Publicitat
La Punteta · 31 de Gener de 2020. 19:35h.

GERMÁN GORRAIZ LÓPEZ

Analista

¿Provocará el coronavirus una pandemia democrática en China?

El actual sistema dominante chino utilizaría asimismo la dictadura invisible del consumismo compulsivo de bienes materiales para anular los ideales del individuo primigenio y transformarlo en un ser acrítico, miedoso y conformista que pasará a engrosar ineludiblemente las filas de una sociedad homogénea, uniforme y fácilmente manipulable mediante las técnicas de manipulación de masas. Así, el sociólogo y filósofo alemán Herbert Marcuse, en su libro "El hombre Unidimensional" (1.964), explica que "la función básica de los medios es desarrollar pseudonecesidades de bienes y servicios fabricados por las corporaciones gigantes, atando a los individuos al carro del consumo y la pasividad política", sistemas políticos que serán caldo de cultivo del virus patógeno conocido como "autos-kratos" o autocracia.

La autocracia sería una forma de Gobierno ejercida por una sola persona con un poder absoluto e ilimitado, especie de parásito endógeno de otros sistemas de gobierno (incluida la llamada democracia formal), que partiendo de la crisálida de una propuesta partidista llegado al poder se metamorfosea en líder Presidencialista (Xi Jinping), con claros tintes totalitarios (inflexible, centralista y autoritario), lo que confirma el aforismo de Lord Acton "El Poder tiende a corromper y el Poder absoluto, corrompe absolutamente".

Sin embargo, la falta de adopción de medidas profilácticas por las autoridades chinas en los casos de contaminación del aire, la falta de previsión en la crisis de la peste porcina que habría aumentado los precios de la carne de cerdo hasta límites estratosféricos y la reciente irrupción de la pandemia del coronavirus (con sus consiguientes efectos colaterales en forma de oscurantismo informativo, cuarentenas de ciudades, paralización de la actividad productiva y episodios de desabastecimiento de alimentos), podría provocar el final del endémico aislamiento y pasividad del individuo sumiso y acrítico que conforma la actual China.

Así, estaría ya surgiendo un nuevo individuo reafirmado en una sólida conciencia crítica, sustentado en valores caídos en desuso pero presentes en el código atávico chino como el respeto al medio ambiente, la solidaridad y la indignación colectiva ante la corrupción e injusticia imperantes y dispuesto a quebrantar las normas y las leyes impuestas por el Partido Comunista. Ello terminará por diluir el opiáceo inhibidor de la conciencia crítica (consumismo compulsivo), no siendo descartable la aparición de manifestaciones de protesta espontáneas integrados por ciudadano hastiados de la incompetencia de los cuadros dirigente del Partido Comunista y de la falta de las mínimas libertades democráticas, movimientos que irán in crescendo y harán oscilar en sus valores al otrora monolítico Partido Comunista chino, por lo que tras una incierta etapa en la que agonizará lo viejo sin despertar lo nuevo, podríamos asistir a la celebración de elecciones democráticas en el horizonte del 2.025.

Publicitat
Publicitat

1 Comentaris

Publicitat
#1 pepe, andorra, 02/02/2020 - 21:56

Cualquier español q viva en China le informara adecuadamente respecto al absoluto control q tienen las autoridades chinas al respecto. Creer lo q escribe la prensa española es ser muy ingenuo. Los chinos no serán un prodigio en cuanto a democracia, pero al menos se resisten como gato panza arriba al globalismo. De ahí los ataques constantes.