Publicitat
La Punteta · 25 de Setembre de 2018. 21:59h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

Puigdemont no está bien de la cabeza

 

Viven en su mundo. En una burbuja.

El presidente oficial, Quim Torra, ha presentado este martes el plan de gobierno para la XII legislatura. Entre otras medidas incluye:

- El Comisionado del 155
- La Oficina de Derechos Civiles y Políticos
- El Fòrum Cívico, Social y Constituyente
- La Marcha por los derechos civiles, sociales y nacionales

A lo que hay que añadir -supongo- dos viejas promesas:

- El Consejo de la República
- La Asamblea de Electos

El presidente legítimo, Carles Puigdemont, ha presentado por su parte un libro en el que propone poner en marcha una “mediación discreta” a cargo del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, con el fin de abrir una vía de diálogo entre Catalunya y el Estado.

Tusk debe haberse preguntado: ¿Y éste quién es?

La UE tiene el Brexit, la crisis de los refugiados, los follones en Hungría, en Polonia, en Italia y Puigdemont pide que le echen una mano. Es tanto como admitir también que ha perdido.

Tras la proclamación de la República -antes de salir huyendo- también pidieron un mediación al Síndic de Greuges, al Colegio de Abogados e incluso al arzobispo de Barcelona.

Los de Arran, las juventudes de la CUP, se habían metido con la Moreneta y pintado iglesias pero pedían al arzobispo que les echara un cable. El cardenal, sutilmente, se quito de en medio.

Un político, para gobernar, tiene que tener dos cosas: los pies en el suelo y la cabeza encima de los hombros.

Puigdemont hace tiempo que no reúne ninguno de ambos requisitos. Dentro de unos años descubriremos que no está bien de la cabeza. Algo falla.

En el citado libro todavía añade: “No me veo a mí mismo como un líder. Pero la historia me acabará contradiciendo”.

Me recuerda lo que dijo durante la primera rueda de prensa en Waterloo tras su regreso de Alemania. Un periodista le preguntó: "¿De qué vivirá ahora?".

Y respondió: "Tengo la ayuda de mucha gente en Catalunya que desde hace tiempo se están solidarizándose con los derechos colectivos de los catalanes”.

Pujol ya se identificó con Catalunya pero Puigdemont se equipara a “los derehos colectivos de los catalanes".

Sólo hay una manera de gobernar: diciendo la verdad.

Torra, Puigdemont y el resto deberían decir la verdad a los catalanes: lo hemos intentado con el 47% de los votos pero no es posible. El Gobierno español nunca aceptará un referéndum de autodeterminación. Y nadie en el extranjero nos ha reconocido.

Ben Bradlee, el director del Washington Post durante el Watergate, explica en sus memorias cómo paso del cielo al infierno en poco tiempo.

Al cabo de unos años de la dimisión de Richard Nixon, descubrieron que el reportaje publicado por una redactora sobre un niño heroinómano era inventado. Para más inri, le acababan de dar el Premio Pulitzer.

Llegó a la conclusión de que “la verdad es la mejor defensa” y cogió el toro por los cuernos. Los catalanes nos merecemos la verdad sobre el proceso: Basta ya de mentiras, eufemismos y posverdades.

Publicitat

16 Comentaris

Publicitat
#15 Albert, BCN, 26/09/2018 - 20:48

A ver... yo lo explico facil, a los catalanes como buenos españoles que somos, nos gusta reirnos de nosotros mismos, por eso en Eurovision apostamos por el chikiliquatre y como presidente de la Generalitat queremos a un presidente tocat del bolet como el puchi.

#14 Ravalero, Barcelona, Tabàrnia, 26/09/2018 - 17:33

De Puigmdemont hi ha gent que es pensa que és el Fuhrër… però de la gent normal hi ha 2 teories. Una que pensa que té molta barra(un pocavergonya) i l'altra que pensa que està com un llum. Jo coincideixo com vosté Sr. Rius, està tocat de l'ala.

#14.1 Veciana, Barcelona, 27/09/2018 - 23:48

Penso que ser un tocat de l´ala i un poca-vergonya no són coses incompatibles.

#13 M. M. G. Barcelona, Barcelona, 26/09/2018 - 14:41

Que le falta un hervor...no hay que ser muy lumbreras para llegar a esa conclusión, se juntan el Torra y el Puchi y no suman dos...

#12 Pipistrello, Tabàrnia, 26/09/2018 - 12:52

El problema és que molts indepes saben perfectament que ara per ara és impossible la independència, reconeixen (amb la boca petita) que els han enganyat, a molts els desagrada que Torra sigui president (o justifiquen o minimitzen la seva xenòfobia), però els continuen i continuaran votant perquè “són els nostres”. Sense demanar cap explicaci

#11 Gregari, VNG, 26/09/2018 - 10:25

Artur Mas llevó la situación a un punto que nadie en su sano juicio podía asumir sucederle, y fue así como este tarambana llegó a MHP.