Publicitat
La Punteta · 5 de Novembre de 2020. 07:50h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

¡Que vienen los rusos!

 

¿De verdad alguien en su sano juicio cree que Putin enviaría -o dejaría enviar- 10.000 soldados a Catalunya?

¿A un país miembro de la OTAN? ¿En el otro extremo de Europa?

¿Cómo los camuflamos? ¿De turistas rusos a Lloret con el kalashnikov dentro de la maleta?

Una cosa es lo que diga un hiperventilado y la otra es que Rusia esté dispuesto a meterse en líos.

Como si no tuvieran bastante con Nagorno-Karabaj o Crimea.

Además ya dejó claro en octubre del 2017 -en pleno clímax- que el proceso era una “cuestión interna” de España. Y que tenía que resolverse de acuerdo con las leyes españolas.

El independentismo vive en un estado permanente de “ensoñación”. Ya lo dijo el Supremo.

De hecho el propio Xavier Vendrell dio muestras de ello en su última aparición en TV3.

Atribuyó las diferencias entre Junqueras y Puigdemont a que cuando el primero hablaba con el segundo lo volvían “a meter en la cárcel”. Y se quedó tan pancho.

Sin que, por cierto, la presentadora del programa, Cristina Puig, se atreviera siquiera a repreguntar.

¿Realmente creen que es por esto? Pero si Puigdemont los dejó tirados. El uno pringó, el otro está en Waterloo.

Recuerdo que la penúltima vez que vi a Xavier Vendrell en el FAQS presentaba los mismos síntomas.

Fue en octubre del 2018 -todavía con Laura Rosel al frente- y propuso “la movilización más grande de la historia en Europa” en protesta contra la futura sentencia del Supremo.

¡De la historia de Europa nada menos! Aunque luego, visto que presuntamente es uno de los cabecillas de Tsunami, he ligado cabos. Quizá iba ya poniéndose medallas.

Recuerdo que en el 2013, Jaume Barberà ya dio cancha en TV3 a otra persona que propuso ceder el puerto de Barcelona o el de Tarragona a la Armada china.

La República Popular es, como se sabe, una democracia ejemplar y muestra un respeto escrupuloso por las minorías nacionales. Pregunten al Tíbet.

Barberà, mira por donde, acabó de candidato de los Comunes al Parlament y predicando la tercera vía en cuanto lo prejubilaron de TV3.

Pero lo que más me ha sorprendido de las últimas detenciones policiales han sido dos cosas.

La primera es el silencio del propio Tsunami. Cuando los detenidos quedaron en libertad con cargos apenas había treinta personas esperando a las puertas de la Ciudad de la Justicia. Todas con sueldo público, por cierto.

No se ha quemado, por otra parte, ni un sólo contenedor. Cosa de la que me alegro profundamente. TV3 se apresuró a culpar de los disturbios del día siguiente a la "extrema derecha".

Miquel Sàmper los definió en un tuit como "violencia extrema". Se nota que cuando la batalla de Urquinaona no era todavía conseller.

La otra conclusión es que nadie está dispuesto a jugarse el pellejo por la independencia. ¡El trabajo sucio que lo hagan los rusos!

Y eso que ya lo dijo Josep Fontana antes de morir: no hay independencia sin guerra.

Mientras otro cerebro del proceso, Agustí Colomines, también advirtió que las independencias sin muertos tardan más.

Ya lo admitió el mencionado Xavier Vendrell: “no hubo cojones”. Ellos continuaran veraneando en Cadaqués o en la Cerdaña y haciendo negocios con la Generalitat.

Con el agravante de que a los supuestos mercenarios rusos habría que pagarles, supongo. Tenemos listas de espera en los hospitales y barracones en las escuelas y algunos pensando en batallitas.

Pero siguen jugando con fuego. Este flirteo con la violencia, incluso la militar, puede darnos un día un disgusto.

Acuérdense de lo que dijo aquel ciudadano ruso durante la última huelga general: "pronto tendréis armas aquí".

Más de uno debe estar tentado. Les han estado diciendo a toda una generación desde hace diez años -incluso porTV3- que "España nos roba", que la independencia está al caer, que es una “causa justa”, que son “presos políticos” y que hay un “gobierno en el exilio”. Como en las peores dictaduras.

Contra la "opresión" se considera legitimada la violencia. Alguno puede cogerse la justicia por su mano.

Y una reflexión final si me permiten. Ya sólo le faltaba esto al independentismo.

Como si no estuviera suficientemente desprestigiado.

Bastante problemas tiene la UE entre el covid, el Brexit, el terrorismo islámico y los refugiados para que unos vayan pensando en meter a 10.00 rusos por la puerta de atrás.

Publicitat
Publicitat

10 Comentaris

Publicitat
#8 Ojotuerto, Calafell.tab, 08/11/2020 - 13:44

Recordad el dinero de Mussolini y el fascio italiano en el prat de monyó.....el iaio Prat de la riba de la manita fascista

#7 Protágoras, bcn.España, 06/11/2020 - 11:41

Rius ¿De verdad alguien en su sano juicio cree que Putin enviaría -o dejaría enviar- 10.000 soldados a Catalunya? No.

Pero tal vez no pueda impedir que desde zonas incontroladas de Siria, salgan mercenarios rusos. Como no pudo impedir la secesión de Crimea o que envenenaran a Alexei Navalny.

#6 Carlos Gomez, bestia amb forma humana, 05/11/2020 - 16:24

Algu va veure a alguna de les nostrades i molt ben menjades celebrities a la festa de la democracia groga d´Urquinaona ?

#5 Capit@n España, Purgandus populus!!, 05/11/2020 - 16:05

Con Franco no teníamos hamburguesas, teníamos bistecs rusos....hahahahahahaha

#4 Twomen, Outback, 05/11/2020 - 14:41

Son como son. Hay un documental que señala las negociaciones de miembros del PNV con nazis de uniforme. El objetivo era que en caso de victoria de Hitler, los vascos tuvieran un tratamiento especial. O sea lo de siempre, el nacionalismo pillando a derecha e izquierda.
Para los incrédulos el documental se llama "Una esvástica sobre el Bidasoa".

#4.1 recordad 6 y 7 septiembre, Barcelona is not Catalonia, 06/11/2020 - 15:46

También están documentadas las visitas de miembros de ERC a la Alemania nazi para hermanarse con el nazismo

No es coincidencia que muchos líderes ultracatalanistas hayan sido educados en la escuela alemana de Barcelona