La Punteta · 26 de Setembre de 2022. 10:31h.

BERNARDO FERNÁNDEZ

Bernardo Fernández

Peleas de patio de colegio

Desde que se constituyó el actual Govern de la Generalitat, en mayo de 2021, los enfrentamientos entre los socios del Ejecutivo (ERC y Junts) han sido una constante. Los motivos han sido variopintos, pero los rifirrafes frecuentes.

Con esa situación de enfrentamientos gubernamentales, como telón de fondo y con el ambiente político muy enrarecido, llegamos a las vacaciones de verano La razón fundamental: la suspensión de Laura Borrás como diputada y, como consecuencia, la pérdida de la presidencia del Parlament.

El inicio de este curso ha sido eléctrico. A JxCat le faltó tiempo para lanzar un órdago a Pere Aragonés, amagando con salir del Govern si no se optaba netamente por la independencia. Sin solución de continuidad, la ANC, quizás porque la Diada de este año se presentaba un tanto descafeinada, quiso caldear el ambiente y puso un poco más de sal en el cisma independentista al acusar al Ejecutivo catalán de no trabajar por la secesión, y advertía que, de seguir en esa línea, a las próximas elecciones autonómicas podrían presentar una candidatura propia, si no se cambia de estrategia. Olvidó Dolors Feliu, la actual presidenta de la ANC, aquel popular refrán que dice “no muerdas la mano que te da de comer”. La señora Feliu y sus comilitones no calcularon que si el Govern de la Generalitat dejase de subvencionar a la ANC, tan generosamente como lo hace ahora, la entidad iba a durar “Lo que duran dos peces de hielo en un güisqui on the rocks”, que canta el gran Joaquín Sabina.

Después de todo esto, y cuando parecía que las aguas políticas catalanas podían volverse a encauzar, Oriol Junqueras se descolgó diciendo que “algunos líderes de Junts se tapan la corrupción con los del PSC…”. Y claro, la respuesta no se hizo esperar. Jordi Turull, secretario general de JxCat, acusó a Pere Aragonés de “hacer recular” el independentismo, el exconvergente considera que “no se puede actuar unilateralmente al margen del acuerdo del Govern”.

Desde luego, el jaleo que hay entre independentistas es más que considerable. Ahora bien, el sentido común y la lógica política (no siempre coincidentes) nos dicen que, ni el horno está para bollos, ni hay que dar saltos mortales sin red. Mientras que en ERC, aunque dan una de cal y otra de arena, parece que han optado por el pragmatismo, las dos almas que conviven en Junts luchan por imponer su criterio. De momento, da la sensación que son los más hiperventilados los que están ganando la partida. Lo peor es que no están dispuestos a aprender de sus propios errores y dicen estar decididos a volver a las andadas.

La cuestión es que salir del Govern supondría para Junts muchos más inconvenientes que beneficios. Por ejemplo, JxCat es un partido en construcción y necesita consolidarse; esa tarea siempre es mucho más fácil a cubierto desde las instituciones que si se está a la intemperie. Su presidenta está suspendida a la espera de juicio, el secretario general está inhabilitado y los consellers no son diputados. Por lo tanto, si salen del Govern lo tendrán muy complicado para conectar con la ciudadanía. Estamos a siete meses de las elecciones municipales y eso puede ser una ventana de oportunidad para empezar a pisar territorio. Además Junts puede pescar algún alcalde en los restos del naufragio del PDeCat. Da la sensación de que en el partido postconvergente no se han enterado de la gran utilidad que tiene la caja de resonancia que significa estar una institución, cuanto más alta mejor. Y si salen del Ejecutivo no serían ni más ni menos que un grupo parlamentario en la oposición… el tercero, por detrás en número de escaños de PSC y ERC. ¿Tendrían entonces mejores condiciones para llevar a cabo su proyecto que estando en el Govern?

Y si alguien piensa que la hipotética ruptura de Junts supondría un adelanto electoral, que se lo vaya quitando de la cabeza. Porque entre otras cosas, el conseller de Economía, Jaume Giró que por cierto es de JxCat, ya está negociando los presupuestos con los Comunes y el PSC siempre estará dispuesto a echar una mano cuando haga falta.

Ahora hay que ver cómo se desarrolla el debate de política general y cómo salva la dirección de Junts el escollo que supone consultar a la militancia sobre la continuidad o no del partido en el Govern. Para empezar, ya llevamos unos días en los que la bronca intergubernamental ha bajado en muchísimos decibelios y, aunque se ha oído algún que otro reproche, como el de Junqueras a Giró por negociar los presupuestos y negociar los presupuestos, “con los que no quieren ni la amnistía ni la independencia”, ha sido cono sordina. Y por si acaso, Laura Borràs ha reculado y ha dicho que Junts nunca planteó un ultimátum. Menos mal que existen hemerotecas y hacen que las mentiras tengan las patas muy cortas.

Por todo lo expuesto, y alguna razón más que me dejo en el tintero, es por lo que he titulado esta columna como peleas de patio de colegio. Claro que tanto va el cántaro a la fuente que cualquier día ocurre una desgracia.

Publicitat
Publicitat

3 Comentaris

Publicitat
#3 pepe, Andorra, 27/09/2022 - 11:15

Q si se cierran las autonomías nos ahorraremos una pasta y se cerraran todos los pesebres de los políticos, lo q ha sido de toda la vida un señor feudal en su feudo. Eso son las autonomías. Por eso acordaron las elites corruptas del franquismo, con las nuevas elites corruptas, el reparto de nuestro dinero.

#2 pepe, Andorra, 27/09/2022 - 11:13

Los problemas y cotilleos de los señores feudales y sus vasallos y siervos, me importan nada. Entiendo q hay q pagar las facturas y q el poder es el q paga las facturas. Pero despues de 40 años de mentiras, teatro y saqueo generalizado de nuestros bolsillos a cambio de nada, me interesan otras cosas, como por ejemplo, cerrar todas las autonomias.

#1 pepe, Andorra, 27/09/2022 - 11:12

caballero, si no fuera pq son como el perro del hortelano, si no fuera pq son unos parasitos y si no fuera pq no dejan de tocar las narices con sus impuestos y su cara dura, esto le importaria un huevo y la yema del otro a cualquier currante o pechero, ahora autonomos. Si son galgos o podencos o si los angeles tienen o no sexo, me importa un huevo.