Publicitat
La Punteta · 11 d'Abril de 2018. 19:48h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

TV3, que se la paguen ellos

El director de TV3, Vicent Sanchis

 

En la próxima declaración de la renta tendría que haber una casilla para financiar TV3. Como la de la Iglesia o la de las ONG. No estoy en contra de las obras de caridad. Pero si TV3 es la voz del proceso que se la paguen ellos. Como Netflix o Movistar. Yo, la verdad, me he cansado de pagarle el sueldazo a Sanchis.

Al fin y al cabo siempre salen los mismos. En la tertúlia de este martes del programa de tarde salía el exsecretario de comunicación del Govern, Josep Martí, presentando su último libro; la exjefe de prensa del entonces conseller Puig, Joana Vallès; o el columnista de El Nacional Iu Forn, entre otros.

Los tertulianos de TV3 -incluso los de 8TV o Rac1- deberían aparecer en pantalla con un cartelito bajo el brazo: yo vengo en representación de éste o aquel  partido. Enchufado por menganito o por fulanito. La audiencia agradecería la transparencia. Más que nada para situarse.

Por su parte, el lunes tenían en Catalunya Ràdio a Elsa Artadi (JxCat), Gerard Gómez del Moral (ERC) i Carles Riera (CUP). Los tres con el correspondiente lazo amarillo. Todo muy plural. Como Mònica Terribas -¡reciente premio Ràdio Associació!- nos tiene acostumbrados.

Desde luego también invitan a Ciudadanos o PPC pero los utilizan como excusa. La proporción es de tres soberanistas por un unionista. Aunque ni la composición sociológica ni electoral de Catalunya es ésta.

Al contrario, en las elecciones del 2015 el sí a la independencia obtuvo el 47,7. Y en las del año pasado el 47,5. Menos de la mitad del censo electoral. Además notarán que, a pesar de los esfuerzos de la propia cadena, no hay manera de ensanchar la famosa base social.

El PSC tiene menos suerte porque creo que los socialistas que invitan -como Laia Bonet o Jordi Mercader- son soberanistas o han dejado de militar hace tiempo en el partido. Sospecho, en todo caso, que unos y otros están empezando a estar hartos de que los empleen como sparrings.

Como cuando los llaman del programa FAQS. Primero los entrevistan y luego los ponen a parir. No deja de ser curioso que los tres colaboradores fijos sean soberanistas: Pilar Rahola -que tiene púlpito en otro espacio-, Quico Sallés y el jefe de política del Ara, Maiol Roger, al frente de la sección de humor.

Los españoles que acuden están a favor del derecho a decidir -como Beatriz Talegón o Javier Pérez Royo- o son españolistas recalcitrantes. Para proyectar la imagen de una España cavernícola, rancia y desde luego franquista.

TV3 y Catalunya Radio se han convertido desde hace tiempo en el brazo mediático del proceso. A la mínima entrevistan un CDR, un herido en el referéndum -como aquella de los presuntos dedos rotos- o un oprimido por el pérfido Estado español. La cuestión es mantener encendida la llama.

El pasado lunes por ejemplo, durante la visita del Rey a Barcelona, hicieron una conexión con tres personas. La pimera decía que era “una atrocidad que nos esté representando" y que "si este personaje tuviera un poco más de vergüenza abdicaría". Además tuvieron la suerte de que hizo las declaraciones en castellano. Todo perfecto.

Luego otra que afirmaba “que no nos gusta que venga el Rey aquí y menos que venga el Estado español”. Como si el Estado se hubiera desplazado en pleno. Finalmente, la tercera lamentaba que no tenía en cuenta "las opiniones de los catalanes”. Eché en falta la comparación con Turquía. Está ya un poco sobada.

Un día, en los pasillos del Parlament, se lo reproché a Carles Prats, que presenta el TN mediodía, y me dijo que era información. Sí, claro pero si ponemos un micrófono delante de cada hiperventilado -de uno u otro lado- esto acabará mal.

Antes del referéndum ya estuvieron calentando el ambiente. El fin de semana anterior retransmitieron en directo una Marató per la Democràcia que era no sólo una manera sutil de llamar al voto sino también de movilizar a la gente contras las fuerzas de ocupación. La cosa, como se sabe, acabó a porrazos.

El problema es que conciben TV3 como una televisión nacionalista -ellos dicen “nacional”- para contrarrestar TVE, Telecinco, Antena 3, La Sexta o Cuatro. Pero resulta que de éstas, cuatro son privadas.

Televisión Española es pública -yo tampoco pondré la mano en el fuego por ella- pero he visto cosas en TV3 que no he visto siquiera en la cadena estatal.  Como quemar una Constitución en directo o salir una presentadora con una camiseta de Puigdemont.

¿Qué diríamos en Catalunya si en TVE quemaran una estelada o aparecieran con una camiseta de Rajoy?. Aquí hay una presentadora de TV3, Helena García Melero, que con el entonces presidente hasta ha compartido paellas.

En agradecimento a los servicios prestados ha presentado la campaña institucional del número de emergencias, la Marató del año pasado y ahora el programa de tardes de la cadena. Lo llaman periodismo.

32 Comentaris

Publicitat
#16 xavier fabra, tabarnia , 15/04/2018 - 10:07

yo siempre lo he dicho , pero para todas las tv de españa , una ppv como netflix , que la pague quien la vea , tengo un conocido que trabaja allí de mozo de almacen y gana mas dinero que un medico de familia de un ambulatorio

#15 Joan Carles, Barcelona, 14/04/2018 - 10:28

No sé perquè es considera propi de països totalitaris que els governs controlin diaris i acceptable que tinguin televisions i ràdios.
Un país on els mitjans de comunicació estan controlats pel govern (que n'és propietari o els financia) no és una democràcia de qualitat.

#14 Kyle, Barcelona, 13/04/2018 - 09:52

Per molt que li pesi, TV3 no desapareixerà mai. És lider en audiència, i fan una feina fantàstica.
Moltíssima població estimem i estem orgullosos d'aquesta cadena.
Vostè el que vol és privatitzar-ho tot, com la sanitat. Doncs, no serà així mentre la gent ho vulgui.

#14.1 FERRAN, BARCELONA, 13/04/2018 - 11:00

Doncs que es privatitzi i visqui de la publicitat. No amb els meus impostos quelcom que incentiva el radicalisme, el fanatisme ni l'odi

#14.2 Sergi , Barcelona, 13/04/2018 - 14:25

No ho entens, no diu que desaparegui, diu que se la paguin ells, ja que es la vostra, i nomes treballa per vosaltres, os la pagueu vosaltres.

#14.4 opinador, Barcelona, 14/04/2018 - 09:23

Kyle, la sanidad empezó a privatizarla Mas antes que nadie, de ahí el pésimo estado de la sanidad pública en Cataluña

TV3 es líder en audiencia sólo porque Kantar Media tiene instalado el 80% de sus aparatos para medir la audiencia en Cataluña en hogares catalanistas

#14.6 pepe, andorra, 16/04/2018 - 14:35

q si se la ofrecieran a los separatistas, se demostraria asi su grado de compromiso, economico, con la causa del separatismo. Pq lo de apuntarse a ir en un autobus pagado por todos los españoles para bajar un domingo a Can Fanga, lo puede hacer cualuquiera, pero dejarse 1000 o 2000 euros en acciones de tv3 , otra muy diferente.

#14.7 Fran, Rubi, 19/04/2018 - 17:27

Jo estic fanatitzat com tu, només perquè veig regularment TV3 i Catradio i m'angoixa tanta mentida i tanta propaganda rancia. No tinc cap problema en dir que TV3 ha de tancar quan abans millor. Si no tanca al menys una neteja ben feta de a dalt a baix. Té moltes similituds amb la propaganda Nazi, moltíssimes.

#13 Albert, BCN, 13/04/2018 - 08:57

TV3 es la veu del pruses, fomenta l'odi, la confontracio i la estupidesa de tot aquest pruses... aixo si la mantenim tots els catalans, tambe els no prusesistes, la gran majoria de votants de C's que van guanyar les eleccions alla som tildats de espanyols (com si fos un insult), fatxes, o anticatalans... en fi, una vergonya

#13.1 Carles Fortuny, Palau de la Degeneralitat, 13/04/2018 - 17:22

Esa es la función de TV3000 Colinas, generar odio en base al victimismo y así "ampliar la base social"

#12 Mónica, Barcelona, 13/04/2018 - 07:40

La fractura social que TV3 ha contribuido a concretar, de más de 30 años de suprematismo catalán, ha instaurado la postverdad, la pauperización, el fanatismo, y una fractura social , ajena a quienes viven fuera de la región, y en la renaixença perpetua, aún en el siglo XXI.
N'hi ha prou de finançar als constructors dels filats culturals.