ocasiones eran incluso peor que los tropas borbónicas.

No lo digo yo. Lo explica la “Història de Catalunya” (2004) dirigida por Albert Balcells. Traduzco directamente del catalán: "El peso de las contribuciones, las tropelías de las tropas y los cuerpos de miquelets perpetraban contra la población civil, la ruina y miseria en que cayeron muchas poblaciones abatieron el entusiamo austriacista inicial" (página 499).

Más adelante añade: “A las acciones de los ejércitos regulares se añadían las de los cuerpos de miquelets. La espiral de guerra, miseria y violencia había arruinado muchos agricultores y trabajadores de oficios, los cuales encontraban en los cuerpos mercenarios de los miquelets una forma de vida pero con un comportamiento en la guerra más encaminado hacia el pillaje y el latrocinio que otra cosa” (página 502).

Para los que no estén muy duchos en la historia de Catalunya, por otra parte comprensible, hay que decir que Albert Balcells (Barcelona, 1940) es un historiador nada sospechoso de estar al servicio del CNI. Ni tan siquiera del PP.

Al contrario, la Generalitat le editó en 1991 otra obra fundamental: la “Història del nacionalisme català”. A mí hay dos volumenes que me impactaron mucho de joven. Una es ésta. La otra es “Regionalistes i Nacionalistes (19898-1931)” de Borja de Riquer publicada por la mítica editorial Dopesa. Entonces dirigida por Higini Clotas, que con el tiempo sería vicepresidente del Parlament. La directora de la colección era Montse Mateu. Quiero darle las gracias a ambos desde aquí por la tarea realizada.

Lo que pasa es que el citado Albert Balcells nunca fue marxista ni del PSUC y, por tanto, no alcanzará nunca la fama de Josep Fontana. Hace años me lo encontré por casualidad en el Ateneu Barcelonés y casi me puse de rodillas en señal de agradecimiento.

Desde luego, a la mitificación de los guerrilleros austriacistas también ha contribuido TV3 como no podía ser menos. Recuerdo que en el 2016 pasaron una pieza sobre la Fiesta de los Miquelets de Olesa de Montserrat.

La crònica recordaba la última reunión de los soldados mandados por el Marqués de Poal y como heroicamente decidieron ir al rescate de la asediada Barcelona. Suerte que la pieza acababa con una aclaración del propio periodista que hacía la conexión en directo. Ni siquiera llegaron a las inmediaciones de la ciudad: fueron detenidos en Pallejà (Baix Llobregat) por las tropas borbónicas. Los catalanes, a veces, somos masocas.

Publicitat

13 Comentaris

Publicitat
#9 Blop, Bcn, 04/09/2018 - 23:21

Si Rafael de Casanoves se levantara de la tumba se le revolvian las tripas. Que bien acabó de notario en el lo que hoy es el Baix Llobregat si no estoy errado...

#8 POCA BROMA AMB LES COSES DE MENJAR, Barcelona, 04/09/2018 - 12:16

la provocacio constant, te els seus perills seriosos
i qui dia rera dia "siembra vientos" que pot collir?

Ja es prou lamentable veure un govern solament PER LA MEITAT dels ciutadans
que tret de provocar, no fa res
i resolgui el problemes NO AL PARLAMENT, NO
al carrer barallant-se el poble
pena i por

#7 Decebut, bcn (tbn), 04/09/2018 - 03:16

Els nostres miquelets d'avui dia també estan aconseguint que cada cop més gent es vagi desmarcant d'aquesta història.

#6 Capit@n España, The broquil is over, 03/09/2018 - 12:40

«Quien controla el presente controla el pasado y quien controla el pasado controlará el futuro» 1984, George Orwell

#6.1 pepe, andorra, 03/09/2018 - 15:02

ya, pero orwell no sabia q existirian las redes sociales e internet, afortunadamente. Si no fuera por eso, estariamos bien jod.idos....

#5 Pepe, Alacant, 03/09/2018 - 09:37

Falsificar la historia es la marca distintiva del despotismo, el de Torra, el de Sánchez, y la de cualquiera que no quiera admitir la verdad (que sabe cierta) sobre lo ocurrido, y pretenda reconstruir otra a su medida. Por fortuna en una sociedad democrática su intención es muy difícil.