Publicitat
La Punteta · 22 de Febrer de 2019. 13:18h.

DIEGO GAFO

Síndrome de Down y dignidad

Esta semana hemos presenciado como el periodista Arcadi Espada era entrevistado en un programa de televisión de máxima audiencia, Chester, dirigido por Risto Mejide. Este periodista afirma categórico que le parece una inmoralidad y una aberración que si el servicio público de salud detecta, durante el embarazo, una anomalía grave —como el Síndrome de Down— que impida a la persona nacida tener una vida normal deben ser los padres quienes asuman los gastos que acarree esa persona. Sostiene el señor Espada que deben asumir la responsabilidad moral, por tener un hijo en esas condiciones y la responsabilidad económica, puesto que existirán unos gastos a la sociedad que se podían haber evitado. Antes de acabar la entrevista, el señor Espada fue expulsado del plató por Risto Mejide. Por si hay algún interesado en ver la entrevista completa, aquí les dejo el enlace:
https://www.cuatro.com/chesterinlove/charla-completa-arcadi-espada_2_2708505031.html

No se engañe. Es parte del circo de la televisión. Desde el programa conocían a la perfección la ideología del señor Espada desde el principio. Y, aún así, deciden invitarle al programa, con la excusa de que explique sus planteamientos. Hay quien defiende que el papel del periodismo no es cubrir la basura, sino mostrarla. Y tienen razón. Toda la información que no incomode es publicidad. Pero hay límites. Para evitar esta publicidad gratuita, lo mejor es no invitar a indeseables a vomitar su propaganda. Es como invitar a Himmler o a Goebbels a un programa de televisión. Van a defender los principios nazis. Todos nos escandalizaremos, pero el canal de televisión rentabilizará cada gramo de  esa disconformidad en euros... o dólares. Es evidente que la gente solo da lo que tiene. Y en estos casos, solo pueden regalar inmundicias, que es lo que tiene su corazón. 

Lo más grave no es que el señor Espada prefiera que sean los padres quien sufraguen los gastos de ese hijo con síndrome de Down. Todos lo que se escandalizan y se mesan los cabellos ante las grotescas afirmaciones de Espada, prefieren abortar a los niños con síndrome de Down. Es decir, la dignidad de la persona está por debajo del vil metal. Porque en el fondo, toda esta historia va de dinero. Hemos convertido al dinero, en nuestro dios. En aras de este dios sacrificamos nuestro trabajo, nuestra familia, nuestra vida... Todo lo que suponga un gasto es una afrenta. Hemos situado el dinero a la misma altura que cualquier otro concepto moral, por eso podemos comparar personas con deficiencia con el coste a la sociedad. ¿Qué podemos esperar de una sociedad que eleva el dinero a la categoría de valor moral? Ahora queda una disyuntiva. Ante un embarazo de un niño con Síndrome de Down hay que elegir. ¿Abortamos como recomiendan quienes aseguran que es un gasto innecesario y evitable? ¿O seguimos adelante con el embarazo como defiende el líder del Partido Popular, Pablo Casado, pero solo para seguir financiando las pensiones? Es decir, solo nos interesa el dinero. Llama la atención que la única persona en el vídeo que demuestra amor es el padre del niño con Sindrome de Down. Porque sencillamente quiere a su hijo, así. Como es. El resto sigue siendo propaganda.

Piensen.
Sean buenos.

Publicitat
Publicitat

0 Comentaris

Publicitat