Publicitat
La Punteta · 10 de Febrer de 2019. 23:10h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

No es un juicio contra Catalunya

 

Mienten. Descaradamente. Y lo peor de todo: conscientemente.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, va diciendo que el juicio en el Supremo es contra “el pueblo de Catalunya”.

“Un juicio contra la democracia y contra el derecho de autodeterminación”, afirmó durante la sesión de control del pasado miércoles el Parlament.

No es cierto. No es un juicio contra Catalunya, es un juicio contra los dirigentes independentistas por unos presuntos delitos. Graves, por cierto.

¿Ya no recordamos a Puigdemont posando con las cinco notificaciones del TC como si fueran trofeos de caza? ¿O sonriendo cuando las recibía junto a Junqueras? ¿Y Meritxell Ruiz, Neus Munté, Raül Romeva, Josep Rull y Dolors Bassa haciendo lo mismo en los pasillos de la cámara?

ultimtuitt.jpg

De hecho, el propio exvicepresidente, Oriol Junqueras, lo ha admitido en un artículo en La Vanguardia. No es un juicio contra Catalunya sino contra “una gran parte de la sociedad catalana” o al menos de sus representantes políticos.

Eso es más ajustado a la verdad: es el 47,5% de los votos, más de dos millones de catalanes. Por supuesto es mucha gente pero incluso con esos porcentajes no son toda Catalunya.

Mientras que el president del Parlament, Roger Torrent, dijo el sábado en la Pobla de Segur (Pallars Jussà) que su predecesora, Carme Forcadell, se la juzga sólo "por el simple hecho de haber permitido que el Parlamento se pueda hablar de todo".

Otra mentira. Y de las gordas. Además lo sabe.

A Carme Forcadell se la juzga por haberse pasado por el forro las mismas notificaciones del TC. Y eso que fue advertida por el Consell de Garanties Estatutàries y por los propios letrados de la cámara.

¿Ya no nos acordamos de cuando decía que “ni advertencias ni intimidaciones nos harán abandonar”? Y espero que salga lo más bien librada posible.

21640-screensnapz006.jpg

 

Es incontable el número de posverdades, fake news, medias verdades y eufemismos con que han envuelto proceso. Había que dorar la píldora.

Así, a bote pronto:

- El món ens mira

- Està a tocar

- Las empresas no se irán

- Será un win-win

- Som un sol poble

- Continuaremos en la UE

- Mantendremos el euro.

Y no están todas, desde luego.

De hecho el presidente Torra todavía ha insistido en otra este domingo, tras el presunto pinchazo de la manifestación de Madrid, cuando ha mencionado el eventual “consenso del 80% de la sociedad catalana sobre el derecho de autodeterminación".

¿Saben de donde sale este 80%? ¡De encuestas! Una de Rac1 del año 2012, entre otras.  Con los datos en la mano nada lo justifica porque, como decía, los partidos independentistas nunca han superado el 47% de los votos. Y no en una sino en dos elecciones: las del 2015 y las del 2017.

Por eso hay una cosa peor que mientan -suficientemente grave en caso de líderes polítcos con cargo oficial- es que la gente se lo trague.

¡Incluso la prensa! La estrella de TV3 Toni Soler venía a decir en un artículo en el Ara el 14 de octubre del 2018 -acertamente titulado "La mentira glogal"- que han mentido pero cómo mienten todos y son los nuestros no pasa nada.

“Aceptemos que los dirigentes independentistas falsearon la realidad y prometieron aquello que, por decirlo, suavemente, improbable", afirmaba entonces. “Pero en la política catalana de los últimos 40 años, ¿alguien ha dicho la verdad?”, añadía para justicarse.

La sociedad que acepta estas incongruencias, no hace examen de concicencia y ni siquiera tolera las críticas es una sociedad abocada al fracaso.

A mí se me ha ocurrido decirlo en un vídeo y dos seguidores -presumo que ambos fervientes partidarios del lazo amarillo- me han recomendado encarecidamente que asistiera a la manifestación de Madrid.

tuitsenseratlles.jpg

¿Acaso decía yo alguna mentira? ¿El fin justifica los medios? ¿Hay que negar la realidad? No. Me niego rotundamente. Como periodista y como persona.

Con independencia o sin, así no saldremos adelante. El proceso ha sacado lo peor de todos nosotros. Pero de unos más que de otros. 

 

Publicitat
Publicitat

21 Comentaris

Publicitat
#13 Guifrè, Bcn, 13/02/2019 - 23:01

Es un juicio contra los que creen que Cataluña es su nación, que tienen mayoría parlamentaria, y quieren que ésta decida democráticamente su futuro.

#13.1 Pepe, Alacant, 14/02/2019 - 12:54

Quienes creen eso, soslayan que lo quieran o no, forman parte de una nación mayor, con un parlamento con más autoridad que la suya, y quienes deciden su futuro es el pueblo español en su conjunto, no únicamente ellos. Contra eso cabe rebelarse y ganar, pero los han derrotado, esa es la cruda realidad.

#12 Rufian & Talegon -Jokes-, La Mina al Pruses, 13/02/2019 - 01:49

Es un juicio a la Banda golpista del 3%.

#11 H22, barcelona, 12/02/2019 - 20:31

Pues nada. Si tienen tan claro que ya estan condenados de antemano les recomiendo rezar un poquito que en España tenemos muchos Santos y Vírgenes con fama de milagreros. No hay que perder la esperanza

#10 M, Sabadell, 12/02/2019 - 13:21

Estos políticos independentistas no pueden decir la verdad, pues en el momento que lo hicieran se verían obligados a marcharse inmediatamente a sus casas y a esconderse durante un largo tiempo, por lo tanto solo les queda que ir divulgando mentiras para no romper el guión iniciado hace seis años y de paso ir viviendo del negocio que se han montado.

#9 Jose, Barcelona, 12/02/2019 - 07:11

La democracia española supera en calidad a las de nuestro entorno, según los organismos internacionales. Hay división de poderes. Permitamos, pues, el juego democrático: los fiscales acusan y los jueces deciden. Y el fiscal, ante la duda entre sedición o rebelión, ha de acusar por el delito más grave. Después ya se verà.