Publicitat
La Punteta · 28 de Setembre de 2018. 11:39h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

Terremoto Valls

 

Que lejos quedan los tiempos en que hasta un hiperventilado simpático como Salvador Cot felicitaba a Manuel Valls.

Cuando llegó a primer minstro, el ahora director de El Món, publicó un artículo en el que afirmaba que lo tenía todo para ejercer su cargo “con éxito”.

El experiodista de TV3 hasta recordaba que era catalán, del Barça y que asistió a la Diada del 76.

“Valls -concluía- es un francés, sí. Pero también es el mejor francés que nos podíamos imaginar para el final de un proceso que, inevitablemente, pasa por Francia”.

Puigdemont también lo ponía como ejemplo. Era la esperanza blanca.

Las cosas ahora han cambiado.  Es el enemigo a abatir.

Para Josep Ramoneda es un “juguete roto”. Para Pilar Rahola desprende un “tufo provinciano”. Para Esther Vera -directora del diario Ara- está “devorado por la ambición”. Para el exconsejero Carles Mundó sólo quiere “servirse de Barcelona”.

Si lo único que puede ofrecer Esquerra para contrarrestar el efecto Valls es un converso como Ernest Maragall apaga y vámonos. Ni primarias ni hostias. A Alfred Bosch se lo han cepillado a la primera. Siempre pensé que era demasiada buena persona para dedicarse a la política.

Además, si Valls está acabado no quiero ni pensar cómo está Puigdemont. O toda la generación política que ha impulsado el proceso. No quedará ni uno. Esto va a parecer un bosque tras un incendio. Tierra quemada. Habrá que generar nuevos liderazgos.

Pero es curioso como la mayoría coincide en que Manuel Valls está acabado. Debe haber salido de algún cerebro del procés aunque no anda la transició nacional sobrada de neuronas.

¿Acabado? Un hombre que ha sido sucesivamente concejal, alcalde, diputado de la Asamblea Nacional, ministro del Interior y primer ministro de Francia. ¡Y dicen que es un fracasado!

Para llegar a primer minstro de Francia hay que tener el Estado en la cabeza. No como aquí, que puede llegar cualquiera. A president o a alcaldesa.

Los ataques son tan demoledores -y en algunos casos tan personales- que he llegado a la conclusión de que la candidatura de Valls da miedo. Que coño miedo. Verdadero pánico: puede ganar. ¡Peligran las sillas!

La verdad es que tiene dos bazas a su favor:

La primera es que se lo han puesto a huevo. El marco mental le favorece. Le han hecho ya media campaña. ¡Y gratis! El debate en Barcelona son los narcopisos, el Raval, la inseguridad, el incivismo, la turismofobia. Son sus temas.

La segunda es que no tiene miedo escénico. Aquí la mayoría de políticos andan con tiento. Pendientes de qué corte de voz pondrán en TV3. Él, no. Sólo hay que oir la entrevista que le hicieron este jueves en Rac1. Jordi Basté le preguntó si Catalunya era una nación y dijo que no. No se cortó un pelo.

Y el otro día, en su primera rueda de prensa, espetó que “soy demasiado de izquierdas para vosotros” a todos aquellos que lo tratan como el candidato de extrema derecha. Otro de los torpedos que le lanzan.

Aunque ya se sabe que, en la Catalunya actual, todo aquel que no comulga con el proceso es un fascista. Stalin también iba llamando fascistas a todos los que estaban contra él. Incluidos los trotskistas.

Bienvenido, monsieur Valls. Falta mucho para las municipales, más de medio año. Pero al menos ya se les han puesto por corbata.

Publicitat

15 Comentaris

Publicitat
#13 pepe.----, andorra, 01/10/2018 - 17:12

por una España de todos, la escuela en español....

#12 Oscar, BARNA, 29/09/2018 - 10:48

Buen analisis,
Valls ganará de calle, Barcelona en particular necesita una persona que ponga orden de arriba abajo y será el empuje definitivo para que Cs llegue a la Moncloa. La gente quiere lideres que piensen por si mismos al estilo Trump o Putin y no mediocres , pusilánimes y" bien quedas" con los medios. Que valla haciendo las cajas la Colau

#11 Oscar, BARNA, 29/09/2018 - 10:48

Buen analisis,
Valls ganará de calle, Barcelona en particular necesita una persona que ponga orden de arriba abajo y será el empuje definitivo para que Cs llegue a la Moncloa. La gente quiere lideres que piensen por si mismos al estilo Trump o Putin y no mediocres , pusilánimes y" bien quedas" con los medios. Que valla haciendo las cajas la Colau

#9 opinador, Barcelona, 28/09/2018 - 20:27

el verdadedor problema de la política catalana y por ende de la barcelonesa es que los que dicen ser de izquierdas y no nacionalistas han perdido el norte totalmente y parecen tener un complejo de catalán de segunda que les obliga a apoyar tras las elecciones (las que sean) tendencias políticas nacionalsitas claramente fascistas

#8 neike, bcn, 28/09/2018 - 18:43

La suma de Cs, PP y PSC en las ultimas elecciones fue 12 concejales. Me parece un chiste pensar que Valls tiene alguna oportunidad.