Publicitat
La Punteta · 9 de Juny de 2018. 08:24h.

JOAN FERRAN

Joan Ferran

Sobre Torra y sus Dannunzianos

No, no lo haré. No voy a caer en la frivolidad de trazar comparaciones estéticas y éticas entre los gobiernos de Pedro Sánchez y Quim Torra. No es menester, saltan a la vista las diferencias. No obstante sí que me aventuraré a comentar, aunque sea a vuelapluma, algunos aspectos de sus respectivos relatos políticos. Han sucedido tantas cosas estas últimas semanas, y se han lanzado tantas apelaciones al diálogo, que no está de más repasar algunos pasajes de la historia europea para extraer lecciones del pasado.

En 1919 unas singulares tropas del ejército italiano ocuparon la ciudad de Fiume. Ubicada en la costa adriática su puerto fue, durante cierto tiempo, una de las salidas al mar de Hungría, como Trieste lo fue para los austriacos.  Los ‘Arditi’, cuerpos de élite de la milicia italiana, comandados por Gabriele D’Annunzio -poeta, literato, militar, aviador y aventurero- establecieron allí su república particular a partir del otoño de 1919. Nacía, así, el Estado Libre de Fiume (Stato Libero di Fiume). Ferran Mascarell, como es obvio, no medraba porque aún no había nacido, pero aquellos osados nacionalistas crearon, a su aire, ‘estructuras de estado’. Lo hicieron con bandera tricolor, sellos postales, himno y constitución propia (La Carta de Carnaro) redactada por D’Annunzio y por el sindicalista revolucionario Alceste De Ambris. Su romántica aventura aguantó hasta que la marina leal al gobierno italiano, con un par de cañonazos bien orientados, hizo desistir de su actitud a los rebeldes. Hoy Fiume se llama Rijerka, forma parte de Croacia, pero es sabido que durante muchos años el control político de aquel territorio fue objeto de disputas sangrientas entre los estados hasta 1945. Pero, más allá de las batallas y las curiosidades históricas, fue en Fiume donde Gabriele D’Annunzio sentó las bases, las líneas maestras, de un nacionalismo  precursor del fascismo. Muchas ideas y elementos del discurso dannunziano fueron adoptadas poco tiempo después por Benito Mussolini.

Gabriele D’Annunzio se encerró en Fiume. Creo para sí, y para los suyos, un mundo a medida, una burbuja irreal y un discurso político-místico que la lógica de los estados se encargo de doblegar. Releyendo aquellos pasajes de la historia uno encuentra en  las palabras de Quim Torra, y en las del núcleo duro del puigdemontismo, preocupantes similitudes con el pensamiento y la acción dannunziana. Defender una imaginaria república catalana, plantear la viabilidad de una asamblea de electos trashumantes, hablar de crisis humanitaria o disertar sobre futuras e idílicas constituciones está hoy más cerca de las peroratas patrióticas de ‘Il Vate’ (el poeta, profeta de Pescara) que no de nuestro tiempo. De ahí que esté fuera de lugar cualquier comparación entre el nuevo gobierno de Pedro Sánchez y el de Quim Torra. El de Torra es en blanco y negro;  el de Sánchez  huele a primavera fresca, viste color de esperanza.

A veces el uso de las palabras delata a los personajes y muestra la verdadera ideología que subyace en su interior. Algo así ocurrió, por ejemplo, en el pleno del Parlament cuando Ernest Maragall remató su arenga de bienvenida a los diputados con la frase. “Este país será siempre nuestro”. Voluntaria o involuntariamente Ernest incorporaba a su corpus doctrinal un elemento troncal de la retórica dannunziana. Cuentan los cronistas de la época  que Gabriele D’Annunzio se encaramaba diariamente al balcón de la sede gubernamental para dirigirse a sus incondicionales seguidores. Con gran teatralidad y gesticulación solía hacer siempre la misma pregunta: ¿De quién es la victoria? Y la multitud respondía al unisonó: ¡Nuestra!... El Fiume siempre será nuestro. Hasta que dejó de serlo.

El léxico, las propuestas y la praxis de muchos de nuestros secesionistas está más cerca del nacionalismo dannunziano del siglo pasado que no de la modernidad. Aquellas palabras que, a principios de los años veinte, narcotizaron a parte de la ciudadanía regresan para incordio de los demócratas que respetamos las leyes. Mientras unos hablan de dialogo otros recurren a  conceptos como resistencia, odio o rendición. Mientras Sánchez apremia a Meritxell Batet para que aborde el tema catalán, Puigdemont insulta a Borrell. Empezamos mal o... quizás es eso lo que interesa a los dannunzianos catalanes.

Publicitat

9 Comentaris

Publicitat
#7 Marta2, Cornella, 15/06/2018 - 14:36

Que todo el "Procés" esta cargado ideologicamente de nacionalismo supremacista, xenofobia y totalitarismo hace años que se sabe, y más tras las leyes de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República aprobadas en septiembre por el Parlament, leyes que podían haber sido escritas por el propio Mussolini : fascismo en estado puro.

#6 Perico, Matadepera, 13/06/2018 - 14:46

Sobre Pedrito y sus concesionistas: el amigo Pedrito, al que supongo de su cuerda, ya ha cometido dos errores: calificar una reforma constitucional que profundizará en la asimetría a favor de los nacionalistas como "necesaria" y levantar el control sobre las cuentas "secesionistas" de la Gene. Pedro=PSC=chacha y cháchara nacionalista.

#6.1 Esperaveu una altra cosa?, Capetown del Llobregat, 13/06/2018 - 17:10

El taló d'Aquiles dels socialistes és sempre el mateix, es creuen obligats a fer concessions sense mirar a qui les fan, a mig termini acaben pagant els plats trencats. Actualment encara s'enboliquen més desprès d'entrar per la porta del darrera i amp pocs diputats.

#6.2 Vots negatius, Bcn, 15/06/2018 - 16:57

Perico, no t'hi escarrassis. Els socialistes facin el que facin sempre tindràn la parròquia de sotmesos al seu favor. Les malifetes de la dreta i les de l'esquerra mai seràn jutjades amb el mateix rigor. En un any no quedarà un cèntim a les arques públiques.

#5 Semblances casuals, Girona, 13/06/2018 - 13:21

Interessant article, res a dir de les similituts, pero francament em jugaría el que fos que la trepa indepe mai havíen sentit parlar de D'Annunzio ni saben on es trobava Fiume. Aquests més enllà de repetir frases fetes, res de res. Del 1714 no es sàvíen un borrall fa sis anys.

#4 lepero, Barcelona/Tabarnia, 11/06/2018 - 23:29

¿D'annunzianos de Torra, con ideas y elementos del discurso fascista? ¿Pero no ha quedado todavía claro que los fascistas son todos los demás?

#3 el último que cierre, Canovejas, 11/06/2018 - 15:59

Relato muy interesante para apreciar los paralelísmos de hace un siglo con la ideología que pretenden insuflar estos "irresponsables de la resistencia". Quiero pensar que ese 48% palmero no puede tener unas tragaderas tan dilatadas como para echarse al monte al dictado de un puesto a dedo por otro puesto a dedo. El esperpento debe acabar sr. Ferrán