Publicitat
La Punteta · 2 de Novembre de 2019. 22:15h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

Sufro por Francia

En árabe Islam significa "sumisión"

 

Sufro por Francia.

Yo soy francófilo y francófono.

Bueno, en Inglaterra sería anglófilo y anglófono.

Y en Alemania lo mismo si hablara alemán.

Mi preferencia son países pequeños, idoma extranjero, poca densidad de población, clima frío, ambiente húmedo -a ser posible un río cercano- y wi-fi.

Si me pierdo búsquenme por Irlanda. Son gente afable, hablan inglés y gozan de buenas librerías.

Por eso, no sé con certeza de donde viene mi pasión por Francia.

Quizá de mi profesora de francés. La otra opción era la de literatura o, ya en COU, la de latín. Pero siempre se me atragantaba el Frère Jacques y los verbos.

Aunque supongo que influyó de una manera decisiva haver sido stagiaire -becario- en el Consejo de Europa a finales de los 80. Pese a que Alsacia es la región menos francesa de Francia.

Probablemente contribuyó también alguna relación sentimental aunque, en este caso, siempre tiraba más al norte.

Hay una diferencia fundamental entre francesas y belgas: las primeras, para referirse a 80, dicen quatre-vingt -textualmente cuatro veintes- mientras que las segundas mantienen la fórmula más arcaica del huitante que me recuerda el vuitanta catalán.

Pero sufro por Francia.

Que conste que sigo la actualidad gala a través de las crónicas del correponsal de La Vanguardia en París, Eusebi Val, con el que había compartido proximidad -él en Internacional, yo en Política- en la vieja redacción de la calle Pelayo. Actualmente uno de los más bien informados sobre la que pasa en el país vecino.

Y las noticias no son nada halagüeñas.

Este sábado informaba de los disturbios, en la noche de Halloween, en Béziers. A apenas a 300 kilómetros de Barcelona.

La primera -y hasta ahora última- vez que estuve en la localidad me pareció la típica ciudad de provincias francesa de vida pausada y amable.

Pero como les decía han quemado dos escuelas: una maternal y primaria, y otra secundaria.

No he encontrado -ni siquiera en la prensa francesa- si el barrio en cuestión es con un alto porcentaje de inmigración. El equivalante a una banlieue de París pero sospecho que sí.

En el diario describían el barrio como “una zona particularmente problemática”, rezaba la crónica.

El ataque a dos escuelas -en Francia la educación es laica y el velo está prohibido- ha sido como un ataque al laicismo. El propio ministro del Interior, Christophe Castaner, lo tildó de “ofensa a la República”.

De la pieza me sorprendió otro detalle: “desde el 2014 su alcalde es Robert Ménard, periodista y escritor, cofundador de la oenegé Reporteros Sin Fronteras (RSF), que se presentó en una lista apoyada por el Frente Nacional (FN) –hoy Reagrupamiento Nacional (RN)– y otras formaciones de la
ultraderecha”. Vaya, un periodista que no es progre.

La información iba complementada con una columna -lo que en periodismo llamamos despiece- por un supuesto ajuste de cuentas en Marsella.

Tampoco en este caso lo vinculaba con la inmigración -y no sé si es vinculable- pero explicaba que la ciudad portuaria se ha habitual "al silbar de las balas” y que la sociedad parece “anestesiada” ante un fenómeno que no remite.

"Pese a los esfuerzos de la policía y la justicia, el bandidismo, históricamente presente en Marsella, va mutando y ve como protagonistas a personas cada vez más jóvenes. La ciudad es un centro de redistribución de la droga que llega sobre todo del norte de África, a través de España".

Marsella parece que hace tiempo que está perdida y el auge del antiguo Front National en algunas zonas de Francia tiene que ver directamente con el incremento de la población extranjera o que al menos no se siente francesa. Incluso de tercera generación.

El viernes había otro reportaje sobre les banlieues de París.

En este caso sobre el departamento de Sena-Saint Denis, en la ruta entre el aeropuerto Charles de Gaulle y la capital francesa.

“En la catedral de Saint-Denis están enterrados 43 reyes y 32 reinas de Francia entre los siglos VII y XIX”, explicaba pero ahora “la pobreza se ve y hasta se huele en los vetustos vagones de la línea RER-B y en las estaciones”.

Tampoco hablaba directamente de inmigración pero me sorprendió que el primer ministro francés, Édouard Philippe, haya anunciado una lista de de “barrios de reconquista republicana”. Imaginen cómo deben estar.

Presumiblemente barrios de elevada población musulmana donde el Estado en la práctica ha desaparecido.

Entre la batería de medidas destaca una para “fidelizar” a los funcionarios del Estado: se les pagará una prima de 10.000 euros si permanecen más allá de los cinco años.

Uno de los problemas es precisamente que muchos policías y maestros que no son originarios del lugar quieren marcharse lo antes posible de “un entorno cada vez más degradado y hostil”.

Por supuesto también hay noticias de signo contrario. Incluso violentas.

Como el caso del ultraderechista que atacó una mezquita en Bayona.

El hombre, de 84 años y quizás con las facultades mentales mermadas, creía que el incendio de la Notre Dame fue intencionado por musulmanes.

Resultaron heridos dos hombres de 78 y 74 años que, en principio, están fuera de peligro.

Me llamó la atención, sin embargo, este párrafo: “Anuar Kbibej, vicepresidente del Consejo Francés del Culto Musulmán, deploró 'la banalización del discurso que estigmatiza al islam de Francia'."

"Otros, como Abdelatif Boutaty, presidente de la Asociación de Musulmanes de la Costa Vasca y exjugador de rugby, lamentaron el tono 'histérico' que ha alcanzado estos días el debate sobre el velo".

El pasado día 29 en su edición digital, había otra información: “Macron reivindica el laicismo frente al oscurantismo y la intolerancia”.

Pensé enseguida que el “oscurantismo y la intolerancia” debían referirse al islamismo radical pero que en el diario no se atrevían a titular así. El exceso de corrección política.

El presidente de la República Francesa hacía una defensa a ultranza del laicismo porque, a su juicio es "un principio de libertad" y garantizaba que todos los ciudadanos sean iguales ante la ley.

Alertó igualmente del resurgimiento del antisemitismo en Francia y criticó "el silencio que a veces le acompaña”.

Tengo la teoría personal que el crecimiento del antisemitismo en Francia -con judíos franceses emigrando a Israel- es a causa del aumento de la población musulmana en las banlieues.

Y el pasado lunes había otra crónica amenazante: Macron alertaba contra el “'separatismo' musulmán en Francia".

Las medidas, avanzaba el diario, puede significar “prohibiciones de ciertas prácticas y la disolución de asociaciones cuya actividad se considere un peligro”.

El presidente francés será “inflexible” en la defensa de las leyes de la República. Lo que me pregunto es si llega tarde.

Más atrás, el día 22, titulaban en efecto: “Francia debate si prohibir las listas electorales confesionales”

Pero obviamente tampoco se atrevían a titular por “listas electorales musulmanas”.

“La Unión de los Demócratas Musulmanes franceses de concurrir a las elecciones municipales del próximo marzo en una cincuentena de municipios”, explicaba.

El partido, al parecer, fue creado en el 2012 y ya se presentó a las elecciones europeas de mayo pero sacó un “porcentaje insignificante de sufragios”.

“El peligro de que la comunidad musulmana -explicaba el periódico-, en especial sus miembros más integristas– formen una sociedad aparte, dentro de la misma Francia, con sus propias normas de vida y su código de valores, a veces contradictorios con los de la República”.

De hecho daba un dato acuciante tras la muerte de cuatro policías en la jefatura de París.

“La tensión generada por la convivencia con el islam queda demostrada por los 27 señalamientos de agentes potencialmente extremistas que ha habido en la prefectura de la policía de París en las últimas tres semanas”. Y eso tras al atentado.

Recuerdo que hace años, en el 2013, me sorprendió el suicidio de una persona en Notre Dame.

Se trataba de un escritor francés, Dominique Venner, al que las crónicas periodísticas definían como un “ensayista de extrema derecha”.

Se pegó un tiró delante del altar mayor. Al parecer lo hizo para llamar la atención sobre la creciente islamización de Francia.

En una entrada en su blog justificaba su muerte porque “serán necesarios nuevos gestos, espectaculares y simbólicos, para sacudir las somnolencias".

Entonces consulté la Wikipedia y tenía escritas una cincuentena de obras.

Es verdad que la mayoría eran sobre temas militares -incluso sobre la batalla de Gettysburg, una de mis preferidas- pero a ver si va a tener razón.

Me viene a la memoria en este sentido que hace años el escritor Michel Houellebecq publicó "Soumission" (2015).

El nombre no estaba escogido al azar porque en árabe Islam significa precisamente "sumisión". Curioso nombre para dar a una religión. Dicho con todo el respeto para sus creyentes. Yo soy agnóstico.

La novela retrataba una Francia gobernada por un partido islamista, que poco a poco iba imponiendo sus valores, apoyado por los socialistas.

Como salió justo después del atentado contra el semanario Charlie Hebdo -7 de enero del 2015- algunos se apresuraron a tildarla de "islamófoba".

Pero había un párrafo que me llamó la atención. Cuando decía que las parejas musulmanas "tienen más hijos que las parejas ateas o agnósticas" y que por tanto el agnosticismo "está condenado a corto plazo" (página 65 en la edición catalana).

"El grupo de población que disponga de una mejor tasa de reproducción y que consigue tansmetir sus valores triunfa" añadía en la página 75.

Lo cierto es que la literatura francesa tiene una cierta tendencia a predecir el futuro. Esperemos que Houellebecq no acierte como Julio Verne.

 

Publicitat
Publicitat

24 Comentaris

Publicitat
#21 Menjamela Grandi, Anapurna, 05/11/2019 - 13:08

Afortunadamente nuestro liberadores "de la Terra" se fueron a buscar mancebos al Norte de África de la mano del ínclito Colom para traernos "la buena nueva".
Ya decía Heribert Barrera que es una lástima que los catalanes no tengamos una religión diferente del resto de los españoles. Pues me parece que en breve podremos disfrutar de ella.

#20 Yomisma, Deporaqui, 05/11/2019 - 00:35

En el Coran hay montones de versiculos de este estilo:
Sura 47:4 "Cuando os encontreis con los no creyentes cortadles la cabeza y cuando hayais hecho una gran carniceria entre ellos, atad con cuidado a los cautivos restantes"

#19 Yomisma, Deporaqui, 05/11/2019 - 00:32


Sura 5:51 "Creyentes, no tomeis como amigos a los judios y a los cristianos. Son amigos uno sde otros. Quien de vosotros trabe amistad con ellos se hace uno de ellos- Alá no guia al pueblo impio"

#18 Yomisma, Deporaqui, 05/11/2019 - 00:13

Pues el problema solo puede ir a mas, ya que esta poblacion crece rapidamente. Autoridades publicas ya reconocen en voz alta que es muy probable que en pocos años haya un conflicto armado:
https://mundo.sputniknews.com/firmas/201811061083246206-agresion-de-jovenes-en-francia/

#17 Test, Cucpruc, 04/11/2019 - 20:38

Intéressant article mais en Belgique on ne dit pas huitante mais quatre-vingt. Actuellement on dit huitante seulement dans certains cantons suisses.