Publicitat
La Punteta · 22 de Juliol de 2018. 16:50h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

¿Quién es Míriam Nogueras?

 

Guardo un nítido recuerdo de la nueva mujer fuerte del PDECAT, Míriam Nogueras. Fue el 1 de Septiembre del 2014 durante una tertulia en BTV. Ella todavía iba de independiente por la vida. Como representante de un chiringuito que obedecía al nombre de Cercle Català de Negocis (CCN).

No sé si todavía existe o se les ha acabado la pasta. He consultado su web y la última entrada es del pasado 1 de junio. Era, en teoría, la patronal de los empresarios soberanistas. Tuvieron un momento de gloria cuando salieron en un TN noche, durante un acto organizado por Pimec, estelada en ristre y con gritos de independencia.

Pero vistas las empresas que se fugaron antes del 1-0 es evidente que el proceso no acabó de convencer a la mayoría de hombres de negocios. El CCN también fue objeto de una pugna interna -más bien fue un golpe de estado o un motín- cuando destituyeron al entonces presidente. Por desavenencias entre Solidaritat y Reagrupament antes de unas elecciones. Se peleaban por el pastel.

Lo último que supe de la entidad es que uno de los fundadores iba con una foto de Puigdemont en el coche, concretamente en el asiento contiguo al del conductor, lo que tampoco tranquiliza mucho sobre el equilibrio mental no sólo del chófer en cuestión sino del resto de asociados. El hombre iba presumiendo en twitter de la hazaña.

Pero ahí estaba Míriam Nogueras aquel día tras el estallido del caso Pujol -la confesión había sido un mes y medio antes- diciendo que “no afecta de ninguna manera al proceso”, que incluso era “positivo” y que “esto pasa en un Estado como el Estado español” que, para variar, era echarle las culpas a España. Pujol, por si alguien lo ha olvidado, no había nacido en Burgos, Jaén u otra remota ciudad española sino en Barcelona (1930).

Luego, para acabar de tapar el tema, sacó a todos los dirigentes del PP salpicados por casos de corrupción: Correa, Matas, Fabra, Camps. El políticamente desaparecido Francesc Homs, en su época de portavoz, no lo hubiera hecho mejor. Aunque lo decía una persona que luego iría en las listas de un partido condenado por el caso Palau: seis millones.

Hay que tener muchas sangre fría -por no decir otra cosa- para culpar de la presunta corrupción de la família Pujol a España. Tampoco supe si la invitaban a las tertulias porque ciertamente era empresaria o porque era la secretaria del CCN pero hizo pronto carrera.

He seguido después con interés desigual su carrera en Madrid dado que ahora el PDECAT está en el Grupo Mixto. Estuvo muy brillante el día que acusó a Xavier Domènech de dormir un hotel de lujo a 249 euros la noche. Lástima que fuera mentira. Fue inmediatamente desmentida por los Comunes. El zasca debió oirse hasta en la Carrera de San Jerónimo.

Si ha llegado a la vicepresidencia del partido es por la misma razón que han llegado otras medianías: por un vacío de poder. El proceso ha quemado toda una generación política -ahora en la cárcel, en el extranjero o fuera de circulación- y es el momento idóneo para los listillos, los aprovechados, los frikis, los conversos. Alguien tiene que mover también los hilos en nombre de Puigdemont. Lo del PDECAT es un suicidio asistido.

Lo peor es que, con su comentario sobre el caso Pujol, Míriam Nogueras demostraba tener el mismo complejo de superioridad que tienen otros procesistas: esto de España es casi pura mierda. Ruego me perdonen los que se sienten españoles. No lo digo con ánimo de insultar sino de denunciar.

Recuerdo que el Pare Manel ya pidió la intervención divina para orientar el voto. “Le pido al buen Dios que sepa educar a la gente, esta gente sencilla que no entiende esto de la independencia”, dijo en un acto electoral de JxCat. Este año la Creu de Sant Jordi se la han dado a Sor Lucía Caram. Pero él ha hecho méritos suficientes para el próximo.

O aquella serie de TV3, Merlin, en la que uno de los protagonistas preguntaba con cara de estupor:”¿Dónde está Murcia? ¿Es hacia abajo, no?”.  Un colega aclaraba que estaba “debajo de Valencia” y otro explicaba, mostrando la palma de la mano, que “si esto es el mapa de España, debajo a la derecha”. Luego llegaba a la conclusión que en esta ciudad “la gente debe salir a la calle esperando que pase alguna cosa” de lo aburrido que supuestamente es. Todo entre risas.

Me juego una marsicada que si Jaume I no hubiera devuelto el Reino de Murcia a la Corona de Castilla tras su conquista -ahora formaría parte de aquel territorio mítico conocido como los Països Catalans- los guionistas se habrían ahorrado la bromita. Vet aquí porque los catalanes, o al menos una parte de los catalanes, hemos acabado creyéndonos superiores.

Publicitat

41 Comentaris

Publicitat
#25 ALEX, Terrassa, 24/07/2018 - 15:30

Esta pobre ignorante también es simpatizante de aquel grupo de frikis llamados M.I.C. la ultraderecha independentista, metase señor Rius en la página de Facebook de esta banda y lo podrá comprobar.

#24 Irene, Can Fanga, 24/07/2018 - 15:06

Las pijas se desmelenan. Mediocres y derechas, solo les quedan las mechas.

#23 FerranB, Barcelona, 24/07/2018 - 03:09

Míriam Nogueras..es otra indigente intelectual que quiere "emular" en el congreso al "gran" Rufián. Pobreta,..aún no sabe que va a durar poquito en el puesto.

#21 David, Madrid, 23/07/2018 - 18:38

Karl Popper, en su célebre Sociedad Abierta y sus enemigos, atinó respecto sl sentimiento de inferioridad que sentía el alemán respecto al inglés: uno, es un idioma imperial. El otro, el alemán, lo hablan cuatro gatos. Pues Imagínense el catalán respecto al castellano. Uno, imperial. El otro, un idioma para hablarlo en la intimidad.

#20 LuisA, Esp, 23/07/2018 - 16:00

En la 1a distribución de la Reconquista entre la Corona Aragon y el reino de Castilla,Murcia iba para los primeros.Hubo que renegociar ya que Castilla cambió de opinión sobre Murcia.Una vez reconquistada Murcia pasó a manos castellanas y el Sur de Alicante a la Corona de Aragón(no paises catalanes) a cambio, en concreto al Reino de Valencia.