Publicitat
La Punteta · 8 de Juny de 2019. 19:21h.

ÀLEX PORQUERAS

Secretari d'organització de Lliures

No bajo la sombra de Artur Mas

Los resultados de las últimas elecciones municipales en Catalunya, nos dibujan varias imágenes de obligado estudio y balance.

Uno de los partidos hasta ahora hegemónicos en Catalunya, el PDeCat o JuntsxCat, La Crida o llámese como proceda en cada momento, han obtenido uno de los peores resultados desde sus inicios.  Unos resultados que sitúan al partido de Puigdemont al borde del abismo a lo que se refiere a política de proximidad, de cercanía, de territorio.

No ha sido así en los resultados europeos, donde la marca Puigdemont ha conseguido sumar un buen número de sufragios. Hecho que denota que la figura del “president” huido, sólo aporta valor a la propia persona en lugar del partido, que ha sido, con el consiguiente enfado de muchos, el partido, las personas: utensilio de usar y tirar.

Esta dantesca situación, apoyada por un generalizado malestar, dentro de “sus filas”, está propiciando un tímido acercamiento – peligroso regreso-, por parte de Artur Mas a la política catalana. Socapa de moderación, pero mucho me temo debido a la pérdida de poder y sillas, provoca que otras figuras implicadas en el “procés” y rechazadas por Puigdemont: Pascal, Campuzano, etc., procurarán situarse ahora bajo nuevas alas que les den cobijo.

Vivimos una situación con dos bloques claramente enfrentados, uno de ellos con un creciente sentimiento de descontento y engaño en la soñada y mencionada Ítaca: la independencia, un sueño que se ha quedado en eso, un sueño imaginario, sin lógica, ni legalidad, ni futuro. Por otro lado, el bloque de la crispación y del enfrentamiento de los que se denominan “anti independentistas”. En medio de estos dos bloques, más de 250.000 personas esperamos cansados pero esperanzados, el fin de esta situación.

Ahora más que nunca, es momento para facilitar el entendimiento, el acercamiento y el diálogo. Un entendimiento para agrupar a los que nos consideramos catalanistas, pero catalanes descontentos con la situación actual, capaces de hacer balance para saber cómo hemos llegado hasta aquí. En mi humilde opinión este balance, deja una cosa clara, no así, no bajo estas alas y a la sombra de Mas & cia, iniciador y corresponsable de la situación actual.

Es necesario, y allí estamos, en un gran proyecto para las próximas elecciones autonómicas, pero no debe recoger planteamientos independentistas del tipo: ahora no toca, lo hemos hecho mal y lo intentaremos más adelante, NO.

Debe ser un proyecto nuevo, de personas nuevas y sin mochila, un partido catalanista no independentista, de centro, con ideas claras y absoluto respeto a la legislación vigente, un partido que genere ilusión, que agrupe iniciativas válidas actuales y desde el que se haga política de verdad, política centrada en las personas.

Àlex Porqueras - @aporqueras

Publicitat

0 Comentaris

Publicitat