La Punteta · 6 d'Octubre de 2022. 06:09h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

¿Por qué puede salir el no?

El conseller Giró, con un patrimonio de siete millones, hace campaña por el sí

 

Porque hay cabreo.

Voto de castigo.

Cuando se calienta a la gente a veces pasa lo que pasa.

Y porque no sería la primera vez.

Recuerden el maldito año del 2016.

Primero fue el Brexit (junio).

Parecía imposible que los británicos dejaran la Unión Europea.

Sin embargo, pocas semanas antes estuve en el Parlamento Europeo y en los pasillos ya se mascaba la tragedia.

Había gente que no las tenía todas consigo.

Luego tenemos el referéndum de Colombia (octubre). El acuerdo de paz con las FARC. El fin de cuarenta años de terrorismo, casi de guerra civil.

Parecía imposible. Todo el mundo quería la paz según los medios de comunicación.

Salió no. El presidente Juan Manuel Santos se la tuvo que envainar. Al menos temporalmente. Luego hizo un tejemaneje.

O la victoria de Trump (noviembre).

Trump venció contra todos.

Contra su propio partido, que no le quería.

Contra Hollywood (excepto Clint Eastwood).

Contra la prensa: la CNN, el New York Times, el Washington Post. Hasta periódicos republicanos se pasaron el bando demócrata.

Contra Silicon Valley: las tecnológicas. Luego le han dejado hasta sin twitter. ¡A todo un expresidente de Estados Unidos!

Y sin embargo obtuvo casi 70 millones de votos.

En parte gracias a las redes sociales, que habían sustituido a los medios tradicionales.

En las elecciones del 2020 superó su propia marca personal: 74 millones de votos!

A pesar del covid y la crisis.

Pero Biden consiguió 81. Aglutinó todo el voto anti Trump.

Luego, con el asalto al Capitolio y aquellos 187 minutos de parálisis, ya es otro cantar.

Por eso, una cosa es lo que digan o piensen los medios de comunicación y la otra los votantes.

Los medios de comunicación han dejado de ser los intermediarios entre el poder y los ciudadanos.

Ahora, con las redes, se informan por sí mismos.

De hecho, en esto los catalanes también fuimos pioneros.

Acuérdense de las elecciones del 2012.

Aquellas en las que Mas perdió doce diputados de golpe: de 62 a 50.

No hubo nunca victoria tan amarga. Casi podríamos decir que el proceso, en realidad, empezó ahí.

Porque pasó de rozar la mayoría absoluta -68 en el Parlamento catalán- a echarse en los brazos de ERC que, todo hay que decirlo, no es la ERC actual.

Mas convocó aquellos comicios del 25 de noviembre con los dos grandes grupos de comunicación de Catalunya a favor.

Uno, público. La Corpo: TV3, Catalunya Ràdio.

El otro, privado.

El Grupo Godó, que entonces tenía hasta una televisión: La Vanguardia, Rac1, 8tv.

No se había visto nunca tanta hegemonía mediática y, no obstante, se estrelló contra la realidad.

Por eso, vamos a ver qué pasa.

Ayer me encontré al consejero de Economía, Jaume Giró, en los pasillos del Parlament después de que hiciera campaña decidida por el sí y le dije: “Ahora seguro que sale el no”.

Se mostró segurísimo de que saldría el sí. Hasta se jugó una comida, envite que no acepté.

Claro, le va el sueldo: casi 120.000 euros al año aunque con un patrimonio personal de siete millones no le viene de aquí.

En efecto, Junts tiene 250 altos cargos que no quieren dejar de percibir nóminas de entre 80.000 y 110.000 euros al año.

Fuera hace mucho frío. Incluso a pesar de que todavía gocemos de temperaturas primaverales.

Además, me decían también, la dirección debe estar sometiéndolos ya una presión "brutal".

Y, por si fuera poco, hay 350 alcaldes que dependen de ERC para renovar la alcaldía o seguir formando parte del gobierno municipal tras las próximas elecciones de mayo del año que viene.

Pero los del no están haciendo una campaña firme y sin complejos.

Muchos tienen sueldo del Parlament -no del Govern- o incluso han dejado de tenerlo como la propia Laura Borràs.

Y algunos, como Jaume Alonso-Cuevillas -al que echaron de la Mesa: cobra menos-, se ha mostrado hasta sincero: hay que salir del ejecutivo porque viene una “crisis económica de caballo”.

Se agradece al hombre tanta franqueza. Eso se llama solidaridad con los socios de gobierno.

Han creado un marco mental en que los del no que son los buenos.

Los del sí no se atreven a hacer campaña -excepto los consejeros del Govern- porque ahora son los tibios, los moderados, los botiflers.

Ni siquiera Jordi Turull, el secretario general, se atreve a revelar su voto porque sabe que, si sale el no, tendría que dimitir.

Por eso, puede pasar de todo. Con Junts nunca se sabe. Ahora ellos son los hiperventilados. Y la hiperventilación se paga.

Publicitat
Publicitat

6 Comentaris

Publicitat
#5 Sergi Sergio, Barcelona, 06/10/2022 - 15:05

Es posible porque como no paran de cagarla desde el 2012 y ya son 10 años de cagadas continuas, una tras otra, pues volveran a cagarla. lo logico.

#4 SE LA JUGAN, Barcelona, 06/10/2022 - 13:48

MASSA INTERESOS EN JOS
MASSA CALERETS EN JOC
MASSA INFLUENCIES EN JOC

Osigui HAN FICAT LA POTA
o s'han passat de frenada
i ara CAL RECULAR

Qui pagara la broma ?

#3 Marti, Palafrugell, 06/10/2022 - 11:23

Una cosa es segura: salga lo que salga, JxCobrar seguirá de una forma u otra en el govern, parlament, diputació, ajuntaments...
¡Pues no saben nada los héroes de la patria!

#2 Onofre de Dip, Vigo, 06/10/2022 - 10:31

Al día siguiente de que se convocaran las elecciones del 2012 cogí el tren de los FGC a las 07:15, como cada día. Al subir al convoy, en aquel momento totalmente vacío, me encontré, cuidadosamente doblado y colocado, un ejemplar de La Vanguardia en cada asiento del vagón, con Mas en portada. Aquello, desde luego, no era casual.

#2.2 pepe, Andorra, 07/10/2022 - 12:44

se llama propaganda y es el instrumento q usan para manipular tu mente y tus actos, creando una indefension aprendida q te bloquea y te impide llegar a la conclusion de q todo va mal, pq los q gestionan el poder, son malos, incompetentes, corruptos y nepotistas, cumpliendo asi, la teoria depredatoria del estado.

#1 El Llop de Burriac, Cabrera de Mar, 06/10/2022 - 07:46

Lógico que salga un "no" de un grupo político que no hace nada positivo.