Publicitat
La Punteta · 11 d'Abril de 2021. 19:35h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

Toni Comín o el vendedor de humo

 

 

Lo mejor del carnet de la República ha sido ver a Toni Comín haciendo de vendedor de humo.

Porque, como dijo Tarradellas, en política su puede hacer todo excepto el ridículo.

A mi me dió hasta pena que se arrastrara de esta manera. Primero salió en el Telenotícies diciendo que “esto es lo que mantiene vivo el voto del 1 de octubre” y que “es una manera de acumular fuerzas”.

Me vino inmediatamente a la cabeza el casoplón de Waterloo. Alguien tiene que pagar el alquiler. Aunque sean los incautos.

7636-waterloo.jpg

Y luego en el Planta Baixa diciendo que te podías registrar en Vilaweb o en El Punt-Avui. Debe ser la República digital del conseller Puigneró.

Una redactora del programa de TV3 lo intentó y en Vilaweb no funcionaba. Tuvo que admitir que se necesitaba “el DNI de toda la vida”. ¡Oh, herejía! Y eso que es el de Vicent Partal. No hay valenciano más listo que él, categoría en la que compite con Vicent Sanchis y Eliseu Climent.

Mientras que en El Punt-Avui se podía hacer también con el carné del Bicing, del Club Súper 3 o del Bonpreu. No tiene mérito.

Si el padre de Toni Comín levantara la cabeza. El ahora vicepresidente del Consell de la República no habría hecho carrera política sin tan ilustre apellido antifranquista.

Primero se apuntó a Ciudadanos por el Cambio, no confundir con Ciudadanos. Un partido impulsado en su día por Maragall -para disgusto del PSC- para disimular un poco.

Tras dos legislaturas sin pena ni gloria -tenía muy buen rollo con José Domingo- dijo que quería continuar.

Como le explicaron que no podía ser, que había limitación de mandatos, se pasó al PSC.

De hecho llegó avalado por el propio Pasqual Maragall y José Montilla. No podían hacerle un feo al hijo de Alfonso Carlos Comín.

¡Craso error! Me consta que la propia Carme Valls -la alma mater del partido- advirtió de los riesgos a José Zaragoza, entonces todopoderoso secretario de organización del PSC.

En efecto: en el PSC trazó el mismo recorrido. Cuando quisó volver a presentarse le dijeron que tenía que competir en unas primarias con Laia Bonet, que había sido secretaria del Govern, en el distrito barcelonés de Gracia.

Lo hizo y las perdió. Entonces se buscó la vida: se pasó a Esquerra.

Con ERC, ya huido a Waterloo, se negó a soltar el escaño del Parlament hasta tener agarrado el del Europarlamento.

No como otros más ingenuos -Lluís Puig o Clara Ponsatí- que sí que lo hicieron. De hecho puso en peligro la mayoría indepe en la cámara catalana.

Hasta cerraron el parlamento catalán cuatro meses en el verano del 2019 después de haberse quejado tanto de de los seis meses cerrado por culpa del 155. Això va de democràcia, decían.

Todo ello no sé si para conservar la excedencia por cargo público como profesor asociado del Departamento de Ciencias Sociales de ESADE, que ocupaba desde el 2001.

Entre Comín y Diego Torres -aquel socio de Iñaki Urdangarin- no han estado muy fines los de la escuela de negocios de Barcelona seleccionando profesores.

De hecho, la anterior plaza de profesor de Comín fue en el Colegio Sagrado Corazón de la calle Diputación de Barcelona entre 1997 y el 2003. Menudo salto.

No deja de ser curioso también para alguien que decía que la independencia exige sacrificios. Incluso quedarse en paro si era menester.

En su trayectoria en Bruselas ha habido momentos memorables.

Como cuando dijo “sois unos franquistas" y "tenéis miedo”. Mira por dónde: él que salió por patas.

Debía decirlo, por otra parte, por su abuelo; que le llevó las armas a Mola desde Zaragoza a Pamplona en 1936.

O aquella otra ocasión que aseguró que la Unión Europea tenía que expulsar a España.

Como a otros, no conocí en Toni Comín ninguna inquietud independentista -ni siquiera a favor del derecho a decidir- mientras fue un obediente diputado el PSC.

Creo que la única reforma que planteó fue una iniciativa a favor de la reforma de la ley electoral.

Aunque la verdad es que en la lista de socialistas conversos compite con otros: Ernest Maragall, Ferran Mascarell, Joan Ignasi Elena, Marina Geli.

Pasarse al independentismo ha sido para muchos de ellos como vivir una tercera juventud, alargar la vida laboral -espléndidamente por cierto- o conseguir una jubilación dorada.

En la lista deberíamos incluir también a Rafael Ribó, Síndic de Greuges a perpetuidad, a pesar de que no venga del PSC sino de más a la izquierda.

Tras más de diecisiete años en el cargo sigue en su puesto a razón de de 129.000 euros al año, una cifra por encima incluso a la de conseller. A sus 75 años ha superado en diez la fecha máxima de jubilación.

Hasta se acerca a los 23 años de Pujol que tanto criticó. Con una diferencia: a Pujol le votaban cada cuatro años y ganaba las convocatorias electorales.

Recuerdo que, en los inicios del proceso, algún intelectual de referencia como Salvador Cardús decía que tenía que ser "maduro" y "generoso"· (1) Pues ya ven. Huelgan comentarios.

Pero de todos si alguien ejemplifica como nadie la degradación de la política catalana -y lo que es peor: de las instituciones catalanas- ése es Toni Comín.

Junto, por supuesto, a Carles Puigdemont. No en balde le ha quedado el mote de el Vivales al expresidente.

Por favor, sigan pagando. Corran a hacerse el carnet de la República. Parece que hay colas a las puertas de Waterloo.

 

(1) Salvador Cardús: "El camí de la independència". La Campana. Barcelona, 2010. Páginas 65 y 67.

Publicitat
Publicitat

13 Comentaris

Publicitat
#12 Carles Fortuny, Palau de la Degeneralitat, 16/04/2021 - 23:00

Sí Sr. Rius, Comin representa lo que ha sido y es el prusés: para ellos el puro, y para el ganado lanar marcado en amarillo, el humo.

#10 Jaime de Andrade, El Pardo, 15/04/2021 - 15:21

75 años ese señor y trabajando...bueno,yo me jubilé a los 82,jejejeje.

#9 Antifa, L'h, 15/04/2021 - 11:11

Per una vegada, estar d'acord amb vostè, Comín es un penques oportunista. Vindria a ser com un cert periodista que va passar de ser portaveu de Duran Lleida a ser-ho de Vox, simplement per instint de supervivència. A que potser ara sent més simpatia per Comín?

#8 Tabarnés puro, Barcino, 14/04/2021 - 09:47

Toda la secta lazi expele un olor hediondo a ventajismo, chupopterismo y lameculismo que echa para atrás. Y la mayoría de ellos, por encima, hijos de rancios linajes franquistas. O tal vez por ello.

#7 Lobisome , BCN , 13/04/2021 - 12:06

No me cansaré de repetirlo; el problema son los votantes no los políticos. Los políticos son una consecuencia del problema.