Publicitat
La Punteta · 1 d'Octubre de 2020. 17:24h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

¿Sabemos gobernarnos?

 

He llegado a la conclusión de que los catalanes no sabemos gobernarnos.

Somos la confirmación de la teoría de Weber.

El sociólogo alemán que afirmó que las minorías nacionales que no tiene estado propio se dedican de lleno a la actividad económica.

En su libro sobre el espíritu del capitalismo, publicado en 1905, citaba a los polacos -entonces divididos entre Prusia y Rusia-, a los hugonotes, a los cuáqueros y a los judíos.

La verdad es que, con los judíos, se equivocó.

Israel es hoy una potencia regional, científica y militar.

Además de la única democracia de Oriente Medio. Con defectos, como todos.

En cambio se dejó a los catalanes.

Es una conclusión terrible.

Pero a los hechos me remito.

Los tres últimos presidentes de la Generalitat han acabado con problemas judiciales.

El independentismo -incluso TV3- lo atribuye a la “represión continuada” y a la “persecución judicial”.

Nadie en Europa se lo cree. No ha habido ninguna voz de apoyo. Al menos importante. Ellos mismo saben que no es cierto.

A ello hay que añadir que llevamos cinco elecciones anticipadas. Cinco.

Las del 2006 con Maragall.

Las del 2012 y el 2015 con Mas

Las del 2017 con el 155

Y ahora las del 2021.

Tampoco normal.

Un avance electoral denota la dificultad de gobernar.

Tsipras, cuando Grecia estaba con el agua al cuello, sólo avanzó unas.

Con el agravante, además, que unas elecciones paran la maquinaria política de un país como mínimo seis meses.

Los tres últimos antes de la convocatoria electoral porque los consejeros, diputados y altos cargos están pendientes de a ver qué pasa.

De si repiten en las listas -en lugares de salida- o de si tienen que buscarse la vida en el sector privado.

Y los tres siguientes después de las elecciones porque hay que elegir primero al presidente, formar gobierno y nombrar hasta el último director general.

En el bien entendido, por otra parte, de que sean seis meses. Tanto en Catalunya -con Mas- como en Madrid -con Rajoy (2015 y 2016) y con Pedro Sánchez (abril y noviembre del 2019)- ha habido períodos más largos.

Mas llego a anunciar en enero del 2015 las celebradas en septiembre de ese año. Fue, sin duda, la precampaña electoral más larga de la historia. Nadie debió pegar un palo al agua durante esos meses.

Me voy a ahorrar, por otra parte, la obra de gobierno de Torra para no herir susceptibilidades.

Pero si ustedes saben encontrar algo más que colgar una pancarta, promocionar la ratafía o la leche cruda y el "apreteu, apreteu" me lo dicen.

Bueno, sí: el cable submarino ése de la fibra óptica. Pero conociendo el conseller del ramo, Jordi Puigneró, creo que es porque nos conectará con Asia, Africa y Oriente Medio sin tener que pasar por España.

Y luego los chringuitos: el Foro de Lluís Llach, la Casa de la República de Puigdemont, la Oficina de Derechos Civils de un exconcejal de la CUP, el comisionado del 155 de Pau Villòria, el que firmó el contrato a Aigües Ter-Llobregat. Algunos por cierto -como la asamblea de cargos electos que tenían que sustituir al Parlament- se quedaron por el camino ante la falta de unidad de JxCat y ERC.

En fin, lo dicho: ¿qué imagen podemos dar en Europa?

¡Pero si teníamos dos presidentes! El legítimo y el oficial. Hemos estado a punto de tener hasta tres: el legítimo, el simbólico y el en funciones.

¡Y dos gobiernos! Uno aquí y otro “en el exilio”. Hasta celebraron una reunión conjunta en Waterloo profusamente retransmitida por las cámaras de TV3.

No voy a entrar en la valoración de la estabilidad mental de nuestros gobernantes, entre otras razones porque no soy psiquiatra. Pero los países necesitan para avanzar tres cosas: estabilidad política, seguridad jurídica y certidumbre económica.

Aquí hemos estado -estamos todavía- en manos de unos iluminados. Y seré benevolente en el calificativo. El daño perpetrado, de momento, es irreparable.

97471-screensnapz033.jpg

Publicitat
Publicitat

16 Comentaris

Publicitat
#16 Jonatan, Mataró, 09/10/2020 - 01:05

I de alguna forma volverán a ganar las elecciones.. yo realmente ,como catalán, no entiendo a mi gente XD.
Entiendo que no se nos tomen en serio, si en verdad les importara su gente ya más de uno se habría retractado sobre las mentiras que dicen a cada hora, no es difícil darse cuenta porque ni siquiera se ponen de acuerdo con el guión xd.

#15 Pan con tomate y jamón Ibérico, El Puig de la Guilla..., 04/10/2020 - 10:47

"¿qué imagen podemos dar en Europa?"

En Europa y en el mundo "la imagen" que pueda transmitir una región española llamada Cataluña se la trae al pairo... como mucho conocen Barcelona, Gaudí y el mercado de la Boquería...

Por cierto ¿minorías nacionales... los hugonotes, los cuáqueros y los judíos? querrás decir minorías religiosa

#14 Menjamela Grandi, Anapurna, 03/10/2020 - 06:31

Empezando porque Weber y su superioridad moral protestante (que olvida que la contabilidad moderna nació en España, el capitalismo en Italia y la civilización en el Sur de Europa) me toca los webors, no sé si las minorías nacionales se dedican al comercio, lo que sí se es que el catalanismo se ha dedicado tradicionalmente al torracojonismo.

#13 Sergi Sergio, Barcelona, 02/10/2020 - 15:27

Esta tropa "patriotica"de vividores, chupopteros y chupasangres lo unico que les preocupa es sangrarnos a impuestos e hincharse los bolsillos, nada mas. Ellos saben perfectamente que tienen una parroquia de fieles creyentes que tragan con todo y asi se van llenando los bolsillos.

#12 Un musclu, bcn, 02/10/2020 - 13:55

El proyecto de la fibra optica data de 2013. Lo se de primera mano