Publicitat
La Punteta · 3 d'Octubre de 2021. 09:48h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

Prensa en crisis

 

Ya sé que ha fallado en el proceso.

Durante mucho años me lo he preguntado.

Al final se me ha encendido la bombilla. Como la magdalena de Proust.

Hemos fallado nosotros: los periodistas.

Primero los políticos.

Pero luego también los periodistas.

La política necesita del periodismo para equilibrarse. No aspiro a que el periodismo sea el cuarto poder. Pero al menos un cierto equilibrio de poderes.

Sin embargo, el periodismo en Catalunya se ha convetido en una simple correa de transmisión.

Voy a poner dos ejemplos.

Pere Aragonès presidió el pasado sábado la última promoción de los Mossos d’Esquadra. 675 nuevos agentes, un 30% mujeres.

El presidente de la Generalitat reivindicó la “feminización” del cuerpo.

“Si queremos avanzar hacia un país más justo e igualitario -dijo- hemos de conseguir que la feminización sea en todos lados”.

Cojonudo. Yo también estoy a favor.

¿Pero ustedes creen que, con la que está cayendo, eso es lo más importante?

Tras los botellones violentos, los incidentes en Sarrià, los ataques a Jefatura o a los propios Mossos -cuatro heridos tras la manifestación del 1-O- y las imágenes de agentes saliendo huyendo de la fiesta mayor de Tiana.

Aragonés no se atrevió ni siquiera a expresar su apoyo al cuerpo. No vaya a enfadarse la CUP

No insistiré porque ya lo dije en otro artículo precedente y no quiero aburrirles. Pero el proceso se ha cargado también a los Mossos.

Ahora andán con la credibilidad y la autoridad maltrecha. Se ha erosionado el principio de autoridad. Incluso el simple respeto al uniforme. Cualquier chaval se atreve con ellos.

Segundo: Artur Mas acaba de poner en marcha un videopodcast para intentar prestigiar la política.

Lo han filtrado a La Vanguardia el día antes de difundir la información en una nota de prensa oficial.

El diario, por supuesto, lo ha considerado una gran noticia: a cinco columnas.

¿Pero ustedes creen que Mas está para dar lecciones?

¡Mas, el hombre que prendió la mecha!

¡El que puso a Puigdemont a dedo!

¿Alguien se acuerda de alguna medida de gobierno de Mas?

¿Qué ha dejado de obra de gobierno? Nada. La prueba es que hablamos de pujolismo, incluso de maragallismo pero nadie habla de masismo. Ni siquiera como filosofía política. Un tecnócrata que se las daba de líder, incluso de hombre de estado.

Yo vi claro el desprestigio de la política durante el penúltimo pleno del Parlament del 2015, aquellos 7, 8 y 9 de julio de ese año.

No era el denominado pleno escoba -aquel que se aprovecha para aprobar todo lo pendiente- pero casi.

Pero la mayoría de los periodistas acreditados en el Parlament no estábamos pendientes del hemiciclo sino de los pasillos.

Fue cuando empezó a gestarse una candidatura “sin políticos”. La idea fue de Quim Torra. Por eso más tarde llegó a presidente.

¿Se acuerdan? Luego fue Junts pel Sí. Con Raül Romeva de cabeza de lista. Mas de cuarto. ¡Eduardo Reyes iba sexto!

El resto de la candidatura se llenó de cantautores retirados, seleccionadoras de baloncesto, entrenadoras de natación sincronizada.

¡Los políticos eran los primeros en tirarse piedras sobre su propio tejado!

La política estaba tan desprestigiada que iban a hacer una candidatura sin políticos!

Yo siempre me pregunté: ¿pero los políticos no son hombres y mujeres como nosotros? ¿no tienen una cabeza y dos brazos como el resto?

En fin, el resultado es conocido.

Aunque, com decía, los periodistas también tenemos mucho de culpa.

Hemos tragado tanto. Con honrosas excepciones entre las cuales, si me lo permiten, me incluyo.

Al fin y al cabo los medios no se hacen solos. No es como poner una pizza en el horno.

No, hay periodistas de carne y hueso detrás.

Y hay colegas que entre comer lentejas y apuntarse al proceso, ir a TV3 y comer marisco no se lo han pensado dos veces.

La política está por los suelos en Catalunya. Pero el periodismo también. Y no sé si la cosa tiene arreglo.

Por eso los diarios se sustentan artificialmente. Por méritos propios no resistirían.

Publicitat
Publicitat

15 Comentaris

Publicitat
#11 Sergi Sergio, Barcelona, 04/10/2021 - 18:02

Pues si, el desprestigio numero 1 son los politicos pero el numero 2 son los periodistas, ya hace años que se lo han ganado a pulso, politicos corruptos, ineptos e incompetentes versus periodistas comprados, ineptos e incompetentes. Asi estamos desde hace años.

#10 pepe, andorra , 04/10/2021 - 16:12

cuando el periodismo deja de ser critico con el poder en todos sus aspectos, deja de ser periodismo para ser relaciones publicas, creo q dijo un tal george orwell, verdadero profeta q ya nos decía por donde iba a ir el siglo XXI, lo ha acertado todo, el actual mundo es una mezcla muy buena de rebelión en la granja y 1984 adobado con mundo feliz

#9 pepe, andorra, 04/10/2021 - 16:09

El periodismo en España hace lustros q falleció por los ataques del señor feudal, en la region del noroeste, antiguo reino de Aragón, fue donde se hizo el experimento con su ventana de overton para trasladarlo después al resto de la península y sus regiones o taifas. Se limitan a seguir las consignas, de una manera mas fina, eso si.

#8 Nitato, Navarcles, 04/10/2021 - 00:26

Si qie és cert que han deoxat a quatre periodistes contraris per què sembli una democràcia i fer de cobtrapès, sempre que surtin al ring amb les mans lligades (parlem de "tertúlies" a la corpo)

#7 Nitato, Navarcles, 04/10/2021 - 00:24

Crec que t'has confòs. Estar a l'aparell de propaganda del estat és ser funcionari. Pot ser amb carrera de periodista, en alguns casos, però funcionari que viu dels impostos de tots. Qui paga mana i el xuclanaps del poder obeeix.