Publicitat
La Punteta · 19 de Novembre de 2019. 12:45h.

DIEGO GAFO

Representaciones culturales obsoletas

 
 
El gigante audiovisual Disney acaba de aterrizar en las plataformas de emisión o trasmisión en directo—lo que los posmodernos trasnochados llaman streaming—. Ya que Disney es también la propietaria de Fox y del universo Marvel pueden presumir de contar con un catálogo impresionante. Han anunciado que incluirán todos sus grandes éxitos desde el año 1937, fecha de estreno de Blancanieves y los siete enanitos, hasta nuestros días. Y aquí está el problema. Debido a que en algunas escenas de sus películas aparecen estereotipos racistas o xenófobos, como es el caso de Dumbo, el Libro de la Selva, Fantasía, o La Dama y el Vagabundo, y para evitar escándalos innecesarios, se han visto obligados a incluir antes de alguna película un letrero con el siguiente mensaje: Este programa se presenta tal y como se creó originalmente. Podría contener representaciones culturalmente obsoletas. 
 
Ya conocen el puritanismo reinante hoy en día. Nos escandalizamos porque en películas de la primera mitad del siglo XX aparecen estereotipos, tanto de igualdad de sexos como escándalos raciales, hoy ya superados sin duda. Imagino que poco a poco irán censurando películas del oeste donde se muestra cómo un soldado estadounidense dispara contra un indio. Por supuesto, también se censurarán canciones por atentar contra las mujeres. The Rolling Stones han sido catalogados por algunos como el grupo de rock más misógino de la historia. También fue famoso el anuncio de un brandy en el que una mujer acudía a una pitonisa porque su marido no la amaba y cuando llegaba a casa le abofeataba. Poco a poco llegaremos a la censura de la Piedad de Miguel Ángel. ¿Cómo se puede permitir que una mujer tome en brazos a su hijo muerto? Poco a poco iremos censurando todas las disciplinas del arte porque ofenden a algún colectivo. Como ve, esto es demencial.?
 
No creo que nadie en su sano juicio justifique hoy actuaciones racistas, machistas u homófobas. Seguramente en el futuro vean con incredulidad algunas escenas de nuestras películas. Espero que su reacción no sea tan pueril como la nuestra. Solo a un mentecato se le ocurriría hacer hoy una película para niños en los que prime el maltrato a las mujeres, o sea racista. Pero no hay mayor error que juzgar hechos del pasado con la mirada del presente. Es un verdadero disparate. Las canciones, películas, o cualquier obra no tratan de adoctrinar, simplemente muestran la realidad del momento. Son hijas de su tiempo. Fotos fijas. No obstante, hay una forma muy sencilla de no ofenderse por una película o cualquier obra de arte. No verla. Afortunadamente, hemos avanzado en la igualdad y hoy no permitiríamos ciertas expresiones culturales. La realidad es que nos hemos convertido en unos ofendiditos, donde todos nos sentimos atacados en nuestras convicciones más profundas. Quizá deberíamos madurar un poco y no buscar la aceptación permanente de lo políticamente correcto.?
 
Piensen.
Sean buenos. 
 
 
 
Publicitat
Publicitat

0 Comentaris

Publicitat