Publicitat
La Punteta · 18 de Desembre de 2018. 13:05h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

Ridículo exterior

 

¿Cuándo dejará el soberanismo de hacer el ridículo en el exterior?. La imagen que proyecta afecta a toda Catalunya. Antes los catalanes teníamos fama de serios y pencaires. Esta imagen se ha ido definitivamente a la mierda con el proceso.

Ahora cuatro presos de la cárcel de Lladoners -Joaquim Forn, Josep Rull, Jordi Sánchez y Jordi Turull- han enviado un carta a Pedro Sánchez en la que denuncian que España vulnera “los principios y valores fundacionales de la Unión Europea”.

Lo peor de todo es que la han enviado también a una cuarentena de mandatarios internacionales: el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker; el del Consejo Europeo, Donald Tusk; la cancillera alemana; Angela Merkel; el presidente francés; Emmanuel Marcron; y la primera ministra británica; Theresa May; entre otros.

No servirá de nada. El presidente Torra ya envió una carta similar a Pedro Sánchez el pasado mes de octubre. Al lenguaje habitual de “presos políticos” o "exilio” había que añadir que acababa pidiendo una “diálogo mediado” sin condiciones previas.

El hombre remitió también copia a una cuarententa de líderes internacionales. Los colegas de El Periódico tuvieron la gentileza de publicar la lista entera. ¡Hasta a Donald Trump o el Papa! Y por supuesto también al jefe del gobierno andorrano.

En Palau se dejaron a Macron. No sé si fue un lapsus o ya daban al presidente de la República Francesa por perdido. No están mucho los franceses por las autonomías. Ni siquiera por lo que ellos denominan “lenguas regionales”. Y si no pregunten en la Catalunya Nord.

Mas ya envió en su día una carta semejante en el 2013 para promocionar la consulta del 9-N. En Francia estaba todavía François Hollande. Cometieron el error imperdonable de envíarsela en inglés. No debe haber afrenta peor para un presidente galo que recibir una carta en la lengua del vencedor de Waterloo.

Y todavía recuerdo aquel acto organizado por la ACN, Òmnium i la AMI en noviembre del 2014 en el Parlament. En este caso era “para denunciar al Estado español” ante las Naciones Unides, el Parlamento Europeo, la Comisión, el Consejo de Europa e incluso la Organización para la Seguridad y la Cooperación Eurpea (OSCE). Como si estuviéramos todavía en la Guerra Fría.

Iban pasando los diputados de CiU, ERC ICV -fíjense de paso cómo ha cambiado el mapa político catalán- y estampaban su nombre, DNI, dirección y firma en el manifiesto en cuestión. Creo que el acontecimiento no salió en la CNN.

Tampoco hay constancia de que alguna de las iniciativas citadas haya tenido la más minima respuesta. Ni pública ni privada porque si la hubiere se habrían apresurado a difundirla. Eso sí, TV3 se hizo simempre amplio eco de todas ellas. De hecho, el único objetivo de las mismas era salir por TV3 para dar ánimos a la parroquia.

Quizá el único apoyo exterior sin fisuras es el de aquel diputado finlandés que, cuando ya no lo era, fue recibido como una personalidad internacional en el Palau de la Generalitat por el propio presidente Torra. La visita a Catalunya le permitió también conocer la gastronomía catalana y sus productos típicos.

anxook.jpg

 

Cuando un catalán vaya a negociar la cuota de las gambas de Palamós o la avellana de Reus, en el edificio Berlaymont de Bruselas -sede de la Comisión- saldrán corriendo. Vamos a pillar una fama de zumbados que no nos querrá nadie.

Sin ir más lejos la penúltima brillante actuación del exconsejero Toni Comín, durante la presentación del Consejo de la República en Bruselas, fue pedir la expulsión de España de la UE. ¡Ya no piden el ingreso de Catalunya, ahora piden directamente la expulsión de España!

Jordi Pujol, en su época fue recibido por el presidente de Estados Unidos, George Bush padre, en la Casa Blanca; los emperadores de Japón; el presidente de la Federación Rusa o el rey de Marruecos.

También por el canciller alemán y el presidente francés. Además de los primeros ministos de Italia, Bélgica, Holanda, Portugal, Suecia. Y eso que no lo tenía fácil en sus comienzos porque lo confundían con un directivo de Generali, la compañía italiana de seguros.

El propio Pujol se pregunta en sus memorias cómo lo consiguió y da la fórmula exacta: “Haciéndolo bien. Haciéndolo muy bien” (1). Con eso está todo dicho.

Miquel Iceta recordaba el otro día en el Parlament que a éstos no los recibe un comisario de la UE desde el año 2014. ¿Entienden por qué, verdad?

 


(1) “Temps de construir” (segundo volumen), pág. 353

Publicitat
Publicitat

17 Comentaris

Publicitat
#13 Jordi, Sant Cugat del Vallès, 19/12/2018 - 22:15

Lo del finlandès acabant a taula amb el tovalló al coll menjant les anxoves és d'òpera buffa. Rossini estaria encantat de tenir un llibret perfecte per fer una Obra mestre!!!!

#12 Lolo, Barcelona, 19/12/2018 - 15:02

Que deben pensar en el exterior sobre un presidente puesto a dedo por otro presidente puesto a dedo, que fue a su vez puesto por un presidente condenado? Una situacion de este tipo seria posible en Francia o Alemania, por ejemplo?
Cuando uno lleva una venda estelada en los ojos se dejan de ver claramente ciertas cosas.

#11 oriol, Manresa, 19/12/2018 - 04:24

Me da a mi que este finlandés, el de las anchoas, disfrutó de los productos típicos y típicas.

#10 oriol, Barcelona, 18/12/2018 - 22:41

A estos el único que les sigue haciendo caso es el tontuco de Pedro Sanchez. Como siempre si no fuera por Madrid (PP y PSOE) el nacionalismo y el procesismo haría años que se habría terminado .

#9 Pepe, Alacant, 18/12/2018 - 18:02

Lo importante es mantener la ilusión que la república catalana está al caer, y seguir viviendo del cuento, y si para eso hace falta hacer el ridículo no hay problema. A la élite extractiva que ha creado el prusés, sólo le importa su forrarse y mantenerse en el tiempo, con Catalunya (con y) han encontrado el medio perfecto.